Due­le Ve­ne­zue­la

Se­ma­na crítica en el país de Ni­co­lás Ma­du­ro; la eli­mi­na­ción de ce­ros tra­ta de cu­brir la du­ra de­va­lua­ción de la mo­ne­da.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Fa­bio­la Sánchez (AP)

Caracas. “Es­te bi­lle­te va pa­ra la ba­su­ra”, afir­mó el pa­sa­do lu­nes un em­plea­do de una es­ta­ción de ga­so­li­na de Ve­ne­zue­la tras re­ci­bir un vie­jo bi­lle­te de 100 bo­lí­va­res que pa­gó un clien­te pa­ra lle­nar el tan­que de su vehícu­lo en el arran­que de la re­con­ver­sión mo­ne­ta­ria que se ini­ció con al­gu­nos in­con­ve­nien­tes de­bi­do a que la nue­va mo­ne­da aún no es­tá en cir­cu­la­ción.

“Si no ten­go más mo­ne­das, ¿de dón­de voy a sa­car los reales?”, res­pon­dió Án­gel Blan­co, un mé­di­co de 67 años, al em­plea­do de la es­ta­ción de com­bus­ti­ble que acep­tó re­sig­na­do el bi­lle­te que po­co des­pués lan­zó a un la­do de la máquina dis­pen­sa­do­ra de ga­so­li­na.

La eli­mi­na­ción de cin­co ce­ros al bo­lí­var co­men­zó en me­dio del des­con­cier­to y te­mor de los ve­ne­zo­la­nos y la cú­pu­la del sec­tor em­pre­sa­rial, que ad­vir­tió el lu­nes que las re­cien­tes me­di­das anun­cia­das por las au­to­ri­da­des co­lo­can al apa­ra­to pro­duc­ti­vo de Ve­ne­zue­la en “gra­ve ries­go de quie­bra”.

“Es­to es lo peor que pudo ha­ber pa­sa­do por­que la in­fla­ción va a ser horrible”, ex­pre­só Wi­lliam Mén­dez, un em­pre­sa­rio de 47 años, tras sa­car del bol­si­llo de su pan­ta­lón un fa­jo de vie­jos bi­lle­tes pa­ra pa­gar el lle­na­do del tan­que de su ca­rro.

En el ini­cio del pro­ce­so, las au­to­ri­da­des acep­ta­ron que los vie­jos y nue­vos bi­lle­tes con­vi­van por un tiem­po mien­tras se co­lo­can en el mer­ca­do las nue­vas pie­zas.

“Va­mos a des­mon­tar la per­ver­sa gue­rra del ca­pi­ta­lis­mo pa­ra ins­ta­lar un sis­te­ma eco­nó­mi­co vir­tuo­so, equi­li­bra­do”, afir­mó el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro ho­ras an­tes de la en­tra­da en vi­gor del nue­vo cono mo­ne­ta­rio que a par­tir de hoy (lu­nes) se lla­ma “bo­lí­var so­be­rano”.

Ma­du­ro anun­ció la no­che del do­min­go, en una trans­mi­sión de Fa­ce­book Li­ve, que a par­tir del 1 de sep­tiem­bre en­tra­rá en vi­gor el nue­vo sa­la­rio mí­ni­mo de 1,800 bo­lí­va­res so­be­ra­nos (unos 30 dó­la­res), que re­pre­sen­ta un in­cre­men­to de 3,300% en com­pa­ra­ción con el suel­do de 51.9 bo­lí­va­res so­be­ra­nos que se acor­dó en ju­nio. El man­da­ta­rio pre­ci­só que el nue­vo sa­la­rio equi­val­drá a me­dio pe­tro, que es la crip­to­mo­ne­da ve­ne­zo­la­na.

Tras la sus­pen­sión du­ran­te unas 12 ho­ras de las ope­ra­cio­nes ban­ca­rias pa­ra adap­tar­se al nue­vo cono mo­ne­ta­rio, la ma­yo­ría de los ban­cos reac­ti­va­ron de ma­ne­ra pro­gre­si­va el lu­nes sus transac­cio­nes por In­ter­net y en ca­je­ros au­to­má­ti­cos don­de se co­men­za­ron a su­mi­nis­trar los nue­vos bi­lle­tes.

