La trai­ción de Or­te­ga a los san­di­nis­tas

Los idea­les que de­to­na­ron la caí­da de Anas­ta­sio So­mo­za han si­do so­ca­va­dos por el ac­tual pre­si­den­te

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Dá­nae Vil­chez y AP

Ma­na­gua. HA­CE 39 años el pue­blo de Ni­ca­ra­gua ce­le­bra­ba el triun­fo de la re­vo­lu­ción po­pu­lar san­di­nis­ta, la ges­ta he­roi­ca que de­rro­có al san­gui­na­rio dic­ta­dor Anas­ta­sio So­mo­za y que con­tó con el apo­yo de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal.

Hoy, los ni­ca­ra­güen­ses vi­ven se­cues­tra­dos una vez más por una dic­ta­du­ra, pe­ro es­ta vez lu­chan sin ar­mas con­tra un des­pó­ti­co go­ber­nan­te: Da­niel Or­te­ga, el otro­ra lí­der san­di­nis­ta que ha trai­cio­na­do los idea­les y as­pi­ra­cio­nes de esa re­vo­lu­ción y que en los úl­ti­mos tres me­ses ha de­mos­tra­do que se im­pon­drá por las ar­mas y la san­gre.

Ten­go 25 años y mi ge­ne­ra­ción cre­ció es­cu­chan­do las ha­za­ñas de un pue­blo he­roi­co que de­rro­có a una dic­ta­du­ra que ase­si­na­ba a jó­ve­nes por pen­sar dis­tin­to. Nun­ca pen­sa­mos que esas his­to­rias se re­pe­ti­rían y que nues­tros ami­gos mo­ri­rían por par­ti­ci­par en pro­tes­tas pa­cí­fi­cas.

Or­te­ga ma­sa­cra a un pue­blo que se de­fien­de sin ar­mas y que lu­cha por la de­mo­cra­cia y la jus­ti­cia. El mes pa­sa­do, du­ran­te el ac­to de con­me­mo­ra­ción de esa re­vo­lu­ción triun­fan­te del año 1979, Or­te­ga se au­to­un­gió co­mo el “li­be­ra­dor” de Ni­ca­ra­gua.

No, se­ñor Or­te­ga, us­ted no ha li­be­ra­do al pue­blo, el pue­blo se li­be­ra­rá de us­ted, por­que quie­nes lu­chan aho­ra en las ca­lles son los es­tu­dian­tes, los obre­ros y los cam­pe­si­nos har­tos de la co­rrup­ción desata­da de su ré­gi­men.

SIN IN­TEN­CIÓN DE DIA­LO­GAR CON LA OEA

Ya van más de 100 días de pro­tes­ta cí­vi­ca y los ni­ca­ra­güen­ses es­ta­mos aho­ra más que nun­ca cla­ros: la sa­li­da de Or­te­ga se vis­lum­bra co­mo la úni­ca vía pa­ra sal­var el país. Or­te­ga, des­de que asu­mió su ter­cer man­da­to en el 2007 (fue tam­bién pre­si­den­te en los años 80) ur­dió un pro­ce­so de des­truc­ción de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, lle­gan­do in­clu­so a im­po­ner a su es­po­sa, Ro­sa­rio Mu­ri­llo, co­mo vi­ce­pre­si­den­ta.

Aho­ra Or­te­ga, con su con­ti­nua re­pre­sión, tam­bién ha de­ja­do cla­ro que no tie­ne in­ten­cio­nes de res­pe­tar la vo­lun­tad del pue­blo y sa­lir del po­der, al me­nos por la vía pa­cí­fi­ca.

Los re­cien­tes ata­ques a Ma­sa­ya, Gra­na­da, Chon­ta­les, y a la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Ni­ca­ra­gua, UNAN-Ma­na­gua, de­mues­tran que no tie­ne in­ten­cio­nes ni de dia­lo­gar, ni de ne­go­ciar acuer­dos con la OEA pa­ra elec­cio­nes ade­lan­ta­das.

Así co­mo la OEA con­de­nó al go­bierno de So­mo­za en 1979, du­ran­te es­tas se­ma­nas esa mis­ma or­ga­ni­za­ción ha con­de­na­do la re­pre­sión es­ta­tal, aún a pe­sar del ci­nis­mo con el que el can­ci­ller de Ni­ca­ra­gua, De­nis Mon­ca­da, ha lle­ga­do a las se­sio­nes a de­fen­der el ac­tuar de su go­bierno.

La ma­yo­ría de los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na res­pal­da a la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos en su tra­ba-

jo pro­fe­sio­nal en Ni­ca­ra­gua, y se man­tie­nen aler­tas an­te los crí­me­nes que se es­tán co­me­tien­do en el país. Por su par­te Mon­ca­da ha lle­ga­do a de­cir que Pau­lo Abrao, se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo de la CIDH, ca­re­ce de “ob­je­ti­vi­dad” y ha re­cha­za­do los ha­llaz­gos de la in­ves­ti­ga­ción. Ade­más que ha di­cho que la OEA apo­ya a los “gol­pis­tas”.

