Bur­bu­jas sa­lu­da­bles y eco­ló­gi­cas

So­das­tream fue ad­qui­ri­da por Pe­psi­Co por 3,200 mi­llo­nes de dó­la­res, un gran pre­cio pa­ra una em­pre­sa que re­ci­bió ata­ques po­lí­ti­cos

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Negocios - Ab­ha Bhat­ta­rai

Pe­psi­Co es­tá apos­tan­do fuer­te por la his­to­ria de amor de los es­ta­dou­ni­den­ses con el agua car­bo­na­ta­da.

El gi­gan­te de las be­bi­das ad­qui­rió al fa­bri­can­te de ga­seo­sas de Is­rael So­daS­tream por 3,200 mi­llo­nes de dó­la­res, un gran be­ne­fi­cio pa­ra una com­pa­ñía que fue du­ran­te años cen­tro de ata­ques pro-pa­les­ti­nos que pe­dían el boi­cot a Is­rael, ya que su prin­ci­pal fá­bri­ca se en­con­tra­ba en la co­lo­nia ju­día de Maa­lé Adu­mim, en te­rri­to­rio pa­les­tino ocu­pa­do.

Pe­psi­Co anun­ció que ad­qui­ri­ría to­das las ac­cio­nes de So­daS­tream por 144 dó­la­res la ac­ción, una pri­ma de 32% al pre­cio pro­me­dio pon­de­ra­do a 30 días.

Ha­ce unas se­ma­nas, So­daS­tream re­por­tó sus re­sul­ta­dos más so­bre­sa­lien­tes en la his­to­ria de la com­pa­ñía: un in­cre­men­to de 31% en sus in­gre­sos res­pec­to al año pa­sa­do (172 mi­llo­nes de dó­la­res); un brin­co de 89% en ga­nan­cias de ope­ra­ción equi­va­len­te a 32 mi­llo­nes de dó­la­res; y un in­cre­men­to de 82% en ga­nan­cias ne­tas, 26 mi­llo­nes de dó­la­res.

“Los es­ta­dou­ni­den­ses han be­bi­do agua mi­ne­ral du­ran­te más de un si­glo, pe­ro he­mos al­can­za­do un pun­to de in­fle­xión”, di­jo Barry Jo­seph, au­tor del li­bro Sel­tzer­to­pia: The Ex­traor­di­nary Story of an Or­di­nary Drink. “El agua ga­seo­sa ya no es só­lo una be­bi­da; se ha convertido en una op­ción de es­ti­lo de vi- da”, ar­gu­men­ta.

La pre­si­den­ta y di­rec­to­ra ge­ne­ral de Pe­psi­Co, In­dra Noo­yi, di­jo que las com­pa­ñías son una “unión acer­ta­da” da­do que el ob­je­ti­vo de am­bas es re­du­cir el des­per­di­cio y li­mi­tar su im­pac­to am­bien­tal.

Las ven­tas de agua ga­si­fi­ca­da han cre­ci­do 42% en los úl­ti­mos cin­co años, se­gún Be­ve­ra­ge Mar­ke­ting Corp. Mien­tras tan­to, el consumo de re­fres­cos de Es­ta­dos Uni­dos es­tá en su ni­vel más ba­jo en 31 años, se­gún da­tos de la pu­bli­ca­ción co­mer­cial Be­ve­ra­ge Di­gest.

Los gi­gan­tes de los re­fres­cos es­tán to­man­do no­ta: Co­ca-Co­la pa­gó el año pa­sa­do 220 mi­llo­nes de dó­la­res por To­po Chi­co, una mar­ca de agua mi­ne­ral con 120 años de his­to­ria y se­gui­do­res de cul­to. La in­ver­sión pa­re­ce es­tar dan­do sus fru­tos: las ven­tas de To­po Chi­co au­men­ta­ron 30% en el pri­mer tri­mes­tre de es­te año, in­clu­so cuan­do las ven­tas to­ta­les de la com­pa­ñía dis­mi­nu­ye­ron 16 por cien­to.

“A los con­su­mi­do­res to­da­vía les gus­tan las bur­bu­jas, quie­ren car­bo­na­ta­ción, pe­ro lo quie­ren en un pro­duc­to más saludable”, di­jo Gary Hemp­hill, di­rec­tor de In­ves­ti­ga­ción de Be­ve­ra­ge Mar­ke­ting Corp a The Was­hing­ton Post en el 2015.

So­daS­tream fa­bri­ca má­qui­nas que per­mi­ten que la gen­te ha­ga be­bi­das ga­seo­sas en su ca­sa y se ha po­si­cio­na­do co­mo un pro­vee­dor de productos más sa­nos en con­tras­te con las tra­di­cio­na­les be­bi­das azu­ca­ra­das y ga­si­fi­ca­das. El di­rec­tor ge­ne­ral de So­daS­tream, Daniel Birn­baum, di­jo que la ac­ción con Pe­psi­Co mar­ca una “va­li­da­ción de nues­tra mi­sión pa­ra ofre­cer soluciones más sa­nas, con­ve­nien­tes y ami­ga­bles al me­dio am­bien­te a los con­su­mi­do­res del mun­do”.

La em­pre­sa ha asen­ta­do su avan­ce en agre­si­vas cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias. Con­tra­tó a la ac­triz Scar­lett Johans­son co­mo ima­gen de su mar­ca en un anun­cio du­ran­te el Su­per Bowl, la gran fi­nal anual de fut­bol ame­ri­cano del 2014. El vi­deo fue par­cial­men­te cen­su­ra­do por los or­ga­ni­za­do­res del even­to de­por­ti­vo, ya que desafia­ba la he­ge­mo­nía de Co­ca-Co­la y Pep­si, dos de los prin­ci­pa­les anun­cian­tes.

Ha­ce tres años, So­daS­tream ce­rró su fá­bri­ca en Cis­jor­da­nia en­tre pe­ti­cio­nes por boi­cots in­ter­na­cio­na­les y, en su lu­gar, abrió una nue­va fá­bri­ca en el de­sier­to Né­guev de Is­rael.

A los con­su­mi­do­res to­da­vía les gus­tan las bur­bu­jas, pe­ro las quie­ren en un pro­duc­to más saludable.

Gary Hemp­hill,

Di­rec­tor de In­ves­ti­ga­ción de Be­ve­ra­ge Mar­ke­ting.

Fo­to: twp

Pro­du­cos del fa­bri­can­te is­rae­lí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.