Otro li­bro des­cri­be el caos en la Ca­sa Blan­ca

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada -

Mar­ga­ret Su­lli­van The Was­hing­ton Post

El li­bro de Ho­ward Kurtz Me­dia Mad­ness: Donald Trump, the Press, and the War over the Truth (Lo­cu­ra Me­diá­ti­ca: Donald Trump, la pren­sa y la lu­cha por la ver­dad), es ágil y ani­ma­do, pe­ro se ba­sa en una pre­mi­sa fal­sa: que el pre­si­den­te Trump y la pren­sa na­cio­nal es­tán en gue­rra. Kurtz, un pre­sen­ta­dor de Fox News, afir­ma en las pri­me­ras pá­gi­nas: “Donald Trump es­tá arries­gan­do su Pre­si­den­cia al des­truir la cre­di­bi­li­dad de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción; y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­tán de­ci­di­dos a ha­cer lo mis­mo con él”.

Kurtz ex­pli­ca: “Es una gue­rra cal­ci­na­da en la que só­lo uno de los dos ban­dos pue­de lo­grar la vic­to­ria”. No lo creo, y sos­pe­cho que Kurtz, un ex­pe­ri­men­ta­do pe­rio­dis­ta que pa­só dé­ca­das tra­ba­jan­do para el Post, sa­be que no es cier­to.

Es­to no es real­men­te una gue­rra, es al­go más pa­re­ci­do a una co­de­pen­den­cia. Lo que real­men­te es­tá pa­san­do en­tre Trump y la pren­sa es que él, co­mo los po­lí­ti­cos an­te­rio­res en el pues­to, ne­ce­si­tan un enemi­go para man­te­ner en­cen­di­da a su ba­se de se­gui­do­res. Sin Hi­llary en el pa­no­ra­ma, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ten­drán que ser su­fi­cien­tes. Pe­ro a Kurtz se le ol­vi­da que Trump tam­bién se re­go­ci­ja de la aten­ción de la pren­sa, dis­fru­ta de char­lar con los pe­rio­dis­tas y, de al­gu­na ma­ne­ra, es mu­cho más ac­ce­si­ble que al­gu­nos de sus pre­de­ce­so­res.

En cuan­to a los pe­rio­dis­tas, po­co se preo­cu­pan por los cons­tan­tes se­ña­la­mien­tos de Trump so­bre sus “no­ti­cias fal­sas”. Aquí es­tá la par­te de la co­de­pen­den­cia: los pe­rio­dis­tas es­tán apro­ve­chan­do al má­xi­mo la ma­ne­ra en que Trump se re­fie­re a su tra­ba­jo; en sus pro­pias pa­la­bras, él es una “má­qui­na ca­li­fi­ca­do­ra”.

“El pre­si­den­te tam­bién fil­tra in­for­ma­ción a pe­rio­dis­tas, se­gún creen sus ase­so­res. A ve­ces sin que­rer: Trump ha­bla con tan­tos ami­gos y co­no­ci­dos que in­for­ma­cio­nes cla­ve se di­vul­gan rá­pi­da­men­te a los re­por­te­ros”, se lee en un frag­men­to del li­bro.

Kurtz es más sua­ve que Mi­chael Wolff, el au­tor de Fue­go y Fu­ria, cu­yas des­crip­cio­nes tan ne­ga­ti­vas de Trump lle­va­ron al pre­si­den­te a ta­char­lo de li­bro fal­so, y ha­bla bien de ase­so­res co­mo Ivan­ka Trump y su es­po­so, Ja­red Kush­ner, o la vo­ce­ra Kell­yan­ne Con­way.

En otro seg­men­to, Kurtz ha­bla so­bre la lle­ga­da del je­fe de Ga­bi­ne­te, John Kelly, a la Ca­sa Blan­ca: ni él y su experiencia han lo­gra­do que el pre­si­den­te se con­vier­ta en “pre­si­den­cial”: que aban­do­ne los tuits errá­ti­cos, las de­ci­sio­nes sin con­sul­tar.

Las fil­tra­cio­nes si­guen con­ti­nuan­do y la per­cep­ción es la de un ala oes­te pla­ga­do de ca­ren­cias. Por más que bus­que cul­pa­bles, el pre­si­den­te es, se­gún sus crí­ti­cos, el pro­ble­ma.

Fo­to: ap

Donald Trump du­ran­te un en­cuen­tro con pe­rio­dis­tas en el Des­pa­cho Oval.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.