Ma­na­fort, el pri­mer jui­cio del Ru­sia­ga­te

El ex­je­fe de cam­pa­ña de Trump es juz­ga­do por sus de­li­tos fi­nan­cie­ros; el jui­cio por la tra­ma ru­sa es en sep­tiem­bre, en­fren­ta has­ta 270 años de cár­cel

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Chad Day y Eric Tuc­ker

Paul Ma­na­fort, ex­je­fe de cam­pa­ña del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump, se sen­tó en el ban­qui­llo pa­ra res­pon­der por sus ne­go­cios con oli­gar­cas ru­sos a los que ase­so­ró a cam­bio de mi­llo­nes de dó­la­res que su­pues­ta­men­te ocul­tó a las au­to­ri­da­des de Es­ta­dos Uni­dos.

Ves­ti­do con un ele­gan­te tra­je ne­gro y una cor­ba­ta gris, Ma­na­fort pro­ta­go­ni­zó el pri­mer jui­cio fru­to de la in­ves­ti­ga­ción del fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller so­bre los su­pues­tos la­zos en­tre Ru­sia y la cam­pa­ña de Trump pa­ra in­fluir en los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes del 2016 en Es­ta­dos Uni­dos.

En esa pri­me­ra jor­na­da, el equi­po de Mue­ller des­cri­bió a Ma­na­fort co­mo un “as­tu­to” men­ti­ro­so que ocul­tó a las au­to­ri­da­des los in­gre­sos que, en­tre el 2006 y el 2017, ob­tu­vo de go­bier­nos ex­tran­je­ros, in­clui­do el del ex­pre­si­den­te pro­rru­so de Ucra­nia Vík­tor Ya­nu­kó­vich (2010-2014), al que ayu­dó a me­jo­rar su ima­gen.

“El hom­bre que se en­cuen­tra en es­ta Cor­te creía que es­ta­ba por en­ci­ma de la ley”, ase­gu­ró el fis­cal Uzo Ason­ye, que ha­bló des­de un atril fren­te a los 12 miem­bros del ju­ra­do.

Ma­na­fort se en­fren­ta a 18 car­gos de frau­de ban­ca­rio y fis­cal por ha­ber te­ji­do una “red” des­ti­na­da a ocul­tar sus in­gre­sos en em­pre­sas fan­tas­mas y en 30 cuen­tas ban­ca­rias que abrió en tres na­cio­nes di­fe­ren­tes, en­tre las que fi­gu­ran Chi­pre y el Reino Uni­do, de­ta­lló Ason­ye.

En con­cre­to, se­gún el fis­cal, Ma­na­fort ga­nó 75 mi­llo­nes de dó­la­res por su tra­ba­jo de ase­so­ría a go­bier­nos ex­tran­je­ros y ocul­tó 15 mi­llo­nes al fis­co.

Ason­ye acu­só a Ma­na­fort de men­tir en sus de­cla­ra­cio­nes de im­pues­tos, mien­tras pre­su­mía de un “es­ti­lo de vi­da ex­tra­va­gan­te” lle­gan­do, por ejem­plo, a pa­gar 15,000 dó­la­res por una cha­ma­rra de piel de aves­truz.

LA­ZOS PRORRUSOS

Cuan­do el pre­si­den­te de Ucra­nia Vík­tor Ya­nu­kó­vich fue ex­pul­sa­do del po­der en el 2014, Ma­na­fort se que­dó sin “su gri­fo de di­ne­ro” y co­men­zó a men­tir a los ban­cos so­bre su ri­que­za pa­ra ob­te­ner has­ta 26 mi­llo­nes de dó­la­res en prés­ta­mos, de acuer­do con la acu­sa­ción.

“To­dos los car­gos de es­te jui­cio pue­den re­su­mir­se en una fra­se: Ma­na­fort min­tió”, di­jo Ason­ye.

La de­fen­sa in­ten­tó mos­trar una ima­gen muy di­fe­ren­te de Ma­na-

fort, al que ca­li­fi­có co­mo un “con­sul­tor po­lí­ti­co con ta­len­to”, que se con­vir­tió en el “mo­tor” de las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas de múl­ti­ples pre­si­den­tes, co­mo los re­pu­bli­ca­nos Ro­nald Rea­gan (1981-1989) y Geor­ge HW Bush (1989-1993).

“Es­te ca­so es so­bre im­pues­tos y tam­bién so­bre con­fian­za; Ma­na­fort pu­so su con­fian­za en la per­so­na erró­nea”, di­jo por su par­te el abo­ga­do Tho­mas Zehn­le, en re­fe­ren­cia a Rick Ga­tes, quien du­ran­te años fue la mano de­re­cha de Ma­na­fort, pe­ro lo trai­cio­nó al de­cla­rar­se cul­pa­ble en la in­ves­ti­ga­ción de la tra­ma ru­sa.

Ga­tes tra­ba­jó du­ran­te ca­si tres dé­ca­das en la em­pre­sa de con­sul­to­ría po­lí­ti­ca de Ma­na­fort y, en el 2016, se con­vir­tió en su “nú­me­ro dos” du­ran­te la cam­pa­ña de Trump.

“Rick Ga­tes te­nía su mano en el fras­co de las ga­lle­tas y no po­dría co­rrer el ries­go de que su je­fe lo des­cu­brie­ra”, ar­gu­men­tó Zehn­le, quien acu­só a Ga­tes de abu­sar de la con­fian­za de su men­tor pa­ra en­ri­que­cer­se de los pro­yec­tos de con­sul­to­ría que lle­va­ron a ca­bo en va­rios paí­ses, in­clui­do Ucra­nia.

Ga­tes se­rá uno de los tes­ti­gos cla­ve del ca­so, en el que se es­pe­ra la com­pa­re­cen­cia de unas 30 per­so­nas du­ran­te las pró­xi­mas tres se­ma­nas.

Por los de­li­tos que se le impu­tan en Vir­gi­nia, Man afort po­dría ser con­de­na­doaun má­xi­mo de 270 años de cár­cel.

El pro­ce­so con­tra Ma­na­fort es pro­duc­to de la in­ves­ti­ga­ción de Mue­ller, pe­ro los car­gos que afron­ta no es­tán re­la­cio­na­dos con su la­bor co­mo je­fe de cam­pa­ña, pues­to que ocu­pó en­tre ju­nio y agos­to del 2016. El juez ha con­si­de­ra­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes que Ma­na­fort es una fi­gu­ra de interés pa­ra Mue­ller por­que po­dría in­cri­mi­nar a Trump; pe­ro, por aho­ra, se ha de­cla­ra­do no cul­pa­ble y se ha ne­ga­do a co­la­bo­rar con la acu­sa­ción.

Ma­na­fort, en pri­sión pro­vi­sio­nal, se en­fren­ta­rá a otro jui­cio en Washington du­ran­te el mes de sep­tiem­bre.

En efec­to, Trump, en ries­go.

Fo­to: ap

Paul Ma­na­fort aban­do­na los juz­ga­dos de Washington, el pa­sa­do 14 de febrero.

Fo­to: reu­ters

Fa­cha­da del tri­bu­nal de Ale­xan­dria, don­de se lle­va a ca­bo el jui­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.