Lu­chó con­tra la dic­ta­du­ra pe­ro aho­ra es un dic­ta­dor

Des­pués de más de 20 años en el po­der, el pre­si­den­te Da­niel Or­te­ga vi­ve una de sus peo­res cri­sis so­cia­les

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Nicaragua - Jos­hua Partlow

Managua, Nic. Da­niel Or­te­ga era un jo­ven re­vo­lu­cio­na­rio vic­to­rio­so ves­ti­do con tra­je co­lor oli­va y len­tes de gran ta­ma­ño cuan­do Jimmy Car­ter lo re­ci­bió en la Ca­sa Blan­ca en 1979 y le pi­dió que “fue­ra ama­ble” con los Es­ta­dos Uni­dos.

Pa­ra Ro­nald Rea­gan, Or­te­ga era un mar­xis­ta pe­li­gro­so, un “pe­que­ño dic­ta­dor” res­pal­da­do por la Unión So­vié­ti­ca, y un pro­ta­go­nis­ta de la Gue­rra Fría de los años 80 cuan­do Es­ta­dos Uni­dos lu­chó con­tra el co­mu­nis­mo en su pa­tio tra­se­ro.

Du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de Oba­ma, Or­te­ga fue vis­to co­mo un vie­jo iz­quier­dis­ta, no del to­do be­nigno, que se ha­bía acos­tum­bra­do al ca­pi­ta­lis­mo y ha­bía man­te­ni­do a ra­ya la vio­len­cia de las pan­di­llas.

Aho­ra, con 72 años de edad y go­ber­nan­do por cuar­ta oca­sión, Or­te­ga se ha qui­ta­do el uni­for­me y los len­tes. Su ca­be­llo es­ca­sea, y arras­tra las pa­la­bras, que­dan­do so­la­men­te los susurros. A pe­sar de lo an­te­rior, pa­ra mu­chos, es­ta eta­pa de Or­te­ga es la más pe­li­gro­sa de to­das.

En los úl­ti­mos cua­tro me­ses, Da­niel Or­te­ga ha or­de­na­do ata­ques des­pia­da­dos en con­tra de ma­ni­fes­tan­tes que ex­pre­san su de­seo de que re­nun­cie a la Pre­si­den­cia del país, lo que ha lle­va­do a mu­chos a al ex co­man­dan­te gue­rri­lle­ro con la dic­ta­du­ra que él ayu­dó a de­rro­car ha­ce ca­si 40 años.

IRRE­CO­NO­CI­BLE

“El Or­te­ga de hoy no es re­co­no­ci­ble pa­ra na­die que lo ha­ya co­no­ci­do”, di­jo Henry Ruiz, uno de los gue­rri­lle­ros que lo acom­pa­ñó du­ran­te la re­vo­lu­ción san­di­nis­ta y tam­bién fue miem­bro de uno de sus ga­bi­ne­tes.

Or­te­ga go­bier­na Ni­ca­ra­gua con un pe­que­ño gru­po de lea­les y fa­mi­lia­res. Ro­sa­rio Mu­ri­llo, su es­po­sa, tam­bién ha­ce las ve­ces de vi­ce­pre­si­den­ta. Jun­tos pro­ta­go­ni­za­ron la ima­gen pu­bli­ci­ta­ria de una pa­re­ja de pa­dres que be­ne­fi­cia­rían a su país. Su par­ti­do san­di­nis­ta, que co­men­zó co­mo un gru­po gue­rri­lle­ro en la dé­ca­da de 1960, se ha con­ver­ti­do en un sus­ti­tu­to del Es­ta­do: en un cru­ce fron­te­ri­zo con Cos­ta Ri­ca, se pue­den ob­ser­var ban­de­ras san­di­nis­tas ne­gras y ro­jas, pe­ro no las ban­de­ras azul y blan­ca, de Ni­ca­ra­gua.

A me­di­da que su fa­mi­lia se ha he­cho más ri­ca y más po­de­ro­sa (su­man­do pro­pie­da­des y ne­go­cios es­tra­té­gi­cos en me­dios de comunicación, en el sec­tor ener­gé­ti­co, en­tre otros), sus ten­den­cias an­ti­de­mo­crá­ti­cas se han vuel­to más pro­nun­cia­das.

