Or­te­ga, va con to­do

El pre­si­den­te ni­ca­ra­güen­se rom­pe con los obis­pos de su país.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Ch­ris­top­her Sher­man

DIRIAMBA, NIC. Una mul­ti­tud de par­ti­da­rios de go­bierno de Ni­ca­ra­gua em­pu­jó, gol­peó y ara­ñó al cardenal Leo­pol­do Bre­nes y a otros líderes ca­tó­li­cos cuan­do in­ten­ta­ban en­trar a la Ba­sí­li­ca de San Se­bas­tián. “¡Ase­si­nos!”, les gri­ta­ban. Un obis­po au­xi­liar fue acu­chi­lla­do en un bra­zo con al­gún ti­po de ob­je­to afi­la­do.

La la­men­ta­ble es­ce­na ocu­rrió en una ciu­dad nor­mal­men­te tran­qui­la co­mo lo es Diriamba, a una ho­ra en co­che al sur de la ca­pi­tal de Ni­ca­ra­gua, y fue un ejem­plo re­pre­sen­ta­ti­vo de la rup­tu­ra de las re­la­cio­nes en­tre la Igle­sia ca­tó­li­ca y el ase­dia­do pre­si­den­te Daniel Or­te­ga.

La igle­sia ha in­ten­ta­do ju­gar un pa­pel de me­dia­ción en­tre el go­bierno san­di­nis­ta de Or­te­ga y los ma­ni­fes­tan­tes, quie­nes han exi­gi­do su re­nun­cia du­ran­te po­co más de 100 días en los que han muer­to 450 per­so­nas.

Bre­nes, ar­zo­bis­po de Ma­na­gua, fue a Diriamba el 9 de ju­lio, un día des­pués de ha­ber si­do no­ti­fi­ca­do por sa­cer­do­tes de esa lo­ca­li­dad so­bre una re­pre­sión en con­tra de jó­ve­nes. Al lle­gar a Diriamba, Bre­nes en­con­tró mé­di­cos y en­fer­me­ras au­xi­lian­do a ma­ni­fes­tan­tes he­ri­dos, mu­chos de los cua­les se en­con­tra­ban re­fu­gia­dos den­tro de la ba­sí­li­ca ro­dea­da por fuer­zas pro­gu­ber­na­men­ta­les.

“Hu­bo un te­mor de que in­gre­sa­ran (los pa­ra­mi­li­ta­res) a la igle­sia pa­ra lle­var­se a las per­so­nas que se re­fu­gia­ban aquí”, di­jo el pá­rro­co, el re­ve­ren­do Cé­sar Al­ber­to Cas­ti­llo Ro­drí­guez.

MI CO­MAN­DAN­TE SE QUE­DA

Dos se­ma­nas des­pués del in­ci­den­te, y a pe­sar de que la igle­sia se en­cuen­tra res­guar­da­da por la po­li­cía lo­cal, sus mu­ros se en­cuen­tran gra­fi­tea­dos.

“Mi co­man­dan­te se que­da”, di­ce un ga­ra­ba­to en una alu­sión a Daniel Or­te­ga, y otros con­tie­nen in­sul­tos vul­ga­res. Es­tán fir­ma­dos co­mo “JS”, ini­cia­les de Ju­ven­tud San­di­nis­ta, una or­ga­ni­za­ción pro­gu­ber­na­men­tal que ha ac­tua­do co­mo gru­po de cho­que con­tra los ma­ni­fes­tan­tes.

La ba­sí­li­ca rea­nu­dó sus ser­vi­cios pe­ro, co­mo ocu­rre en mu­chas otras pa­rro­quias de Ni­ca­ra­gua, no ofi­cia mi­sa por la no­che, cuan­do la po­li­cía y las mi­li­cias ar­ma­das proOr­te­ga man­dan en las ca­lles.

“Nos di­mos cuen­ta de que la gen­te no ve­nía” a mi­sa, di­ce Bre­nes, de ahí la ra­zón por la que el tem­plo per­ma­ne­ce ce­rra­do por las no­ches.

