To­mi Lah­ren,

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada -

de in­mi­gran­tes edu­ca­dos, pro­ve­nien­tes prin­ci­pal­men­te de Eu­ro­pa”. Mas­ca­ro agre­gó que Trump “fre­cuen­te­men­te ha per­so­ni­fi­ca­do a los mu­sul­ma­nes co­mo te­rro­ris­tas y co­men­zó su cam­pa­ña pre­si­den­cial lla­man­do vio­la­do­res a los in­mi­gran­tes mexicanos”.

Por la tar­de, al­gu­nos pre­sen­ta­do­res de no­ti­cias abor­da­ron el te­ma con un en­fo­que mu­cho más di­rec­to. Don Le­mon de CNN de­cla­ró ro­tun­da­men­te: “El pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos es ra­cis­ta”. Su co­le­ga An­der­son Coo­per tam­bién asu­mió ese en­fo­que: las pa­la­bras de Trump no te­nían só­lo “una con­no­ta­ción ra­cis­ta”, sino fue­ron lla­na­men­te ra­cis­tas. Da­vid Leon­hardt del New York Ti­mes es­cri­bió un buen ar­tícu­lo de opi­nión ti­tu­la­do “Só­lo di­lo: Trump es ra­cis­ta”.

SI LOS PAÍ­SES NO SON “CLOA­CAS”, ¿POR QUÉ SA­LEN DE ELLOS?

que el pre­si­den­te tie­ne ra­zón al des­acre­di­tar­los.

To­mi Lah­ren de Fox, con su ha­bi­tual su­per­fi­cia­li­dad, ex­pre­só: “Si es­tos paí­ses no son cloa­cas, ¿por qué sus ciudadanos no per­ma­ne­cen allí? Sea­mos ho­nes­tos. Di­gá­mos­lo co­mo es”. (Su tuit pro­vo­có que el je­fe de la ofi­ci­na de The Was­hing­ton Post en Áfri­ca, Kevin Sieff, acer­ta­da­men­te des­ta­ca­ra que ca­si 9 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses vi­ven en el ex­tran­je­ro y que An­drew Kaczyns­ki de CNN le pre­gun­ta­ra: “¿Por qué vi­ves / tra­ba­jas en Ca­li­for­nia / NYC en vez de tu lu­gar de ori­gen, Da­ko­ta del Sur?”).

A tra­vés de un se­gun­do ar­gu­men­to, pos­tu­la­ron que el ra­cis­mo de Trump se­ría bien re­ci­bi­do por su ba­se po­lí­ti­ca, lo que de al­gu­na ma­ne­ra lo ha­cía acep­ta­ble. La pre­sen­ta­do­ra de Fox Jes­se Wat­ters rin­dió ho­me­na­je a quie­nes dis­tin­guió co­mo los “hom­bres y mu­je­res ol­vi­da­dos” de Es­ta­dos Uni­dos, quie­nes se­gu­ra­men­te es­ta­rían de acuer­do. (Pa­ra de­ses­pe­rar a cual­quie­ra que quie­ra ol­vi­dar a es­tos fa­ná­ti­cos ex­tre­mis­tas, da­das las in­ce­san­tes apro­xi­ma­cio­nes de los me­dios a la leal­tad trum­pia­na).

Las pa­la­bras de Trump pro­vo­ca­ron un al­bo­ro­to des­co­mu­nal, mis­mo que se­gu­ra­men­te se­rá ol­vi­da­do una vez que la si­guien­te pe­sa­di­lla me­diá­ti­ca lo rem­pla­ce. ¿Po­de­mos apren­der al­go de es­to? Tal vez.

El grue­so de los me­dios abor­dó la pa­la­bra obs­ce­na con pro­fe­sio­na­li­dad: si el pre­si­den­te lo di­ce, es no­ti­cia. Di­fun­dién­do­lo ca­si li­te­ral­men­te o en al­gu­nos ca­sos de for­ma li­ge­ra­men­te ve­la­da. Otros acer­ta­ron en ir más allá del pro­fun­do im­pac­to de la pa­la­bra y ex­plo­ra­ron la con­no­ta­ción ra­cis­ta —sí, ra­cis­ta— de­trás de la pa­la­bra.

RE­FLE­XIÓN DEONTOLÓGICA

¿De­be­rían los me­dios de co­mu­ni­ca­ción usar esa pa­la­bra en las no­tas pe­rio­dís­ti­cas del pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos? Só­lo cuan­do es­té ab­so­lu­ta­men­te jus­ti­fi­ca­do. Lo cual cla­ra­men­te es el ca­so.

Un de­ba­te si­mi­lar sur­gió el año pa­sa­do so­bre el uso de la pa­la­bra “men­ti­ra” pa­ra re­fe­rir­se a las fa­la­cias cons­tan­tes de Trump. Una vez más, no es una pa­la­bra que uno quie­ra usar a la li­ge­ra, pe­ro es cier­to que en oca­sio­nes es ne­ce­sa­ria. En este ca­so la pa­la­bra “mier­da” no só­lo se uti­li­zó cuan­do se ha­cía al­gu­na re­fe­ren­cia al pre­si­den­te, tam­bién fue ne­ce­sa­rio vin­cu­lar­la cuan­do se des­cri­bían las reac­cio­nes de se­na­do­res.

“Ra­ti­fi­co ca­da pa­la­bra que di­je so­bre lo que se di­jo y lo que su­ce­dió”, in­sis­tió el se­na­dor de­mó­cra­ta Ri­chard Dur­bin el pa­sa­do mar­tes.

Dur­bin re­ve­ló que el jue­ves sos­tu­vo una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca con Trump a las 10:15 de la ma­ña­na. En ella, es­cu­chó con buen áni­mo al pre­si­den­te e, in­clu­si­ve, Trump le con­fe­só que te­nía pla­cer por el acuer­do al que ha­bían lle­ga­do los re­pu­bli­ca­nos con los de­mó­cra­tas en ma­te­ria mi­gra­to­ria y de se­gu­ri­dad: sal­var a los drea­mers a cam­bio de des­ti­nar pre­su­pues­to a la se­gu­ri­dad fron­te­ri­za; es de­cir, la cons­truc­ción de una par­te del mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co.

Trump, se­gún Dur­bin, lo ci­tó en la Ca­sa Blan­ca la tar­de del mis­mo jue­ves jun­to a Lind­sey Graham. Al lle­gar al Des­pa­cho Oval, to­do fue diferente. Trump enoja­do, fu­rio­so y ro­dea­do de gen­te an­ti­in­mi­gran­te.

No hu­bo acuer­do. Por el con­tra­rio, Trump reac­cio­nó vio­len­ta­men­te con­tra paí­ses co­mo El Sal­va­dor, Hai­tí y con­tra Áfri­ca.

Es de­cir, con­si­de­re­mos a los se-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.