No, Ivan­ka no fue ca­de­ne­ra del res­tau­ran­te Mi­lano

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada -

He­le­na An­drews-Dyer The Was­hing­ton Post

Si hay una lec­ción que apren­der de to­do es­to, di­jo el due­ño de Cafe Mi­lano, Fran­co Nus­che­se, es que hay que acla­rar las co­sas an­tes de tui­tear.

El sá­ba­do por la no­che, un co­le­ga res­tau­ran­te­ro de Nus­che­se, Jo­sé An­drés, se que­jó a tra­vés de Twit­ter de que le ne­ga­ron la en­tra­da a un even­to ex­clu­si­vo en el Ca­fé Mi­lano. An­drés, quien pa­só ca­si dos años en una ba­ta­lla le­gal con­tra el pre­si­den­te Trump y ha cri­ti­ca­do du­ra­men­te la pos­tu­ra del go­bierno, par­ti­cu­lar­men­te so­bre el te­ma de inmigración, lle­vó sus di­fe­ren­cias con el pre­si­den­te un pa­so más al su­ge­rir que Ivan­ka Trump tu­vo al­go que ver con el desai­re.

El do­min­go por la ma­ña­na, el an­cho mun­do tui­te­ro pa­re­cía con­ven­ci­do del com­plot ma­lé­vo­lo en­tre el Ca­fé Mi­lano e Ivan­ka Trump. En­tre los per­so­na­jes que se in­vo­lu­cra­ron en la po­lé­mi­ca des­ta­can un an­ti­guo em­ba­ja­dor me­xi­cano y el fa­mo­so chef Ant­hony Bour­dain. Sin em­bar­go, ho­ras más tar­de An­drés, Ivan­ka Trump y Nus­che­se re­es­ta­ble­cie­ron su amistad. En­ton­ces, ¿qué ocu­rrió? ¿Có­mo lo­gró An­drés dar­le un to­que de áni­mo a lo que, se­gu­ra­men­te, hu­bie­ra si­do una abu­rri­da reunión de la éli­te de Was­hing­ton en Ca­fé Mi­lano?

EN EL INI­CIO, LA FIES­TA

El sá­ba­do pa­sa­do, per­so­na­jes acau­da­la­dos acu­die­ron a una ce­na en el nú­me­ro 105 del Al­fal­fa Club en Was­hing­ton, don­de un ex­clu­si­vo gru­po de em­pre­sa­rios y lí­de­res po­lí­ti­cos se reúnen ves­ti­dos de ga­la en el Ca­pi­tal Hil­ton.

La fies­ta de es­te año con­tó con los dis­cur­sos de ilus­tres per­so­na­jes: el ex­pre­si­den­te Geor­ge W. Bush, el ex­se­cre­ta­rio de Es­ta­do John F. Kerry, la ex­se­cre­ta­ria de Es­ta­do Ma­de­lei­ne Al­bright, el exal­cal­de de Nue­va York Mi­chael Bloom­berg, la se­na­do­ra de­mó­cra­ta Amy Klo­bu­char y el pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pre­mo, John G. Ro­berts Jr. Una lis­ta de fi­gu­ras de la po­lí­ti­ca.

Es­te año se in­cor­po­ra­ron a la lis­ta nue­vos miem­bros, co­mo el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Ap­ple, Tim Cook; la con­gre­sis­ta de­mó­cra­ta Deb­bie Din­gell; el pre­si­den­te de la jun­ta de di­rec­to­res y di­rec­tor eje­cu­ti­vo de La­zard, Ken­neth Ja­cobs; el se­cre­ta­rio de de­fen­sa Jim Mat­tis; el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de 21st Cen­tury Fox, Ja­mes Mur­doch; el se­na­dor re­pu­bli­cano Rob Port­man; el nue­vo pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral, Je­ro­me H. Po­well; la di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de IBM, Gin­ni Ro­metty; y el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Blac­kIvy Group, Ant­hony Wel­ters.