Mu­chos ana­lis­tas, in­clui­dos sus an­ti­guos ca­ma­ra­das san­di­nis­tas, creen que los días de Or­te­ga co­mo pre­si­den­te es­tán con­ta­dos.

“Cuan­do un ani­mal re­ci­be un dis­pa­ro en una pa­ta, co­rre, co­rre y co­rre, pe­ro tar­de o tem­prano tie­ne que caer­se”, di­jo Ser­gio Ra­mí­rez, no­ve­lis­ta ni­ca­ra­güen­se que acom- pa­ñó a Or­te­ga en la Pre­si­den­cia en los años 80. “Creo que Or­te­ga se ha dis­pa­ra­do en la pier­na. El mun­do que creó se es­tá co­lap­san­do muy rá­pi­do”.

1974-1990: UN IDEÓLOGO MAR­XIS­TA

Da­niel Or­te­ga nun­ca fue el lí­der san­di­nis­ta más ca­ris­má­ti­co. Tam­po­co fue un gran es­tra­te­ga mi­li­tar; su her­mano me­nor, Hum­ber­to, que lle­gó a ser mi­nis­tro de De­fen­sa, sí te­nía esa ca­rac­te­rís­ti­ca. Or­te­ga tam­po­co era el ideólogo mar­xis­ta más or­to­do­xo en­tre sus ca­ma­ra­das. Te­nía una repu­tación co­mo de prag­má­ti­co.

Da­niel Or­te­ga cre­ció en un ba­rrio de cla­se tra­ba­ja­do­ra en la ca­pi­tal, hi­jo de un hom­bre que lu­chó con­tra el Cuer­po de Ma­ri­nes de Es­ta­dos Uni­dos, le in­cul­có va­lo­res an­ti­im­pe­ria­lis­tas. Du­ran­te su ado­les­cen­cia, se unió a la re­sis­ten­cia con­tra la dic­ta­du­ra de Anas­ta­sio So­mo­za De­bay­le, cu­ya fa­mi­lia ha­bía go­ber­na­do Ni­ca­ra­gua du­ran­te dé­ca­das. Des­pués de ro­bar ban­cos pa­ra fi­nan­ciar la re­vo­lu­ción, Da­niel Or­te­ga fue a pri­sión cuan­do te­nía 20 años, don­de fue víc­ti­ma de la tor­tu­ra.

El hom­bre que emer­gió en 1974 era brus­co, re­traí­do y des­con­fia­do, de acuer­do con per­so­nas que lo co­no­cie­ron du­ran­te esa épo­ca.

“Pa­re­ce que es­te pe­rio­do in­flu­com­pa­rar

Pa­ra la ma­yo­ría de las per­so­nas, él (Or­te­ga) es un ase­sino, un cri­mi­nal, un tor­tu­ra­dor”.

Mó­ni­ca Bal­to­dano,

his­to­ria­do­ra san­di­nis­ta y ex­gue­rri­lle­ra.

yó mu­cho en su per­so­na­li­dad”, di­jo Ser­gio Ra­mí­rez. “Él siem­pre ha si­do un hom­bre muy ais­la­do. No es al­guien con mu­chos ami­gos”.

Opo­si­to­res al go­bierno de Or­te­ga con­si­de­ra­ron que los san­di­nis­tas no eran de­mo­crá­ti­cos, ya que el go­bierno cen­su­ró a me­dios de comunicación, coop­tó al con­se­jo elec­to­ral y uti­li­zó el con­trol de las tar­je­tas de ra­cio­na­mien­to pa­ra alen­tar la leal­tad al par­ti­do.

“Nun­ca fue al­guien que go­ber­na­ra”, di­jo Mó­ni­ca Bal­to­dano, una ex­gue­rri­lle­ra que lu­chó jun­to a Or­te­ga y es ac­tual­men­te una his­to­ria­do­ra del san­di­nis­mo. “Via­jó mu­cho por el cam­po. Y par­te de la fuer­za de su li­de­raz­go re­si­de en aque­llos años, en los víncu­los que desa­rro­lló con las ma­sas san­di­nis­tas y con la gen­te en ge­ne­ral”.

