Fe­ro­mo­nas, el Tin­der del olor

Una ca­mi­se­ta pue­de ser cla­ve pa­ra en­con­trar pa­re­ja.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Li­sa Bonos

Cuan­do en­tré a una fies­ta el jue­ves por la no­che, es­ta­ba cohi­bi­do de una ma­ne­ra en la que nun­ca ha­bía es­ta­do an­tes: ¿y si a na­die le gus­ta la for­ma en que hue­lo?

Es ve­rano en Was­hing­ton, por lo que po­dría asu­mir­se que na­die hue­le tan bien. Pe­ro esa no­che fue dis­tin­ta a la de una reunión pro­me­dio. Es­ta­ba a pun­to de en­trar en una fies­ta de fe­ro­mo­nas, don­de ex­tra­ños es­ta­rían in­ha­lan­do mi olor a tra­vés de una ca­mi­se­ta que usé co­mo pi­ja­ma.

Las fies­tas co­men­za­ron en Nue­va York, Lon­dres y Los Án­ge­les co­mo ve­la­das ex­pe­ri­men­ta­les en­tre per­so­nas en bus­ca de pa­re­ja. Las reunio­nes fue­ron crea­das por una mu­jer can­sa­da de ha­cer ci­tas en In­ter­net, pe­ro re­sul­ta que tie­nen un fun­da­men­to cien­tí­fi­co.

Los in­ves­ti­ga­do­res han de­mos­tra­do que los hu­ma­nos tie­nen la ca­pa­ci­dad de dis­tin­guir en el aro­ma com­bi­na­cio­nes ge­né­ti­cas. Del olor de las po­ten­cia­les pa­re­jas se des­pren­de si son el com­ple­men­to óp­ti­mo a sus pro­pios ge­nes in­mu­no­ló­gi­cos.

En una ga­le­ría a me­dia luz, los asis­ten­tes se con­gre­ga­ron en torno a va­rias me­sas con bol­sas de plás­ti­co que lle­va­ban ca­mi­se­tas y una tar­je­ta con un nú­me­ro. Una vez que al­guien en­con­tra­ba una que le gus­ta­ra, un fotógrafo le to­ma­ba una ima­gen sos­te­nien­do la bol­sa y la pro­yec­ta­ba so­bre una pa­red pa­ra que el due­ño de la ca­mi­se­ta se pre­sen­ta­ra pa­ra co­no­cer al ad­mi­ra­dor o ad­mi­ra­do­ra de su aro­ma cor­po­ral.

Kons­tan­tin Bak­hu­rin, de 25 años y con li­cen­cia­tu­ra en Neu­ro­lo­gía, di­jo que sos­la­yó las bol­sas que olían a tal­co pa­ra be­bé, a de­ter­gen­te o a per­fu­me has­ta que en­con­tró al­go más pe­cu­liar: la po­see­do­ra de una ca­mi­se­ta ama­ri­lla cu­ya fra­gan­cia des­cri­bió co­mo “pi­can­te”.

“Creo que es­to es, pro­ba­ble­men­te pseu­do­cien­cia”, co­men­tó Bak­hu­rin, quien asis­tió con dos com­pa­ñe­ros tam­bién gra­dua­dos en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Los Án­ge­les. “Só­lo vi­ne por cu­rio­si­dad, pa­ra ver qué ocu­rría”.

Las fies­tas re­pre­sen­tan un mar­ca­do con­tras­te con la pro­li­fe­ra­ción de los si­tios en In­ter­net pa­ra bus­car pa­re­ja, los cua­les re­quie­ren in­con­ta­bles de­ta­lles de los sol­te­ros. Los en­cuen­tros de fe­ro­mo­nas es­tán de al­gu­na ma­ne­ra re­mon­tan­do el ro­man­ce a al­go más pri­mi­ti­vo.

Ju­dith Prays, una pro­gra­ma­do­ra de ci­ber­si­tios que aho­ra vi­ve en Atlan­ta, di­jo que se le ocu­rrió la idea de las fies­tas de fe­ro­mo­nas cuan­do no pu­do en­con­trar pa­re­ja en In­ter­net. Re­la­tó que ha­bía sa­li­do con hom­bres por más o me­nos un mes has­ta que las co­sas se agria­ban y en­ton­ces co­men­zó a ci­tar­se con un hom­bre que no era lo que bus­ca­ba, pe­ro con quien ter­mi­nó te­nien­do una re­la­ción de dos años.

Lo que re­cor­da­ba era su olor. “In­clu­so cuan­do él olía mal des­de un pun­to de vis­ta ob­je­ti­vo, creo que olía muy bien”, ex­pli­có Prays, de 25 años. “Y en­ton­ces me di­je, bueno, qui­zá yo de­ba bus­car pa­re­ja en fun­ción del aro­ma”.

Al prin­ci­pio, fue un ex­pe­ri­men­to. Prays in­vi­tó a 40 ami­gos a una fies­ta en Nue­va York y les pi­dió que dur­mie­ran con una mis­ma ca­mi­se­ta du­ran­te tres no­ches, que la pu­sie­ran en una bol­sa de plás­ti­co, lue­go en el re­fri­ge­ra­dor y que fi­nal­men­te la lle­va­ran a la fies­ta. Las bol­sas fue­ron di­fe­ren­cia­das con tar­je­tas azu­les pa­ra los hom­bres y ro­sas pa­ra las mu­je­res, así co­mo con nú­me­ros pa­ra que los due­ños de las pren­das pu­die­ran ubi­car a sus ad­mi­ra­do­res.

La no­che fue un éxi­to, di­jo Prays y agre­gó que me­dia do­ce­na de pa­re­jas se en­gan­cha­ron y una for­mó una re­la­ción for­mal. Des­de en­ton­ces, ha rea­li­za­do en­cuen­tros si­mi­la­res en Nue­va York y Los Án­ge­les y tie­ne pla­nes pa­ra lle­var­los a Atlan­ta, San Fran­cis­co y qui­zá otro la­do.

Mu­chos asis­ten­tes vie­ron sim­pá­ti­ca la idea de en­con­trar pa­re­ja con una ca­mi­se­ta olo­ro­sa. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que ha­ya al­go de cien­cia que apo­ye la idea.

Va­rios es­tu­dios con ex­pe­ri­men­tos si­mi­la­res de ca­mi­se­tas han de­mos­tra­do que las per­so­nas pre­fie­ren di­fe­ren­tes olo­res hu­ma­nos. Pe­ro la pre­fe­ren­cia de un aro­ma es dic­ta­da por un con­jun­to de ge­nes que in­flu­yen en nues­tra res­pues­ta in­mu­no­ló­gi­ca, que se­gún in­ves­ti­ga­do­res es la for­ma en que la na­tu­ra­le­za im­pi­de la en­do­ga­mia y pre­ser­va las adap­ta­cio­nes ge­né­ti­cas crea­das al pa­so del tiem­po.

Fo­to: twp

Una pa­re­ja que asis­tió a una fies­ta en Was­hing­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.