En esen­cia, la igle­sia es la úl­ti­ma ins­ti­tu­ción in­de­pen­dien­te en la que con­fían gran par­te de los ni- ca­ra­güen­ses, y tam­bién es tes­ti­go de los tur­bu­len­tos cam­bios que ha ma­ni­fes­ta­do Or­te­ga.

El pa­sa­do mes de abril, el pre­si­den­te le pi­dió a la igle­sia que me­dia­ra en las con­ver­sa­cio­nes de paz. Pe­ro el diá­lo­go se rom­pió rá­pi­da­men­te cuan­do que­dó cla­ro que el pre­si­den­te no es­ta­ba dis­pues­to a ade­lan­tar las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, del 2021 al 2019.

La se­ma­na pa­sa­da, Or­te­ga acu­só a los obis­pos de es­tar alia­dos con gol­pis­tas y de per­mi­tir que las ar­mas sean res­guar­da­das en las igle­sias, sin ofre­cer nin­gu­na prue­ba. Adi­cio­nal­men­te, el pre­si­den­te des­acre­di­tó a los obis­pos co­mo me­dia­do­res.

Aho­ra, ha da­do un nue­vo gi­ro al pe­dir­les a los obis­pos re­gre­sar a la me­dia­ción.

SE­DU­CIR O IN­TI­MI­DAR, EL DO­BLE DIS­CUR­SO DE OR­TE­GA

“La es­tra­te­gia de Or­te­ga con la igle­sia siem­pre ha si­do de se­duc­ción o de in­ti­mi­da­ción”, co­men­ta Hen­ri Goo­ren, an­tro­pó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Oa­kland en Mi­chi­gan y edi­tor de la Ency­clo­pe­dia of La­tin Ame­ri­can Re­li­gions. “Creo que des­cu­brió que la se­duc­ción no fun­cio­na (...) así que to­do lo que pue­de ha­cer aho­ra es tra­tar de in­ti­mi­dar­los, tra­tar de qui­tar­les cre­di­bi­li­dad”.

A tra­vés de sus dis­cur­sos lle­nos de odio, Or­te­ga es­tá “di­cién­do­le a sus se­gui­do­res (es­pe­cial­men-

te a las pan­di­llas pro­gu­ber­na­men­ta­les): ‘Pue­den se­guir ade­lan­te y gol­pear a los sa­cer­do­tes y obis­pos, y des­tro­zar los edi­fi­cios de la igle­sia sin nin­gún cas­ti­go’”, di­jo Goo­ren.

En­tre­vis­ta­do en el pa­tio de su mo­des­ta ca­sa en Ma­na­gua, Bre­nes re­cor­dó que dé­ca­das atrás, co­mo jo­ven sa­cer­do­te, al­ber­ga­ba jó­ve­nes que apo­ya­ban al Fren­te San­di­nis­ta de Or­te­ga cuan­do eran per­se­gui­dos por tro­pas de la Guar­dia Na­cio­nal de la dic­ta­du­ra de So­mo­za.

En 1979, des­pués de ha­ber­se tras­la­da­do a una pa­rro­quia en Ji­no­te­pe, com­ba­tien­tes san­di­nis­tas ar­ma­dos se hi­cie­ron car­go de su igle­sia. En al­gu­na oca­sión, un fran­co­ti­ra­dor lo arrin­co­nó en la rec­to­ría jun­to a una mu­jer y una ni­ña que ha­bían en­tra­do hu­yen­do de las ba­las. Se es­con­die­ron de­ba­jo de un la­va­bo du­ran­te tres días y se ali­men­ta­ron con ga­lle­tas, mai­ce­na y cho­co­la­te en pol­vo mez­cla­do con agua o le­che.

En 1991, Bre­nes ayu­dó a me­diar en­tre el ejér­ci­to san­di­nis­ta y los re­bel­des de la Con­tra, res­pal­da­dos por Es­ta­dos Uni­dos, via­jan­do a las mon­ta­ñas de Ma­ta­gal­pa, yen­do y vi­nien­do en­tre re­pre­sen­tan­tes de los dos ban­dos que se ne­ga­ban a acer­car­se el uno al otro.

