Tur­quía es­tre­na alia­dos

La cri­sis fi­nan­cie­ra ha si­do en­cau­sa­da por el pre­si­den­te Er­do­gan a te­rre­nos de la geo­po­lí­ti­ca.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Rick Noack e Is­haan Tha­roor

El vier­nes pa­sa­do, la li­ra tur­ca su­frió su ma­yor de­va­lua­ción en ca­si dos dé­ca­das, ca­yen­do más de 14% fren­te al dó­lar. El mi­nis­tro de Fi­nan­zas, yerno del pre­si­den­te tur­co, Re­cep Tay­yip Er­do­gan, no pu­do evi­tar la caí­da. Por el con­tra­rio, ofre­ció un dis­cur­so tan va­ci­lan­te que hi­zo muy po­co pa­ra au­men­tar la con­fian­za.

Pe­ro Er­do­gan, co­mo sue­le reac­cio­nar, cul­pó a un chi­vo ex­pia­to­rio del ex­tran­je­ro: Es­ta­dos Uni­dos.

“Qué ver­güen­za, lás­ti­ma de ti”, de­cla­ró el man­da­ta­rio tur­co en un mi­tin. “Es­tás in­ter­cam­bian­do a tu so­cio es­tra­té­gi­co en la OTAN por un pas­tor”.

El pas­tor en cues­tión es An­drew Brun­son, un clé­ri­go es­ta­dou­ni­den­se que ha es­ta­do ba­jo cus­to­dia tur­ca des­de el 2016. Es­tá acu­sa­do de es­pio­na­je en­tre otros de­li­tos, car­gos que él y fun­cio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses han re­cha­za­do.

Has­ta aho­ra, los in­ten­tos pa­ra ob­te­ner su li­ber­tad han fra­ca­sa­do.

El en­fren­ta­mien­to en­tre Tur­quía y Es­ta­dos Uni­dos no fue del to­do ines­pe­ra­do, de­bi­do a los años en desacuer­do so­bre Si­ria, los cam­bios de­mo­crá­ti­cos y las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas. Has­ta aho­ra, las na­cio­nes oc­ci­den­ta­les to­da­vía re­pre­sen­tan el ma­yor nú­me­ro de in­ver­sio­nes en Tur­quía. Pe­ro a me­di­da que las di­fe­ren­cias con Eu­ro­pa y los Es­ta­dos Uni­dos han au­men­ta­do, Tur­quía ha tra­ba­ja­do pa­ra im­pul­sar sus aso­cia­cio­nes es­tra­té­gi­cas con otros paí­ses co­mo Ru­sia, Chi­na y Qa­tar.

RU­SIA

Los la­zos en­tre Tur­quía y Ru­sia han ido in­cre­men­tán­do­se du­ran­te los úl­ti­mos años y no son un se­cre­to en­tre los círcu­los de po­lí­ti­ca ex­te­rior de Was­hing­ton.

Des­de un fa­lli­do in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do en Tur­quía en el 2016, Er­do­gan ha in­ten­si­fi­ca­do su re­tó­ri­ca an­ti­es­ta­dou­ni­den­se y an­ti­oc­ci­den­tal pa­ra so­li­di­fi­car el apo­yo de sus se­gui­do­res. El lí­der tur­co ha acu­sa­do de ma­ne­ra reite­ra­da a Es­ta­dos Uni­dos de ser cóm­pli­ce de cons­pi­ra­do­res gol­pis­tas, acu­sa­cio­nes que han coin­ci­di­do con la me­jo­ra de las re­la­cio­nes con Mos­cú.

Du­ran­te los úl­ti­mos dos años, fun­cio­na­rios tur­cos tam­bién han par­ti­ci­pa­do en reunio­nes con sus ho­mó­lo­gos ru­so e ira­ní pa­ra dis­cu­tir so­bre la cri­sis en Si­ria. El he­cho de que Es­ta­dos Uni­dos no par­ti­ci­pe en las con­ver­sa­cio­nes in­di­ca cuán le­jos se han se­pa­ra­do los dos miem­bros de la OTAN.

“La de­ri­va de Tur­quía de la alian­za trans­atlán­ti­ca y el gi­ro geo­es­tra­té­gi­co ha­cia Ru­sia e Irán se han es­ta­do ges­tan­do du­ran­te mu­cho tiem­po”, di­jo Ay­kan Er­de­mir, ex­miem­bro del Par­la­men­to tur­co, al co­lum­nis­ta del Was­hing­ton Post Josh Ro­gin en el 2016. “Pa­ra Er­do­gan, EU se ha vuel­to irre­le­van­te, por­que en el Me­dio Orien­te las ac­cio­nes cuen­tan más que la re­tó­ri­ca y, des­de su pers­pec­ti­va, Was­hing­ton ha ha­bla­do más de lo ac­tua­do”.

El ma­les­tar tur­co so­bre la inac­ción de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra evi­tar un es­ta­do kur­do re­sul­tó ser un de­to­nan­te en el cam­bio de pos­tu­ra del pre­si­den­te Er­do­gan en el con­flic­to si­rio; de ser un fir­me opo­si­tor del lí­der Bas­har al As­sad le ha da­do su apo­yo de fac­to al aliar­se con Ru­sia.