La CIDH ha de­nun­cia­do que el go­bierno de Ni­ca­ra­gua ha he­cho ex­ce­si­vo uso de la fuer­za y ha em­plea­do a gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res, ade­más de cri­mi­na­li­zar la pro­tes­ta, de­te­nien­do ile­gal­men­te a cien­tos de ciu­da­da­nos.

ME­NOS CO­MU­NI­CA­DOS Y MÁS AC­CIO­NES CON­CRE­TAS

Los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les de­ben en­ten­der que el reino del te­rror que aho­ra vi­ve Ni­ca­ra­gua de­be ser en­fren­ta­do con me­nos co­mu­ni­ca­dos y más ac­cio­nes con­cre­tas. La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal de­be pre­sio­nar a Or­te­ga pa­ra que de­je de ase­si­nar, aban­do­ne el po­der y abra el pa­so a la de­mo­cra­cia. Es­tan­do aquí en el país en­ten­de­mos que lo que los agen­tes de Or­te­ga lle­gan a ha­cer afue­ra son tác­ti­cas di­la­to­rias, mien­tras arra­san con la re­sis­ten­cia ciu­da­da­na en el te­rri­to­rio.

Ca­da día que pa­sa en Ni­ca­ra­gua hay un nue­vo muer­to, un nue­vo des­apa­re­ci­do, un nue­vo tor­tu­ra­do, un nue­vo ata­que. A 39 años de la re­vo­lu­ción san­di­nis­ta, aho­ra el go­bierno de Or­te­ga re­crea las ma­tan­zas de So­mo­za, ata­can­do a ci­vi­les con pa­ra­mi­li­ta­res aper­tre­cha­dos con ar­mas de gue­rra. El sal­do de muer­tos ya ex­ce­de los 300, de acuer­do con los re­por­tes de la CIDH.

Los ni­ca­ra­güen­ses ya han re­sis­ti­do en el pa­sa­do y lo se­gui­rán ha­cien­do .“Va­mos a vol­ver y es­ta vez más fuer­tes”, me di­ce una es­tu­dian­te de la UNAN-Ma­na­gua que so­bre­vi­vió al ata­que del 13 de ju­lio. “Es­to es Ni­ca­ra­gua, la lu­cha no ter­mi­na aquí”.

La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal de­be pre­sio­nar sin me­dias tin­tas ni con­tra­dic­cio­nes. Or­te­ga y su se­cua­ces se es­cu­dan en una dis­cur­so pro­gre­sis­ta y de iz­quier­da pa­ra co­me­ter atro­pe­llos y crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad.

LA OEA CREA CO­MI­SIÓN

La Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos creó la se­ma­na pa­sa­da un gru­po de tra­ba­jo pa­ra pro­pi­ciar el diá­lo­go na­cio­nal.

La pro­pues­ta de Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Ca­na­dá, Co­lom­bia, Chi­le, Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co, Pa­ra­guay y Pe­rú bus­ca con­for­mar el gru­po de tra­ba­jo por un re­pre­sen­tan­te de ca­da uno de los gru­pos re­gio­na­les que ope­ran en la OEA: la Aso­cia­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na de In­te­gra­ción, el Sis­te­ma de In­te­gra­ción Cen­troa­me­ri­ca­na y la Co­mu­ni­dad Ca­ri­be­ña, Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá.

La res­pues­ta de Or­te­ga tar­dó una se­ma­na en lla­gar: no acep­ta­rá al gru­po de la OEA.

“Bas­tan­tes pro­ble­mas tie­nen en ca­da país de és­tos co­mo pa­ra que ven­gan a que­rer en­tro­me­ter­se en la si­tua­ción de nues­tro país”, di­jo Or­te­ga al ca­nal de te­le­vi­sión RT. “Sen­ci­lla­men­te ellos tie­nen que res­pe­tar a Ni­ca­ra­gua. (…) Ellos tie­nen que res­pon­der­le a sus pue­blos”, di­jo.

Or­te­ga acu­só a la OEA de ser “un ins­tru­men­to” de los Es­ta­dos Uni­dos “pa­ra con­tro­lar a to­da la re­gión aún más, pa­ra ha­cer­se acom­pa­ñar, te­ner una co­ber­tu­ra a la ho­ra de in­va­dir paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos”.

Or­te­ga ca­li­fi­ca a las pro­tes­tas en su con­tra co­mo “gol­pe de Es­ta­do” y acu­sa a Es­ta­dos Uni­dos de fi­nan­ciar la vio­len­cia.

Com­ple­ja si­tua­ción.

Fo­to: afp

Ami­gos y fa­mi­lia­res car­gan el fé­re­tro en el que se en­cuen­tra el es­tu­dian­te Ge­rald Vásquez, ase­si­na­do el sá­ba­do 14 de ju­lio.

Fo­to: afp

Uni­ver­si­ta­rios se han con­ver­ti­do en ac­to­res cla­ve du­ran­te la es­tra­te­gia de pre­sión con­tra Or­te­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.