Den­tro de la fá­bri­ca de cohe­tes ti­po Willy Won­ka

La em­pre­sa fue fun­da­da por Elon Musk en el 2002 con el ob­je­ti­vo de ha­cer que el es­pa­cio sea ac­ce­si­ble pa­ra un gran nú­me­ro de per­so­nas y, fi­nal­men­te, co­lo­ni­zar Mar­te

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Ch­ris­tian Da­ven­port

A es­ca­sos me­tros de la cáp­su­la en la que viajará por pri­me­ra vez al es­pa­cio el as­tro­nau­ta Vic­tor Glo­ver, y con la ho­nes­ti­dad e inocen­cia de un no­va­to, el per­so­na­je re­su­mió la emo­ción que se res­pi­ra en la se­de de Spa­ceX: “¿Es­cu­chan to­do ese rui­do al fon­do? Eso sig­ni­fi­ca que es­tán pa­san­do co­sas in­creí­bles”.

Mien­tras de­ce­nas de in­ge­nie­ros se­guían tra­ba­jan­do en un enor­me han­gar de Spa­ceX, si­tua­do en la ciu­dad ca­li­for­nia­na de Hawt­hor­ne, Glo­ver y sus com­pa­ñe­ros Doug Hur­ley, Bob Behn­ken y Mi­ke Hop­kins, se pre­sen­ta­ron an­te los me­dios co­mo los pro­ta­go­nis­tas del gran e in­mi­nen­te desafío de la com­pa­ñía ae­ro­es­pa­cial fun­da­da por Elon Musk: lle­var as­tro­nau­tas al es­pa­cio.

Spa­ceX y Boeing fue­ron las dos em­pre­sas se­lec­cio­na­das por la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de la Ae­ro­náu­ti­ca y del Es­pa­cio (NA­SA) pa­ra reanu­dar los via­jes al es­pa­cio des­de sue­lo es­ta­dou­ni­den­se por me­dio de una co­la­bo­ra­ción en­tre los sec­tor pú­bli­co y pri­va­do.

Des­de el 2011, año en que la NA­SA fi­na­li­zó el lan­za­mien­to de sus trans­bor­da­do­res, Es­ta­dos Uni­dos ha­bía te­ni­do que re­cu­rrir a la So­yuz ru­sa pa­ra en­viar as­tro­nau­tas a la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal (EEI), un mal ne­go­cio por el que pa­ga­ba a Mos­cú cer­ca de 80 mi­llo­nes dó­la­res por asien­to y tam­bién una si­tua­ción mo­les­ta pa­ra una po­ten­cia que se sien­te muy or­gu­llo­sa de su his­to­ria es­pa­cial lle­na de éxi­tos, por ejem­plo, ha­ber pi­sa­do la Lu­na.

Ba­jo un con­tra­to con la NA­SA por el que re­ci­bi­rá 2,600 mi­llo­nes de dó­la­res, el plan de Spa­ceX pa­ra su na­ve co­no­ci­da co­mo Crew Dra­gon o Dra­gon 2 cuen­ta con dos fa­ses.

En no­viem­bre es­tá pre­vis­to que se lle­ve a ca­bo un vue­lo de prue­ba de la Crew Dra­gon sin tri­pu­lan­tes.

Si to­do sa­le se­gún lo pre­vis­to, en abril del 2019 Bob Behn­ken y Doug Hur­ley se­rán los pri­me­ros as­tro­nau­tas en al­can­zar el es­pa­cio con la na­ve de Spa­ceX, mien­tras que Mi­ke Hop­kins y Vic­tor Glo­ver pos­te­rior­men­te se con­ver­ti­rán en los pri­me­ros que lle­guen a la EEI pa­ra una mi­sión de lar­ga du­ra­ción.

En Hawt­hor­ne, la ciu­dad ca­li­for­nia­na de la que bro­ta­ron las chis­pean­tes me­lo­días de The Beach Boys, un cohe­te Fal­con 9 en desuso, Spa­ceX da la bien­ve­ni­da a quie­nes se aden­tran en sus ins­ta­la­cio­nes.

MA­QUE­TA DE LA CÁP­SU­LA

Spa­ceX in­vi­tó a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción a que co­no­cie­ran, por ejem­plo, el si­mu­la­dor en el que es­tán en­tre­nan­do los as­tro­nau­tas, una ré­pli­ca prác­ti­ca­men­te exac­ta de la Crew Dra­gon, en la que se en­sa­yan des­de es­ce­na­rios ru­ti­na­rios a ca­tas­tró­fi­cos.

