¿Va­mos ha­cia una au­to­cra­cia?

El au­tor pu­bli­có re­cien­te­men­te el li­bro One Na­tion Af­ter Trump, en coau­to­ría con Nor­man J. Orns­tein y Tho­mas E. Mann; su cuen­ta de Twit­ter es: @ EJDion­ne

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Opinión - EJ Dion­ne Jr.

En su li­bro How De­mo­cra­cies Die (Có­mo mueren las de­mo­cra­cias), los po­li­tó­lo­gos Ste­ven Le­vitsky y Daniel Zi­blatt es­cri­ben: “¿Có­mo es po­si­ble que po­lí­ti­cos au­to­ri­ta­rios elec­tos des­tru­yan a las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas que se su­po­ne que los li­mi­tan?”

Al­gu­nos lo hacen muy rá­pi­do, en una so­la ju­ga­da. Por lo ge­ne­ral, la des­truc­ción de las ins­ti­tu­cio­nes ocu­rre de ma­ne­ra len­ta (...) La ero­sión de la de­mo­cra­cia se pro­du­ce po­co a po­co, a me­nu­do en pe­que­ños pa­sos”.

Nues­tra na­ción es­tá di­vi­di­da de mu­chas ma­ne­ras, y uno de los abis­mos más im­por­tan­tes se vin­cu­la a la pre­gun­ta de si el pre­si­den­te Trump re­pre­sen­ta una ame­na­za pa­ra nues­tra Cons­ti­tu­ción. ¿Es sim­ple­men­te un de­ma­go­go bo­cón, o es un au­tó­cra­ta en formación, dis­pues­to a ata­car los fun­da­men­tos del go­bierno re­pu­bli­cano?

Mu­chos de los que te­me­mos que Trump es­tá ame­na­zan­do a las li­ber­ta­des so­mos ca­li­fi­ca­dos co­mo alar­mis­tas pues, di­cen, no te­ne­mos con­fian­za en la re­sis­ten­cia de los con­tro­les y ba­lan­zas del po­der.

Es cier­to que la ma­yo­ría de nuestros de­re­chos es­tán to­da­vía in­tac­tos. To­da­vía te­ne­mos li­ber­tad de ex­pre­sión y li­ber­tad de pren­sa, a pe­sar de los ata­ques de Trump en con­tra de am­bos. Des­pués de to­do, es­toy es­cri­bien­do es­ta co­lum­na, y us­ted pue­de leer­la, y es­tar en desacuer­do si lo desea.

Adi­cio­nal­men­te, el par­ti­do de la opo­si­ción, el De­mó­cra­ta, tie­ne bue­nas po­si­bi­li­da­des de ga­nar al me­nos una de las cá­ma­ras en las elec­cio­nes de no­viem­bre. Por lo que to­ca al Tri­bu­nal Su­pre­mo, los jue­ces han blo­quea­do mu­chas de las de­ci­sio­nes más atro­ces de Trump, en­tre ellas la se­pa­ra­ción de los in­te­gran­tes de fa­mi­lias de in­mi­gran­tes.

Por to­do lo an­te­rior, uno pue­de es­tar agra­de­ci­do. Sin em­bra­go, es pre­ci­sa­men­te la com­pla­cen­cia en­tre ciu­da­da­nos que vi­ven en de­mo­cra­cias li­be­ra­les, la que ten­dría que ad­ver­tir­nos so­bre lo que es­cri­ben Le­vitsky y Zi­blatt.

Hay va­rios ele­men­tos que no de­be­rían pa­sar por al­to en­tre no­so­tros: Trump ha in­vo­ca­do la fra­se de Sta­lin “enemi­gos del pue­blo” pa­ra di­ri­gir­la ha­cia la pren­sa li­bre; el des­pi­do de los ser­vi­do­res pú­bli­cos que se han mo­vi­do pa­ra re­ve­lar las fe­cho­rías del pro­pio pre­si­den­te, em­pe­zan­do por el en­ton­ces di­rec­tor del FBI, Ja­mes B. Co­mey; el elo­gio efu­si­vo de Trump a dés­po­tas ex­tran­je­ros; su len­gua­je ex­tra­va­gan­te­men­te agresivo y abu­si­vo (a me­nu­do con car­ga ra­cial) con­tra sus opo­nen­tes; y su ne­ga­ti­va a se­guir las prác­ti­cas tra­di­cio­na­les so­bre con­flic­tos de in­tere­ses fa­mi­lia­res.

Añá­da­se a es­to el há­bi­to au­to­ri­ta­rio de ins­ti­tu­cio­na­li­zar la men­ti­ra co­mo un as­pec­to ru­ti­na­rio del go­bierno.

¡Mu­cho cui­da­do!

Fo­to: the was­hing­ton post

El pre­si­den­te Trump, en la Ca­sa Blanca el pa­sa­do 17 de agos­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.