¿Por qué los pe­rio­dis­tas que­rían a McCain?

El se­na­dor re­pu­bli­cano, que fa­lle­ció el pa­sa­do sá­ba­do, era muy cer­cano al gre­mio pe­rio­dís­ti­co

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Opinión - Paul Far­hi

A los re­por­te­ros les gus­ta­ba cu­brir las ac­ti­vi­da­des del se­na­dor John McCain, y John McCain pa­re­cía en­can­ta­do de ser cu­bier­to por ellos. La ma­yo­ría de los po­lí­ti­cos tien­den a ver el pe­li­gro en el mo­men­to en el que un gru­po de pe­rio­dis­tas los per­si­guen, pe­ro McCain, en reali­dad, alen­tó a los re­por­te­ros a que lo si­guie­ran.

El se­na­dor re­pu­bli­cano de Ari­zo­na, que mu­rió el pa­sa­do sá­ba­do a los 81 años, fue un per­so­na­je cer­cano pa­ra los pe­rio­dis­tas. Era fran­co, au­to­crí­ti­co y siem­pre con ga­nas de na­rrar una anéc­do­ta o de sol­tar una di­ver­ti­da bro­ma. Una de las anéc­do­tas que con­tó en más de una oca­sión fue una con­ver­sa­ción que sos­tu­vo con su gran ami­go, el ex­se­na­dor Joe Lie­ber­man, un ju­dío or­to­do­xo. McCain le co­men­tó que que­ría con­ver­tir­se al ju­daís­mo, has­ta que Lie­ber­man le re­cor­dó que ten­dría que te­ner la cir­cun­ci­sión.

Una bro­ma que so­lía de­cir a úl­ti­mas fe­chas, era la for­ma en la que se re­fe­ría a los me­dios de comunicación: “Mi ba­se”, en una cla­ra alu­sión a Trump, crí­ti­co de los me­dios pe­ro adu­la­dor de “su ba­se” elec­to­ral.

McCain tu­vo una his­to­ria le­gen­da­ria: su fa­mi­lia mi­li­tar, su ser­vi­cio co­mo pi­lo­to na­val y su en­car­ce­la­mien­to y su­fri­mien­to de tor­tu­ras en un cam­po de pri­sio­ne­ros nor­viet­na­mi­ta.

Pe­ro re­gre­san­do a su bue­na re­la­ción con los me­dios de comunicación pu­do lo­grar­lo gra­cias a lo que se­du­ce a to­do pe­rio­dis­ta: ser ac­ce­si­ble y es­tar siem­pre dis­po­ni­ble.

“Siem­pre lo pu­de en­con­trar”, di­jo Bob Schief­fer, ve­te­rano pe­rio­dis­ta de la ca­de­na de te­le­vi­sión CBS, quien du­ran­te va­rios años con­du­jo el pro­gra­ma Fa­ce the Na­tion. Co­no­ció a McCain a fi­nes de la dé­ca­da de 1970. “La ma­yo­ría de los po­lí­ti­cos, cuan­do las noticias son bue­nas, no tie­nen pro­ble­mas pa­ra dar la ca­ra. Cuan­do se tra­ta de ma­las noticias, no pue­des en­con­trar­los tan fá­cil­men­te. McCain siem­pre es­tu­vo pre­sen­te y siem­pre dis­pues­to a ve­nir y ha­blar. Y siem­pre tu­vo al­go que de­cir”.

McCain es­ta­ble­ció el ré­cord de apa­ri­cio­nes en Fa­ce the Na­tion, la asom­bro­sa can­ti­dad de 112 pro­gra­mas; 73 ve­ces en Meet the Press, un ré­cord pa­ra ese pro­gra­ma.

En el Se­na­do, era cos­tum­bre ver­lo ca­mi­nar en los pa­si­llos es­pe­ran­do que los re­por­te­ros lo ro­dea­ran, al­go que in­va­ria­ble­men­te ha­cían. Él siem­pre de­vol­vía las lla­ma­das te­le­fó­ni­cas que le ha­cían los re­por­te­ros, un re­ga­lo del cie­lo en nues­tra épo­ca.

La “ba­se” ha de­vuel­to el afec­to en las ho­ras pos­te­rio­res al fa­lle­ci­mien­to de McCain. El to­rren­te de ho­me­na­jes ates­ti­gua su po­si­ción en­tre los pe­rio­dis­tas.

Se le ex­tra­ña­rá.

Fo­to: the was­hing­ton post

John McCain ro­dea­do de pe­rio­dis­tas en el pa­si­llo del Se­na­do en enero del 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.