Y en­tre es­tric­tos re­qui­si­tos de la com­pa­ñía so­bre lo que se po­día o no gra­bar o de lo que se po­día o no re­por­tar, un secretismo com­pren­si­ble en mi­sio­nes con tan­to en jue­go, los cua­tro as­tro­nau­tas de la NA­SA que vo­la­rán con­ta­ron al­gu­nos de­ta­lles de su tra­ba­jo.

Así, ex­pli­ca­ron que fren­te a la So­yuz, una na­ve “muy fia­ble”, pe­ro con “tec­no­lo­gía vie­ja”, la Crew Dra­gon tie­ne co­mo ven­ta­ja que ha si­do di­se­ña­da “des­de ce­ro” con los avan­ces cien­tí­fi­cos más re­cien­tes.

El si­mu­la­dor que pu­die­ron vi­si­tar los pe­rio­dis­tas re­sul­ta­ba, a pri­me­ra vis­ta, bas­tan­te es­pa­cio­so y con­ta­ba con cua­tro asien­tos per­so­na­li­za­dos, am­plias ven­ta­nas y una pan­ta­lla su­pe­rior.

Tam­bién en el desa­rro­llo del tra­je han par­ti­ci­pa­do los as­tro­nau­tas, quie­nes des­ta­ca­ron que Spa­ceX ha lo­gra­do una ves­ti­men­ta “más có­mo­da” y que el cas­co, fa­bri­ca­do por im­pre­sión en 3D, es “muy li­ge­ro”.

“No va­mos a vo­lar has­ta que es­te­mos pre­pa­ra­dos pa­ra ha­cer­lo de for­ma se­gu­ra”, ase­gu­ró de for­ma ta­jan­te la pre­si­den­ta de Spa­ceX, Gwyn­ne Shot­well.

“La se­gu­ri­dad va a ser nues­tra preo­cu­pa­ción pri­mor­dial (...). Que­re­mos ha­cer to­do lo que ha­ga fal­ta pa­ra de­mos­trar que es­te vehícu­lo se­rá ca­paz de lle­var as­tro­nau­tas des­de sue­lo es­ta­dou­ni­den­se las ve­ces que la NA­SA con­si­de­re ha­cer­lo”, aña­dió.

So­bre los re­tra­sos de Spa­ceX en el pa­sa­do, Shot­well men­cio­nó con iro­nía que “pre­de­cir fe­chas de lan­za­mien­to nos pue­de con­ver­tir en men­ti­ro­sos”.

“Es­pe­ro que en es­ta oca­sión no me con­vier­ta en men­ti­ro­so”, agre­gó Shot­well, quien, acer­ca del be­ne­fi­cio del con­tra­to que fir­mó, in­di­có que la mi­sión no le re­pre­sen­ta­rá “pér­di­das” a la com­pa­ñía.

Ves­ti­dos con tra­jes azu­les, los as­tro­nau­tas mos­tra­ron su en­tu­sias­mo. “Po­der vo­lar en el pri­mer vue­lo de un vehícu­lo co­mo pi­lo­to de prue­bas es una opor­tu­ni­dad que su­ce­de una vez por ge­ne­ra­ción, así que ob­via­men­te es­toy muy agra­de­ci­do”, di­jo Doug Hur­ley.

“Pe­ro tam­bién te­ne­mos mu­cho tra­ba­jo por ha­cer”, aña­dió.

Y el de­bu­tan­te Vic­tor Glo­ver, el úni­co de los cua­tro que no ha es­ta­do aún en el es­pa­cio, sin­te­ti­zó su ilu­sión: “Lo que más an­sío, y pro­ba­ble­men­te es un cli­ché, es la ex­pe­rien­cia com­ple­ta, por­que mi pri­me­ra se­ma­na en el es­pa­cio se­rá mi ‘pri­me­ra­pri­me­ra’ se­ma­na en el es­pa­cio (...) To­do lo que con­si­ga ha­cer se­rá la pri­me­ra vez que lo ha­ga en ór­bi­ta, así que ten­go mu­chas ga­nas de ha­cer to­do el via­je”.

Fo­to: twp

Los as­tro­nau­tas de la NA­SA que tri­pu­la­rán el Spa­ceX.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.