Un au­tén­ti­co Da­vos pe­ro en Was­hing­ton. Va­mos, uno se da­ba cuen­ta, con tan só­lo leer la lis­ta, de que se tra­ta­ba de un even­to ele­gan­te.

Des­pués de la ce­na, el gru­po, que in­clu­yó es­te año a Ivan­ka Trump y su es­po­so, Ja­red Kush­ner, tien­de a de­pu­rar­se y los per­so­na­jes más con­no­ta­dos se di­ri­gen a una fies­ta pri­va­da en el Ca­fé Mi­lano en Geor­ge­town. Una in­vi­ta­ción a ese even­to, que tie­ne ca­si una do­ce­na de an­fi­trio­nes di­fe­ren­tes, in­clui­dos Nus­che­se, Bob John­son y el edi­tor del Was­hing­ton Post, Fred Ryan, en­tre otros, es aún más ex­clu­si­vo que la ce­na en sí. “Es el 1% de los miem­bros del 1%”, di­jo una per­so­na en la sa­la. Las in­vi­ta­cio­nes no son trans­fe­ri­bles.

Pe­ro An­drés, que asis­tió a la ce­na en el Hil­ton, don­de di­jo ha­ber con­ver­sa­do bre­ve­men­te con Ivan­ka, asu­mió que en­tra­ría al Ca­fé Mi­lano de­bi­do a una “re­gla no es­cri­ta” en el en­torno de Was­hing­ton: la in­vi­ta­ción al af­ter es abier­ta.

“En Was­hing­ton”, di­jo An­drés en una en­tre­vis­ta, “cuan­do tie­nes es­tos even­tos, to­do el mun­do sa­be que, si hay una fies­ta des­pués, pue­des en­trar”.

Sin em­bar­go, la fies­ta en el Ca­fé Mi­lano fun­cio­nó de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Se­gún Nus­che­se, que ha si­do el an­fi­trión de la ve­la­da que se ha ce­le­bra­do los úl­ti­mos nue­ve años al ter­mi­nar la ce­na de Al­fal­fa, “no to­dos son in­vi­ta­dos”. El even­to es­tá ca­ta­lo­ga­do co­mo una pe­que­ña reunión de 150 per­so­na­jes.

El tuit re­ci­bió más de 22,000 “me gus­ta” y fue re­tui­tea­do más de 10,000 ve­ces, lo que obli­gó a Ivan­ka Trump y Nus­che­se a con­tac­tar a An­drés la ma­ña­na si­guien­te. Cuan­do se le pre­gun­tó si la pre­sen­cia de Ivan­ka Trump en la fies­ta fue un fac­tor para ex­cluir a An­drés, Nus­che­se res­pon­dió: “De­fi­ni­ti­va­men­te no”.

Des­pués de que le ne­ga­ron el ac­ce­so a la fies­ta, mi­nu­tos an­tes de las 11 de la no­che, An­drés se per­ca­tó de que su nom­bre no es­ta­ba en la lis­ta y se mos­tró in­cré­du­lo, pues a los otros in­vi­ta­dos se les per­mi­tía in­gre­sar a la ex­clu­si­va fies­ta sin mos­trar una in­vi­ta­ción. An­drés sin­tió que es­ta­ba sien­do ex­clui­do in­jus­ta­men­te y em­pleó Twit­ter para dar a co­no­cer la in­jus­ti­cia.

De he­cho, el due­ño del Ca­fé Mi­lano ha­bía tra­ta­do de co­mu­ni­car­se con An­drés el do­min­go por la ma­ña­na, ya que los tuits y los “me gus­ta” se­guían cre­cien­do, pe­ro no te­nía el nú­me­ro di­rec­to del cé­le­bre chef. Fi­nal­men­te, am­bos pla­ti­ca­ron el do­min­go por la tar­de. “Le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.