Con­se­jo a Mark Zuc­ker­berg

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada -

Ro­ger McNa­mee The Was­hing­ton Post

La se­ma­na pa­sa­da, el pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Facebook, Mark Zuc­ker­berg, anun­ció que en el 2018 bus­ca­rá so­lu­cio­nar los pro­ble­mas de su pla­ta­for­ma que le han per­mi­ti­do a ac­to­res da­ñi­nos pe­ne­trar en ella, co­mo su­pues­ta­men­te ocu­rrió du­ran­te las cam­pa­ñas elec­to­ra­les del 2016.

Co­mo an­ti­guo men­tor de Zuc­ker­berg, me gus­ta­ría ofre­cer a mi ami­go una ho­ja de ruta que le po­dría ayu­dar a pro­te­ger nues­tra de­mo­cra­cia.

Iden­ti­fi­qué a los ma­los ac­to­res que usa­ron la pla­ta­for­ma de Facebook a prin­ci­pios del 2016 y de in­me­dia­to me pu­se en con­tac­to con Zuc­ker­berg y Sheryl Sand­berg, la di­rec­to­ra de Ope­ra­cio­nes de Facebook.

Pa­sé cua­tro me­ses tra­tan­do de con­ven­cer a Facebook de que sus al­go­rit­mos y su modelo co­mer­cial pu­bli­ci­ta­rio eran vul­ne­ra­bles fren­te a ac­to­res da­ñi­nos.

Has­ta fi­na­les del 2017 fue­ron rea­cios a acep­tar mi con­clu­sión. Es más, al día de hoy, la com­pa­ñía ar­gu­men­ta que no es res­pon­sa­ble de ac­cio­nes co­me­ti­das por ter­ce­ros en su pla­ta­for­ma.

El pri­mer pa­so pa­ra Facebook era ad­mi­tir que te­nía un pro­ble­ma. Zuc­ker­berg ya lo hi­zo me­dian­te una pu­bli­ca­ción en su blog. El si­guien­te pa­so es que la red so­cial re­co­noz­ca que sus al­go­rit­mos y su modelo de ne­go­cio pu­bli­ci­ta­rio invitan a ser blanco de ata­ques por par­te de agen­tes da­ñi­nos.

Al dar a los usua­rios só­lo “lo que quie­ren”, Facebook re­fuer­za las creen­cias de un im­por­tan­te seg­men­to de la po­bla­ción glo­bal so­bre su vul­ne­ra­bi­li­dad; las ha­ce más ex­tre­mas y ha­ce que sea di­fí­cil pa­ra los usua­rios acep­tar su­ce­sos des­agra­da­bles co­mo pue­de ser la in­je­ren­cia de un país en las elec­cio­nes po­lí­ti­cas de otro.

De­bi­do a la au­to­ma­ti­za­ción de la pla­ta­for­ma re­sul­ta más com­ple­ja la iden­ti­fi­ca­ción de agen­tes da­ñi­nos. Por lo an­te­rior, Zuc­ker­berg ten­dría que presentarse en el Con­gre­so pa­ra ex­pli­car el en­torno de su eco­sis­te­ma al­go­rít­mi­co; ten­dría que ha­blar fren­te a la na­ción so­bre su re­cha­zo a acep­tar cier­ta co­rres­pon­sa­bi­li­dad en los da­ños que pro­du­cen los agen­tes da­ñi­nos. A fin de cuen­tas, es su pla­ta­for­ma.

El pro­ble­ma no va a ter­mi­nar con re­vi­sar cier­to ti­po de pu­bli­ca­ción. Por el con­tra­rio, ven­drán nue­vas elec­cio­nes y mi­llo­nes de ojos vol­tea­rán ha­cia Zuc­ker­berg y Sand­berg.

De­ben re­cor­dar que Facebook es­tá he­cho pa­ra que de­lin­cuen­tes uti­li­cen la pla­ta­for­ma.

Tie­nen que ha­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.