Char­lie Broo­ker,

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada -

una apli­ca­ción lla­ma­da Crazy Blind Da­te, don­de las fotos de per­fil se mos­tra­ban co­mo imá­gen co­di­fi­ca­da. Los usua­rios in­gre­sa­ban las fe­chas y tiem­pos que te­nían dis­po­ni­bles pa­ra con­cre­tar una ci­ta así co­mo las ubi­ca­cio­nes de su pre­fe­ren­cia. La apli­ca­ción en­ton­ces ha­cia match con per­so­nas en fun­ción de su disponibilidad así co­mo pre­fe­ren­cias de ubi­ca­ción. So­na­ba co­mo una bri­llan­te idea, pe­ro la apli­ca­ción OkCu­pid re­ci­bió respuestas ne­ga­ti­vas. ¿Por qué? Bueno, una de las ra­zo­nes por las que la gen­te a me­nu­do no quie­re salir de in­me­dia­to con ex­tra­ños que co­no­ce en In­ter­net es por­que quie­ren ase­gu­rar­se de que es­tén a sal­vo y, con fre­cuen­cia, la elec­ción de un lu­gar pú­bli­co, no es su­fi­cien­te pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad. Sin em­bar­go, en el mun­do se­reno en el que Frank y Amy se en­cuen­tran, el pe­li­gro pa­re­ce ve­nir no de sus citas, sino de po­li­cías de se­gu­ri­dad ace­chán­do­les con pis­to­las pa­ra­li­zan­tes.

TO­DOS PA­RE­CEN ES­TAR BUS­CAN­DO LO MIS­MO: UNA RE­LA­CIÓN

Qué con­cep­to. En la vi­da real, los da­ters no só­lo co­no­cen a ma-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.