La coope­ra­ción tur­ca en Si­ria po­dría tra­du­cir­se muy pron­to en una aso­cia­ción mu­cho más am­plia. Des­pués de que Tur­quía su­gi­rie­ra du­ran­te el fin de se­ma­na pa­sa­do que pla­nea sor­tear los aran­ce­les que Trump ame­na­za du­pli­car en ace­ro y alu­mi­nio, aban­do­nan­do el dó­lar y co­mer­cian­do con paí­ses co­mo Chi­na o Ru­sia en otras mo­ne­das, el Krem­lin se­ña­ló que es­ta­ba dis­pues­to a acep­tar la pro­pues­ta.

El pro­ble­ma con esa idea es que la crea­ción de un me­ca­nis­mo así no ocu­rri­rá de la no­che a la ma­ña­na. Y aun­que su dispu­ta ac­tual con los Es­ta­dos Uni­dos po­dría ha­cer que Mos­cú sea un so­cio aún más atrac­ti­vo pa­ra Tur­quía, per­der su de­pen­den­cia con el dó­lar es­ta­dou­ni­den­se lle­va­ría tiem­po.

QA­TAR

La adi­ne­ra­da na­ción del gol­fo Pér­si­co tie­ne víncu­los pro­fun­dos con Tur­quía des­de ha­ce mu­cho tiem­po, y en el 2015 re­fren­dó su com­pro­mi­so al am­pliar su re­la­ción. Al­gu­nas tro­pas tur­cas tie­nen su ba­se en Qa­tar y las dos na­cio­nes han acor­da­do rea­li­zar ejer­ci­cios con­jun­tos de en­tre­na­mien­to mi­li­tar. Los la­zos mi­li­ta­res en­tre Tur­quía y Qa­tar han si­do vis­tos con cre­cien­te re­ce­lo por otras na­cio­nes de la re­gión y la sus­pen­sión de los mis­mos fue una de­man­da cen­tral por par­te de una coa­li­ción de paí­ses ára­bes que lan­zó el blo­queo a Qa­tar el año pa­sa­do.

Sin em­bar­go, el blo­queo en cur­so ha lo­gra­do lo con­tra­rio. Des­pués de que Ara­bia Sau­di­ta y otras na­cio­nes ára­bes de­tu­vie­ron la en­tre­ga de ali­men­tos y otros bie­nes a Qa­tar, Tur­quía en­vió de in­me­dia­to avio­nes de car­ga con ali­men­tos, una ac­ción que re­cor­dó al Puen­te Aé­reo de Ber­lín en­tre 1948 y 1949, du­ran­te el cual avio­nes es­ta­dou­ni­den­ses su­mi­nis­tra­ron bie­nes a las par­tes oc­ci­den­ta­les de la ciu­dad des­pués de que los so­vié­ti­cos cor­ta­ron to­das las ru­tas de su­mi­nis­tro. Qa­tar, a cam­bio, ha ex­pan­di­do las in­ver­sio­nes en Tur­quía. Pe­ro con Qa­tar lu­chan­do con­tra su pro­pia cri­sis, no es­tá cla­ro en qué me­di­da po­drá ayu­dar a su ami­go.

CHI­NA

A pri­me­ra vis­ta, Chi­na no pa­re­ce ser un so­cio ideal pa­ra la Tur­quía pre­do­mi­nan­te­men­te mu­sul­ma­na, da­da la represión que rea­li­za Pekín en con­tra de la mi­no­ría mu­sul­ma­na ui­gur.

Pe­ro Chi­na le es­tá pro­me­tien­do a Tur­quía lo que bus­có in­fruc­tuo­sa­men­te con Oc­ci­den­te.

Los es­fuer­zos de Tur­quía pa­ra in­gre­sar a la Unión Eu­ro­pea nun­ca pro­gre­sa­ron real­men­te, pe­ro Chi­na re­ve­ló que Tur­quía po­dría even­tual­men­te unir­se a su pro­pio mo­de­lo al­ter­na­ti­vo a la UE, la Or­ga­ni­za­ción de Coope­ra­ción de Shang­hai.

La se­ma­na pa­sa­da, Tur­quía y Chi­na anun­cia­ron la am­plia­ción de sus re­la­cio­nes mi­li­ta­res en un mo­men­to en que el fu­tu­ro de la OTAN es me­nos cier­to que nun­ca.

Pekín ha es­ta­do an­sio­so por lle­nar el va­cío de po­der glo­bal que es­tá de­jan­do Es­ta­dos Uni­dos.

El co­mer­cio tur­co-chino se ha mul­ti­pli­ca­do por 27 en los úl­ti­mos 15 años, lle­gan­do a unos 27,000 mi­llo­nes de dó­la­res por año.

Tur­quía bus­ca­rá más acer­ca­mien­tos con Chi­na; si fra­ca­sa, se de­rrum­ba­rá, es­cri­be el ana­lis­ta Phar Kim Beng.

Fo­to: twp

El pre­si­den­te Vla­di­mir Pu­tin es sa­lu­da­do por Er­do­gan y Na­ren­dra Mo­di du­ran­te la cum­bre de los BRICS el pa­sa­do 27 de ju­lio en Johannesburgo.

Fo­to: reuters

Un por­ta­con­te­ne­do­res chino de la Cos­co Ocean Com­pany na­ve­ga en Es­tam­bul el pa­sa­do 11 de agos­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.