La ver­da­de­ra in­fluen­cia de Trump en el mun­do

Por in­creí­ble que pa­rez­ca el pre­si­den­te de EU es­tá mar­can­do una ten­den­cia cul­tu­ral en el mun­do: fa­ke news

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Opinión - Jack­son Diehl

Es­ta­dos Uni­dos po­dría es­tar re­ti­rán­do­se del li­de­raz­go mun­dial, pe­ro la in­fluen­cia que ejer­ce su pre­si­den­te si­gue sien­do sor­pren­den­te.

Cuan­do Geor­ge W. Bush hi­zo de la de­mo­cra­cia el tema cen­tral de su se­gun­do dis­cur­so inau­gu­ral, los lí­de­res de to­do el mun­do se apre­su­ra­ron a ha­cer eco de sus pa­la­bras al afir­mar que se­gui­rían su ejem­plo. Al­go inau­di­to ocu­rrió, el emir de Qa­tar y el pre­si­den­te vi­ta­li­cio de Azer­bai­yán vi­si­ta­ron Was­hing­ton y am­bos aplau­die­ron las vir­tu­des de las elec­cio­nes li­bres.

La for­ma del pre­si­den­te Trump ha si­do un po­co di­fe­ren­te a la de sus an­te­ce­so­res. Su idea de pro­tec­cio­nis­mo co­mer­cial no es una idea ex­por­ta­ble. Pe­ro la fra­se que más re­pi­te, fa­ke news (no­ti­cias fal­sas), sin du­da se ha con­ver­ti­do en la ex­por­ta­ción po­lí­ti­ca más in­flu­yen­te de Es­ta­dos Uni­dos des­de la “agen­da de la li­ber­tad” de Bush. So­bra de­cir que el efec­to no ha si­do el mis­mo.

La se­ma­na pa­sa­da, reali­cé un ejer­ci­cio muy sen­ci­llo: me pu­se a re­vi­sar los efec­tos de una de­cla­ra­ción de Trump re­la­ti­va a una crí­ti­ca a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. La no­ta apa­re­ció en 28 paí­ses y el tér­mino que se re­pe­tía en to­das las no­tas fue, en efec­to: no­ti­cias fal­sas, el mis­mo que Trump ha uti­li­za­do pa­ra ata­car el tra­ba­jo le­gí­ti­mo de pe­rio­dis­tas du­ran­te los úl­ti­mos 18 me­ses.

LA PRE­SEN­CIA DE TRUMP EN EL MUN­DO

Tai­wán es uno de los más de me­dia do­ce­na de paí­ses don­de se apro­ba­ron o es­tán ba­jo con­si­de­ra­ción nue­vas le­yes que pe­na­li­zan las no­ti­cias que el go­bierno con­si­de­ra fal­sas.

En Francia , el Fren­te Na­cio­nal de Ma­ri­ne Le Pen es­ta­ble­ció un “equi­po de no­ti­cias fal­sas” pa­ra pu­bli­car fal­sos bo­le­ti­nes en el ca­nal de te­le­vi­sión pú­bli­ca Fran­ce 2. En Ita­lia, el lí­der del Mo­vi­mien­to Cin­co Es­tre­llas, aho­ra par­te de la coa­li­ción go­ber­nan­te , pro­pu­so crear un “ju­ra­do po­pu­lar” pa­ra iden­ti­fi­car no­ti­cias fal­sas.

En In­dia, el go­bierno im­ple­men­tó un plan pa­ra sus­pen­der la acre­di­ta­ción de pe­rio­dis­tas de los que se cree que pro­pa­ga­ron no­ti­cias fal­sas.

Trump fue fe­li­ci­ta­do por el pre­si­den­te de Po­lo­nia, Andrzej Du­da, por ad­ver­tir so­bre el po­der da­ñino de las no­ti­cias fal­sas. “Gra­cias, tui­teó Du­da, de­be­mos con­ti­nuar lu­chan­do con­tra ese fe­nó­meno”.

Ben­ja­mín Ne­tan­yahu y el egip­cio Ab­del­fa­tah al Si­si han cri­ti­ca­do el ca­nal de no­ti­cias CNN: “De­plo­ra­ble”, lo ca­li­fi­có el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res egip­cio, mien­tras que el pri­mer mi­nis­tro de Is­rael lo acu­só de pro­pa­gar no­ti­cias fal­sas.

Sí, Trump in­flu­ye en el mun­do pe­ro de ma­ne­ra par­ti­cu­lar.

Fo­to: the was­hing­ton post

Un hom­bre en la In­dia en­se­ña una no­ti­cia fal­sa com­par­ti­da en What­sApp.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.