La decisión del go­bierno de de­cla­rar el lu­nes co­mo fe­ria­do na­cio­nal im­pi­dió per­ci­bir el im­pac­to ini- cial de la re­con­ver­sión de­bi­do a que los ban­cos y la ma­yo­ría de los co­mer­cios es­ta­ban ce­rra­dos.

ME­DI­DAS SIN RUM­BO

Los ana­lis­tas pre­vén que las re­cien­tes me­di­das eco­nó­mi­cas po­ten­cia­rán la hi­per­in­fla­ción, la es­ca­sez de bie­nes y la re­ce­sión que gol­pea al país des­de ha­ce cua­tro años.

En ju­lio, los pre­cios cre­cie­ron a un rit­mo dia­rio de 2.7%, lo que lle­vó al cie­rre del mes la in­fla­ción a 125% y la ta­sa anua­li­za­da a 82,766%, se­gún cálcu­los de la Asam­blea Na­cio­nal, que con­tro­la la opo­si­ción. De acuer­do con es­ti­ma­cio­nes del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, la in­fla­ción po­dría dar un brin­co es­te año en Ve­ne­zue­la a 1’000,000 por cien­to.

La in­cer­ti­dum­bre tam­bién al­can­zó al sec­tor em­pre­sa­rial y co­mer­cial, que se­gún al­gu­nos ana­lis­tas po­drían en­fren­tar una de­ba­cle por el au­men­to de sa­la­rio mí­ni­mo.

“No exis­te el ni­vel de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, ni el flu­jo de ca­ja en las em­pre­sas pa­ra po­der cum­plir con es­te in­cre­men­to”, ex­pre­só en un co­mu­ni­ca­do la Fe­de­ra­ción de Cá­ma­ras y Aso­cia­cio­nes de Co­mer­cio y Pro­duc­ción de Ve­ne­zue­la, la ma­yor Cá­ma­ra de em­pre­sas del país, y sos­tu­vo que las me­di­das “au­men­tan la ines­ta­bi­li­dad en la eco­no­mía”.

Co­mo par­te del nue­vo es­que­ma de con­trol, el ti­po de cam­bio fluc­tua­rá li­bre­men­te de acuer­do a la ofer­ta y de­man­da que re­sul­te de las tres subas­tas se­ma­na­les de di­vi­sas que reali­cen los pri­va­dos en las que el go­bierno ya no par­ti­ci­pa­rá, in­di­có Si­món Zer­pa, mi­nis­tro de Fi­nan­zas.

El go­bierno ya no es­ta­ble­ce­rá res­tric­cio­nes pa­ra la ofer­ta de di­vi­sas, pe­ro si man­ten­drá con­tro­les en la de­man­da. Las em­pre­sas so­lo po­drán com­prar 400,000 dó­la­res al mes mien­tras las per­so­nas naturales so­lo po­drán ad­qui­rir 500 dó­la­res men­sua­les, pre­ci­só Zer­pa.

El Ban­co Cen­tral de Ve­ne­zue­la anun­ció que un pe­tro equi­val­drá a 60 dó­la­res, lo que lle­va la ta­sa de cam­bio a 60 bo­lí­va­res so­be­ra­nos por dó­lar.

El des­con­cier­to con­ti­núa rei­nan­do en­tre los ve­ne­zo­la­nos mien­tras in­ten­tan adap­tar­se a la eli­mi­na­ción de cin­co ce­ros del bo­lí­var que dis­pu­so el go­bierno pa­ra ha­cer fren­te a la hi­per­in­fla­ción.

Ma­du­ro anun­ció tam­bién que ajus­ta­rá a 16% del Im­pues­to al Va­lor Agre­ga­do (IVA) y que lle­va­rá a pre­cios in­ter­na­cio­na­les la ga­so­li­na que se ven­de a me­nos de 1 cen­ta­vo de dó­lar y es la más ba­ra­ta de mun­do.

