La deu­da es­ta­lló; ¿por qué a na­die le im­por­ta?

En me­nos de 20 años se ha du­pli­ca­do, al pa­sar de 33% del PIB a 78%

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Ro­bert E. Ru­bin

En un pá­nel que mo­de­ré re­cien­te­men­te en Nue­va York so­bre la pers­pec­ti­va de la deu­da de Es­ta­dos Uni­dos, al­guien me for­mu­ló una sim­ple pre­gun­ta: ¿Y qué?

Nues­tra re­la­ción deu­da-PIB se ha du­pli­ca­do en me­nos de 20 años, de 33% en el 2000 ha pa­sa­do a 78% de hoy, y es­tá en ca­mino de al­can­zar ca­si 100% en 10 años. En­ton­ces, ¿por qué preo­cu­par­se aho­ra?

Es ne­ce­sa­ria la crea­ción de una na­rra­ti­va que per­sua­da al am­plio pú­bli­co es­ta­dou­ni­den­se de que su bie­nes­tar eco­nó­mi­co de­pen­de de que nues­tra ca­sa fis­cal es­té en or­den. Y eso, con suer­te, im­pul­sa­rá a los fun­cio­na­rios elec­tos y a los can­di­da­tos a cam­biar sus en­fo­ques en ma­te­ria fis­cal.

A pe­sar del au­men­to de la deu­da, las ta­sas de in­te­rés se han man­te­ni­do ba­jas y no se ha pro­du­ci­do una cri­sis fis­cal.

Es­to se de­be a que la de­man­da pri­va­da de in­ver­sión em­pre­sa­rial ha si­do len­ta du­ran­te el pe­rio­do de re­cu­pe­ra­ción tam­bién len­to, y la Re­ser­va Fe­de­ral ha pro­por­cio­na­do li­qui­dez a tra­vés de su po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria no con­ven­cio­nal.

Los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros a me­nu­do ig­no­ran las con­di­cio­nes fis­ca­les in­sos­te­ni­bles du­ran­te un tiem­po pro­lon­ga­do. Nues­tra ca­pa­ci­dad de pe­dir pres­ta­do en nues­tra pro­pia mo­ne­da no eli­mi­na es­tos ries­gos.

La con­fian­za em­pre­sa­rial no se ha vis­to afec­ta­da por­que las em­pre­sas a me­nu­do ig­no­ran las con­di­cio­nes fis­ca­les in­sos­te­ni­bles du­ran­te un lar­go pe­rio­do an­tes de per­der la con­fian­za.

La cri­sis fi­nan­cie­ra eu­ro­pea que co­men­zó a prin­ci­pios del 2010 mues­tra có­mo los mer­ca­dos pue­den ig­no­rar las con­di­cio­nes po­co só­li­das du­ran­te mu­cho tiem­po, has­ta que de­ben de­jar de ha­cer­lo.

Du­ran­te mu­chos años, los bo­nos so­be­ra­nos grie­gos se ne­go­cia­ron a prác­ti­ca­men­te los mis­mos ren­di­mien­tos que sus con­tra­par­tes ale­ma­nas, lo que no te­nía sen­ti­do. Lue­go, cuan­do los mer­ca­dos de bo­nos re­pen­ti­na­men­te se en­fo­ca­ron en los pro­ble­mas fis­ca­les que aso­la­ban a Gre­cia, las ta­sas de in­te­rés ca­ye­ron en una es­pi­ral de cri­sis.

Dos prin­ci­pios de lar­ga da­ta de nues­tros prin­ci­pa­les par­ti­dos po­lí­ti­cos im­pi­den nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra res­ta­ble­cer con­di­cio­nes fis­ca­les sa­nas. Los re­pu­bli­ca­nos creen que los ba­jos im­pues­tos son la cla­ve del cre­ci­mien­to, y los de­mó­cra­tas creen que man­te­ner los de­re­chos es ne­ce­sa­rio pa­ra pro­te­ger a nues­tra gen­te.

Pe­ro no siem­pre lo que ha ser­vi­do en el pa­sa­do re­sol­ve­rá las cla­ves de nues­tro fu­tu­ro.

Por eso es im­por­tan­te que re­ca­pa­ci­te­mos so­bre lo que po­dría pro­vo­car te­ner una deu­da equi­va­len­te a 100% de nues­tro PIB. ¿Se­rá sos­te­ni­ble?

Fo­to: reuters

Co­pias del pre­su­pues­to del go­bierno de Trump pa­ra el año 2019.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.