Un es­pec­tácu­lo con mu­cho azú­car

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada -

Sa­rah L. Kauf­man The Was­hing­ton Post

Éra­se una vez el país de Es­ta­dos Uni­dos don­de las per­so­nas te­nían es­pe­ran­zas de pro­gre­sar y sus co­ra­zo­nes eran li­ge­ros. Des­de ese dul­ce lu­gar se hi­cie­ron pe­lí­cu­las co­mo La La Land y su pa­rien­te fe­liz­men­te su­rrea­lis­ta, un ba­llet lla­ma­do Whip­ped Cream (cre­ma ba­ti­da). Ese lu­gar ya no exis­te. En Whip­ped Cream, el Ame­ri­can Ba­llet Thea­tre re­pre­sen­ta una historia so­bre la lu­mi­no­si­dad de los dul­ces en me­dio de la no­che. El es­pec­tácu­lo se pre­sen­ta en el Ken­nedy Cen­ter Ope­ra Hou­se en Was­hing­ton.

Se tra­ta de un ba­llet in­fan­til cu­ya pre­sen­ta­ción en es­ce­na trae a la men­te del pú­bli­co El cas­ca­nue­ces; sin em­bar­go, con una per­ple­ji­dad y una sen­si­bi­li­dad adul­tas. La historia se cen­tra en un ni­ño que co­me dul­ces has­ta el pun­to de lle­var­lo a un hos­pi­tal. De ese pe­no­so lu­gar es res­ca­ta­do por un con­jun­to de dul­ces que lo tras­la­dan ha­cia un pa­raí­so azu­ca­ra­do.

La mú­si­ca es de Ri­chard Strauss, quien la es­cri­bió en 1924.

Whip­ped Cream se es­tre­nó ha­ce un año en Ca­li­for­nia y Nue­va York, cuan­do una na­ción bau­ti­za­da co­mo “Trum­ped” se sen­tía agra­de­ci­da por cual­quier ti­po de di­ver­sión.

Los bai­la­ri­nes, en la aper­tu­ra del jue­ves 1 de fe­bre­ro, fue­ron es­plén­di­dos en to­das las ca­te­go­rías, par­ti­cu­lar­men­te la des­lum­bran­te Ste­lla Abre­ra, quien in­ter­pre­tó el pa­pel prin­ci­pal de la prin­ce­sa Tea Flo­wer; Da­vid Hall­berg, un co­me­dian­te na­tu­ral que le dio un to­que muy in­ge­nio­so y li­ge­ra­men­te hos­til a Prin­ce Cof­fee, y Da­niil Sim­kin, co­mo el chico afa­ble y muy vir­tuo­so. Por su par­te, Sa­rah La­ne in­ter­pre­ta a una en­can­ta­do­ra Prin­ce­sa Pra­li­né. ¿Qué más se pue­de de­cir? To­dos fue­ron en­can­ta­do­res.

El pro­ble­ma de la historia es la es­ca­sez de ar­gu­men­to. Whip­ped Cream no in­cre­men­ta las emo­cio­nes con­for­me pa­sa el tiem­po.

“De­ma­sia­do di­ne­ro pa­ra po­ca ver­dad”: así es co­mo el mor­daz co­reó­gra­fo mo­der­nis­ta An­tony Tu­dor vio los ex­ce­sos de los gran­des ba­llets de la historia ha­ce me­dio si­glo. Las mis­mas pa­la­bras se adap­tan a Whip­ped Cream.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.