Te­rro­ris­mo ti­po vi­deo­jue­go

Los in­ten­tos de aten­ta­dos a tra­vés de dro­nes es una mues­tra de que po­si­ble­men­te es­ta­mos en­tran­do a una era de te­rro­ris­mo ci­vil

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Bernard Hud­son

El sá­ba­do pa­sa­do que­dó en in­ten­to fa­lli­do el su­pues­to ata­que con dro­nes car­ga­dos de ex­plo­si­vos en con­tra del pre­si­den­te ve­ne­zo­lano Ni­co­lás Ma­du­ro.

Nue­ve días an­tes, y al otro la­do del mun­do, unos te­rro­ris­tas afir­ma­ron ha­ber en­via­do un dron ar­ma­do pa­ra que ata­ca­ra el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Abu Da­bi, ca­pi­tal de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos.

Na­die fue ase­si­na­do en nin­guno de los ca­sos, y las cir­cuns­tan­cias de am­bos per­ma­ne­cen con mu­chas du­das. De lo que no ca­be nin­gu­na du­da es que ha ini­cia­do una nue­va era pe­li­gro­sa de te­rro­ris­mo no pa­tro­ci­na­do por el Es­ta­do, y na­die es­tá adecuadamente pre­pa­ra­do pa­ra con­tra­rres­tar­la.

En Abu Da­bi, los re­bel­des hout­hi de Ye­men di­je­ron que ha­bían lan­za­do un ata­que con dro­nes en con­tra del ae­ro­puer­to. Las au­to­ri­da­des de los EAU nie­gan que el in­ci­den­te ha­ya ocu­rri­do, pe­ro la ver­dad es que, téc­ni­ca­men­te, es po­si­ble; de he­cho, no es na­da di­fí­cil que los re­bel­des lo ha­yan he­cho de­bi­do a su ca­pa­ci­dad que tie­nen pa­ra lle­var­lo a ca­bo.

Pa­ra re­for­zar lo an­te­rior, exis­te la am­plia creen­cia de que los hu­tíes (gru­po in­sur­gen­te chii­ta) es­tán sien­do ase­so­ra­dos por los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad de Irán , que han de­mos­tra­do una ca­pa­ci­dad im­pre­sio­nan­te pa­ra desa­rro­llar es­te ti­po de ata­ques.

Por su par­te, el pre­si­den­te ve­ne­zo­lano y su es­po­sa Ci­lia Flo­res no su­frie­ron he­ri­das so­bre el su­pues­to ata­que, cuan­do am­bos se en­con­tra­ban en un even­to es­pe­cial de la Guar­dia Na­cio­nal. Ma­du­ro se­ña­ló co­mo cul­pa­bles a sus opo­si­to­res po­lí­ti­cos.

Am­bos epi­so­dios alen­ta­rán a per­so­nas irri­ta­das y a otros gru­pos con co­no­ci­mien­tos tec­no­ló­gi­cos a usar dro­nes pa­ra co­me­ter ac­tos de vio­len­cia po­lí­ti­ca.

Si bien las no­ti­cias de los acon­te­ci­mien­tos en Ve­ne­zue­la y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos son in­quie­tan­tes, el in­ten­to fa­lli­do en Abu Da­bi es es­pe­cial­men­te preo­cu­pan­te de­bi­do a las múl­ti­ples muer­tes que pu­do ha­ber cau­sa­do la des­truc­ción de un avión co­mer­cial.

Si los dro­nes lle­va­ran só­lo una pe­que­ña can­ti­dad de ex­plo­si­vos, po­drían de­rri­bar un avión co­mer­cial que se en­cuen­tre des­pe­gan­do o ate­rri­zan­do.

La ma­yo­ría de los de­tec­to­res de dro­nes no los ubi­ca cuan­do vuelan a ba­ja al­tu­ra. De ahí su pe­li­gro.

Pro­te­ger a je­fes de Es­ta­do de ata­ques de dro­nes es una ta­rea di­fí­cil. Las ame­na­zas so­bre ese ti­po de ata­ques per­ma­ne­cían ex­clu­si­va­men­te en los Es­ta­dos-na­ción. Aho­ra, con la tec­no­lo­gía ne­ce­sa­ria en ma­nos de ci­vi­les, mu­chas per­so­nas se uni­rán a es­te ti­po de te­rro­ris­mo. Los dos ca­sos des­cri­tos con­fir­man la teo­ría.

Fo­to: ap

Per­so­nal de se­gu­ri­dad del pre­si­den­te Ma­du­ro lo pro­te­ge des­pués del es­ta­lli­do de un dron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.