Du­ran­te su pri­mer man­da­to, Or­te­ga tu­vo que li­diar una gue­rra or­ga­ni­za­da por Es­ta­dos Uni­dos en con­tra su­ya. Los con­tras, que vo­la­ron puentes y mi­na­ron puer­tos ni­ca­ra­güen­ses, lu­cha­ron con­tra los san­di­nis­tas du­ran­te años en un con­flic­to que ma­tó a de­ce­nas de mi­les.

“El go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos es­tá pa­tro­ci­nan­do una cam­pa­ña de muer­te con­tra Ni­ca­ra­gua”, di­jo Or­te­ga en un mi­tin an­tes de las elec­cio­nes de 1984, se­gún na­rra Step­hen Kin­zer en su li­bro Blood of Brot­hers.

2006-2018: OR­TE­GA VUEL­VE Y CON­SO­LI­DA EL PO­DER

El Or­te­ga que re­cu­pe­ró la Pre­si­den­cia en el 2006 —des­pués de per­der tres elec­cio­nes con­se­cu­ti­vas— ya ha­bía aban­do­na­do el mar­xis­mo, ate­nua­do su an­ti­ame­ri­ca­nis­mo y am­plia­do su dis­cur­so so­bre la paz y los va­lo­res cris­tia­nos. Se acer­có al sec­tor pri­va­do y cul­ti­vó in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras. Cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res en pe­tró­leo ve­ne­zo­lano, pro­por­cio­na­dos por el go­bierno de Hu­go Chá­vez, re­lle­na­ron el pre­su­pues­to e im­pul­sa­ron los pro­gra­mas so­cia­les.

Ni­ca­ra­gua, que sigue sien­do el se­gun­do país más po­bre del he­mis­fe­rio, des­pués de Hai­tí, pa­só a pro­me­diar más de 4% cien­to de cre­ci­mien­to anual del PIB en los pró­xi­mos 10 años. “Fue una sor­pre­sa muy agra­da­ble pa­ra mí que ma­ne­ja­ra la eco­no­mía co­mo yo lo hu­bie­ra he­cho”, di­jo Fran­cis­co Aguirre Sa­ca­sa, quien fue mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Ni­ca­ra­gua en un pe­rio­do an­te­rior a que Or­te­ga re­to­ma­ra la Pre­si­den­cia. “Pe­ro lo que tam­bién no­ta­mos es que él es­ta­ba in­cre­men­tan­do el con­trol so­bre la Asam­blea Na­cio­nal, so­bre el Po­der Ju­di­cial, e in­clu­si­ve en lo más al­to del Tri­bu­nal Su­pre­mo. Él ha­bía to­ma­do com­ple­ta­men­te el con­trol del po­der elec­to­ral en ese mo­men­to”.

En las elec­cio­nes del 2006 hu­bo per­sis­ten­tes acu­sa­cio­nes de frau­de por par­te de Or­te­ga. Cuan­do ga­nó en el 2011, la mi­sión elec­to­ral de la Unión Eu­ro­pea di­jo que el vo­to ha­bía si­do “opa­co y ar­bi­tra­rio”. An­tes de la vo­ta­ción del 2016, los alia­dos de Or­te­ga en la Le­gis­la­tu­ra mo­di­fi­ca­ron la Cons­ti­tu­ción, eli­mi­na­ron los lí­mi­tes de man­da­to y des­apa­re­cie­ron a la opo­si­ción.

Ac­tual­men­te, los que se opo­nen a Or­te­ga son vis­tos co­mo enemi­gos del Es­ta­do. Si es­tás en con­tra del go­bierno, “te quie­ren fue­ra del país, en­car­ce­la­do o muer­to”, di­jo un al­to fun­cio­na­rio es­ta­dou­ni­den­se.

“Pa­ra la ma­yo­ría de las per­so­nas, él es un ase­sino, un cri­mi­nal, un tor­tu­ra­dor”, di­jo Mó­ni­ca Bal­to­dano, his­to­ria­do­ra san­di­nis­ta y exa­lia­da de Or­te­ga.

Fo­to: ap

Da­niel Or­te­ga, en una fo­to de 1981; en el re­cua­dro, ro­dea­do por el pre­si­den­te Jimmy Car­ter y el es­cri­tor Ser­gio Ra­mí­rez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.