Los ga­na­do­res y per­de­do­res

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada -

Am­ber Phi­llips The Was­hing­ton Post

Na­die “ga­na” cuan­do el go­bierno fe­de­ral es clau­su­ra­do —mu­cho me­nos en el mun­do real, don­de las se­cue­las en las vi­das de las per­so­nas son tan­gi­bles—, aun­que en el re­cien­te cie­rre de go­bierno, en el cual trans­cu­rrie­ron dos días an­tes de que los se­na­do­res al­can­za­ran un acuer­do, se dis­tin­gue con cla­ri­dad a los ga­na­do­res y per­de­do­res en la di­men­sión po­lí­ti­ca del con­flic­to. Vea­mos.

CON­GRE­SIS­TAS RE­PU­BLI­CA­NOS:

Se man­tu­vie­ron re­la­ti­va­men­te fir­mes en su po­si­ción cuan­do el go­bierno fue clau­su­ra­do; ya que des­pués de que se ven­cie­ra el pla­zo el vier­nes a me­dia no­che mos­tra­ron me­nos com­pro­mi­so que los de­mó­cra­tas pa­ra reac­ti­var las ac­ti­vi­da­des del go­bierno.

El grue­so de los de­mó­cra­tas y cua­tro se­na­do­res re­pu­bli­ca­nos vo­ta­ron con­tra la ini­cia­ti­va de gas­to el vier­nes por­que es­ta­ban frus­tra­dos por dos asun­tos: 1) la na­tu­ra­le­za in­ter­mi­ten­te (de arran­que-freno) de las ini­cia­ti­vas de gas­to de cor­to y lar­go pla­zo y 2) la fal­ta de com­pro­mi­so de los re­pu­bli­ca­nos an­te la po­si­bi­li­dad de al­can­zar un acuer­do pa­ra pro­te­ger a los drea­mers de la de­por­ta­ción.

El cie­rre de go­bierno lle­gó a su fin sin que se re­sol­vie­ra al­guno de esos te­mas. Vein­ti­sie­te se­na­do­res de­mó­cra­tas, uno in­de­pen­dien­te y tres re­pu­bli­ca­nos cam­bia­ron su pos­tu­ra en la vo­ta­ción pa­ra re­abrir el go­bierno por dos se­ma­nas. Al fi­nal, no pa­re­ce ha­ber nin­gún ti­po de acuer­do fir­me por par­te de los lí­de­res re­pu­bli­ca­nos pa­ra vo­tar un pro­yec­to de ley so­bre la Ac­ción Di­fe­ri­da pa­ra los Lle­ga­dos en la In­fan­cia (DACA, por su si­gla en in­glés), que pro­te­ge a los jó­ve­nes que arri­ba­ron ile­gal­men­te al país en su in­fan­cia. Los de­mó­cra­tas úni­ca­men­te cuen­tan con la pa­la­bra de los re­pu­bli­ca­nos, al igual que cuan­do el con­flic­to se ave­ci­na­ba.

Al­gu­nos se­na­do­res li­be­ra­les ex­pre­sa­ron su in­dig­na­ción por el tra­to que ne­go­cia­ron sus co­le­gas de­mó­cra­tas:

La se­na­do­ra de­mó­cra­ta Ka­ma­la Ha­rris pu­bli­có un tuit se­ña­lan­do que: “Los co­men­ta­rios de los lí­de­res de la fac­ción ma­yo­ri­ta­ria (en las cá­ma­ras) no son la ga­ran­tía se­ria que yo ne­ce­si­ta­ba pa­ra apo­yar una ini­cia­ti­va de gas­to pro­vi­sio­nal. Me nie­go a po­ner la vi­da de cer­ca de 800,000 jó­ve­nes en las ma­nos de al­guien que re­pe­ti­da­men­te ha fal­ta­do a su pa­la­bra”.

PRE­SI­DEN­TE TRUMP:

Es di­fí­cil con­si­de­rar cual­quier cie­rre de go­bierno du­ran­te su ad­mi­nis­tra­ción co­mo una vic­to­ria. El go­bierno fue clau­su­ra­do en el pri­mer aniver­sa­rio de su pre­si­den­cia y se tra­ta de la pri­me­ra vez que los em­plea­dos fe­de­ra­les fue­ron sus­pen­di­dos en el con­tex­to de una ad­mi­nis­tra­ción que con­ta­ra con el con­trol de am­bas cá­ma­ras del Con­gre­so y la Ca­sa Blan­ca. Exis­te un ar­gu­men­to elo­cuen­te que apun­ta a que Trump y su in­de­ci­sión son las prin­ci­pa­les ra­zo­nes por las que el go­bierno fue­ra ce­rra­do. Una en­cues­ta de Was­hing­ton Pos­tABC News, pu­bli­ca­da jus­to an­tes del cie­rre, mos­tra­ba que la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses lo cul­pa­ría a él y a los re­pu­bli­ca­nos por una even­tual clau­su­ra.

Aun­que tam­bién exis­ten ar­gu­men­tos en fa­vor de la con­clu­sión de que su par­ti­do ga­nó la na­rra­ti­va po­lí­ti­ca de es­te cie­rre, ver­sión en la que Trump es al fi­nal uno de los ga­na­do­res. Los in­ten­tos de los de­mó­cra­tas por di­fun­dir es­te he­cho co­mo “el cie­rre de Trump” pro­ba­ble­men­te no pros­pe­ra­rán, es­pe-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.