Des­pués del dis­cur­so de Or­te­ga en el que lla­mó gol­pis­tas a los obis­pos, Bre­nes di­jo que bus­có la pa­la­bra “gol­pis­ta” en el dic­cio­na­rio.

“Leo allí: ‘Al­guien que ac­túa pa­ra to­mar el po­der’”, co­men­tó Bre­nes. “Bueno, ese no soy yo. No so­mos no­so­tros”.

SU ACER­CA­MIEN­TO CON MI­GUEL OBAN­DO Y BRA­VO

Or­te­ga cho­có en re­pe­ti­das oca­sio­nes con las au­to­ri­da­des con­ser­va­do­ras de la igle­sia cuan­do sus san­di­nis­tas de orien­ta­ción so­cia­lis­ta go­ber­na­ron en la dé­ca­da de 1980, una épo­ca en la que mu­chos sa­cer­do­tes de iz­quier­da apo­ya­ron abier­ta­men­te a los ex­gue­rri­lle­ros, en­fu­re­cien­do al papa Juan Pablo II.

Sin em­bar­go, Or­te­ga de­ci­dió dar un gi­ro en sus re­la­cio­nes con la igle­sia des­pués de su de­rro­ta en las elec­cio­nes en la dé­ca­da de 1990, y cuan­do re­cu­pe­ró el po­der en el 2006, mos­tró pú­bli­ca­men­te su acer­ca­mien­to con obis­pos, en par­ti­cu­lar, con Mi­guel Oban­do y Bra­vo.

Cuan­do es­ta­lló la ola de pro­tes­tas en abril pa­sa­do, de­bi­do a re­cor­tes en el sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial, las fuer­zas gu­ber­na­men­ta­les y la Ju­ven­tud San­di­nis­ta con­tra­ata­ca­ron con fuer­za.

El 20 de abril, cien­tos de ma­ni­fes­tan­tes es­tu­dian­ti­les bus­ca­ron re­fu­gio en la ca­te­dral de Ma­na­gua, don­de la igle­sia es­ta­ba re­co­lec­tan­do do­na­cio­nes pa­ra apo­yar a los ma­ni­fes­tan­tes.

Cuan­do la po­li­cía y miem­bros de la Ju­ven­tud San­di­nis­ta lle­ga­ron al lu­gar, los es­tu­dian­tes se ubi­ca­ron al fon­do de la igle­sia, y se mar­cha­ron só­lo des­pués de que el cle­ro ne­go­cia­ra con los gru­pos or­te­guis­tas.

Bre­nes y va­rios obis­pos hi­cie­ron de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas con­tra la vio­len­cia y en fa­vor del diá­lo­go. La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal lue­go emi­tió una con­de­na más con­tun­den­te de la re­pre­sión e ins­tó a las au­to­ri­da­des a “es­cu­char el gri­to de los jó­ve­nes ni­ca­ra­güen­ses”.

El Vaticano ha guar­da­do si­len­cio so­bre la cri­sis ni­ca­ra­güen­se. Sim­ple­men­te emi­tió una de­cla­ra­ción la se­ma­na pa­sa­da con la que re­fle­jó el sen­tir del papa Fran­cis­co: “Pro­fun­da preo­cu­pa­ción por la gra­ve si­tua­ción”.

Por lo pron­to, ve­re­mos en qué ter­mi­na la pos­tu­ra de Or­te­ga fren­te a la Igle­sia. No sa­be­mos si pron­to cam­bia­rá de pos­tu­ra otra vez.

Fo­to: ap

En la ima­gen apa­re­cen gru­pos or­te­guis­tas en la ba­sí­li­ca de San Se­bas­tián en Diriamba.

Fo­to: ap

El cardenal Leo­pol­do Bre­nes en el in­te­rior de su ca­sa du­ran­te una en­tre­vis­ta con AP el pa­sa­do 24 de ju­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.