La eco­no­mis­ta Ta­ma­ra He­rre­ra, di­rec­to­ra de la fir­ma lo­cal Sín­te­sis Fi­nan­cie­ra, afir­mó que la dis­mi­nu­ción de los ce­ros a la mo­ne­da per­mi­ti­rá su­pe­rar los pro­ble­mas ope­ra­ti­vos de los co­bros, pa­gos, fac­tu­ra­cio­nes y cos­tos de dis­tin­ta ín­do­le.

So­bre los cam­bios de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca plan­tea­dos por el go­bierno, He­rre­ra in­di­có que has­ta el mo­men­to se des­co­no­ce cuán or­de­na­dos, sis­té­mi­cos y pro­fun­dos se­rán, y ad­vir­tió que de no ha­cer­se bien, “se va a per­der tam­bién es­ta re­con­ver­sión”, que ase­gu­ró que re­pre­sen­tó una ero­ga­ción de ca­si 400 mi­llo­nes de dó­la­res.

¿CÓ­MO PA­GAR EL PAN?

Saúl Ji­mé­nez só­lo que­ría com­prar en la pa­na­de­ría de su ve­cin­da­rio en la capital ve­ne­zo­la­na el lu­nes. No le fue bien.

Con los ban­cos ce­rra­dos pa­ra res­ta­ble­cer sus sis­te­mas pa­ra el cam­bio, las tar­je­tas de Ji­mé­nez no fun­cio­na­ron y la es­ce­na se re­pi­tió en to­do Caracas.

“No fui só­lo yo. A otras per­so­nas tam­po­co les fun­cio­nó”, di­jo el abo­ga­do, quien aban­do­nó la pa­na­de­ría con las ma­nos va­cías y frus­tra­do. “Ni la tar­je­ta de dé­bi­to ni la tar­je­ta de cré­di­to”.

Los lí­de­res de la opo­si­ción, apro­ve­chan­do la ten­sión en­tre los ve­ne­zo­la­nos, pi­die­ron la huelga na­cio­nal que se desa­rro­lló el pa­sa­do mar­tes. Sa­ca­ron a las ca­lles a ma­sas enoja­das con­tra el par­ti­do go­ber­nan­te so­cia­lis­ta de Ma­du­ro, al­go que no ha­bía ocu­rri­do en al­go más de un año.

Ve­ne­zue­la fue al­gu­na vez una de las na­cio­nes más prós­pe­ras de Amé­ri­ca La­ti­na, con las re­ser­vas pro­ba­das de pe­tró­leo más gran­des del mun­do, pe­ro una caí­da re­cien­te en los pre­cios del pe­tró­leo, acom­pa­ña­da de co­rrup­ción sin límites y una ma­la ad­mi­nis­tra­ción du­ran­te dos dé­ca­das del ré­gi­men so­cia­lis­ta, ha de­ja­do a la eco­no­mía en una his­tó­ri­ca cri­sis.

“Los pró­xi­mos días se­rán muy con­fu­sos tan­to pa­ra los con­su­mi­do­res co­mo pa­ra el sec­tor pri­va­do, es­pe­cial­men­te los mi­no­ris­tas co­mer­cia­les”, di­jo As­dru­bal Oli­ve­ros, di­rec­tor de Ecoa­na­li­ti­ca, con se­de en Caracas. “Es un es­ce­na­rio caó­ti­co”.

Los due­ños de ne­go­cios di­cen que te­men que el au­men­to re­pen­tino de suel­dos los ha­ga in­ca­pa­ces de pa­gar a los em­plea­dos sin au­men­tar drás­ti­ca­men­te los pre­cios.

En efec­to, la es­pi­ral de pre­cios y sa­la­rios es una ma­la se­ñal, in­clu­si­ve, den­tro de una eco­no­mía he­te­ro­do­xa.

Fo­to: the was­hing­ton post

Un hom­bre duer­me sen­ta­do en un ban­co en la capital de Ve­ne­zue­la, Caracas, el pa­sa­do lu­nes.

Tra­ba­ja­dor es del sec­tor salud re­cla­ma­ron al go­bierno el su­mi­nis­tro de me­di­ci­nas. La ima­gen co­rres­pon­de al 16 de agos­to en Caracas.

Fo­to: afp

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.