Pla­nes mi­li­ta­res de EU pa­ra el fu­tu­ro

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Tecnología - Adam Pem­ble

El Pen­tá­gono y el De­par­ta­men­to de De­fen­sa crea­ron una uni­dad especial pa­ra es­tu­diar có­mo se­rán las gue­rras den­tro de 30 años

El Ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos aca­ba de crear una nue­va uni­dad cu­ya fi­na­li­dad es di­lu­ci­dar có­mo se­rá la gue­rra del fu­tu­ro pa­ra así po­der pre­pa­rar al sol­da­do del ma­ña­na, una mi­sión pa­ra la cual, por pri­me­ra vez, el Pen­tá­gono ha es­ta­ble­ci­do un pues­to de man­do en una ins­ti­tu­ción aca­dé­mi­ca.

En una de­ci­sión iné­di­ta, el De­par­ta­men­to de De­fen­sa ins­ta­ló el pues­to de man­do de su nue­va uni­dad en el edi­fi­cio de Sis­te­mas de la Uni­ver­si­dad de Te­xas, ubi­ca­da en Aus­tin, don­de tra­ba­ja­rán bue­na par­te de los 500 em­plea­dos que aca­ba­rán con­for­man­do el equi­po, de los que 400, se­rán ci­vi­les.

“En el Man­do de Fu­tu­ros del Ejér­ci­to abo­ga­mos por con­tar con cual­quier co­no­ci­mien­to, de cual­quier fuente, pa­ra crear so­lu­cio­nes in­no­va­do­ras más rá­pi­da­men­te y me­jor”, ex­pli­ca es­ta uni­dad fu­tu­ris­ta en su pá­gi­na web.

Por ello, el Pen­tá­gono y la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca uni­rán fuer­zas con el ob­je­ti­vo de es­bo­zar có­mo se­rán los con­flic­tos ar­ma­dos den­tro de 30 años.

“No po­de­mos sol­ven­tar to­dos los re­tos a los que nos en­fren­ta­mos no­so­tros so­los”, re­co­no­ció el co­ro­nel Pa­trick Sei­ber, di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción del Man­do de Fu­tu­ros del Ejér­ci­to.

Al fren­te de es­ta am­bi­cio­sa mi­sión es­ta­rá el ge­ne­ral de cua­tro es­tre­llas, John Mu­rray, quien se in­cor­po­ró a las Fuer­zas Ar­ma­das en 1982 y que cuen­ta con ex­pe­rien­cia en Af­ga­nis­tán.

Des­de ha­ce me­ses, el De­par­ta­men­to de De­fen­sa ha­bía ex­pre­sa­do su preo­cu­pa­ción an­te la po­si­bi­li­dad de que los ajus­tes pre­su­pues­ta­rios de los úl­ti­mos años aca­ben mer­man­do la ca­pa­ci­dad mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se en un mo­men­to crí­ti­co en el que otros paí­ses es­tán au­men­tan­do su in­ver­sión.

“En el pa­sa­do, he­mos es­ta­do cen­tra­dos en la gue­rra ac­tual, mien­tras que al­gu­nos de nues­tros ad­ver­sa­rios nu­clea­res, co­mo pue­den ser Ru­sia y Chi­na —o en me­nor me­di­da Co­rea del Nor­te e Irán— es­ta­ban mi­ran­do al fu­tu­ro”, so­pe­só Pa­trick Sei­ber, di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción del Man­do de Fu­tu­ros del Ejér­ci­to.

A pe­sar de que las tro­pas es­ta­dou­ni­den­ses con­ti­núan ab­sor­tas en la lla­ma­da gue­rra con­tra el te­rror en paí­ses co­mo Af­ga­nis­tán, Irak, Siria o Ní­ger, la nue­va es­tra­te­gia de De­fen­sa Na­cio­nal es­ta­ble­ce que la prio­ri­dad del Pen­tá­gono de­ben ser Chi­na y Ru­sia, que es­tán in­vir­tien­do en dos nue­vos es­ce­na­rios bé­li­cos: el es­pa­cial y el ci­ber­né­ti­co.

La for­ma­ción de es­te nue­vo man­do, ex­pli­có Sei­ber, su­po­ne la pri­me­ra re­or­ga­ni­za­ción for­mal del Ejér­ci­to des­de ha­ce 45 años; es de­cir, des­de 1973, cuan­do tras el va­ra­pa­lo su­fri­do en Viet­nam, el Pen­tá­gono se per­ca­tó de que no era po­si­ble se­guir com­ba­tien­do co­mo en tiem­pos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial (1939-1945).

Esa de­ci­sión fue la se­mi­lla que aca­bó dan­do al­gu­nos fru­tos, co­mo son los he­li­cóp­te­ros Black Hawk o el sis­te­ma de mi­si­les Pa­triot.

La cues­tión que se plan­tea Was­hing­ton aho­ra es cuá­les po­drían ser los nue­vos ele­men­tos que in­cli­nen la ba­lan­za en el cam­po de ba­ta­lla.

“Exis­ten seis prio­ri­da­des que se han plan­tea­do en es­ta mo­der­ni­za­ción: pre­ci­sión en el dis­pa­ro de lar­go al­can­ce, de­sa­rro­llo de vehícu­los de combate de nue­va ge­ne­ra­ción, pla­ta­for­mas de al­za­mien­to ver­ti­cal, for­ma­ción de un Ejér­ci­to más mó­vil y ex­pe­di­ti­vo, sis­te­mas de de­fen­sa aé­rea y de mi­si­les y un sol­da­do más le­tal”, enume­ró Sei­ber.

Du­ran­te la ce­re­mo­nia de inau­gu­ra­ción de la nue­va uni­dad, el ge­ne­ral Mark Mi­lley, je­fe del Es­ta­do Ma­yor del Ejér­ci­to, en­fa­ti­zó ade­más la im­por­tan­cia de cam­pos co­mo la ro­bó­ti­ca y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, en los cua­les el sec­tor pri­va­do y el mun­do aca­dé­mi­co pue­den re­sul­tar de­ter­mi­nan­tes.

“Sa­be­mos que exis­te una mul­ti­tud de tec­no­lo­gías emer­gen­tes que va a te­ner, nos gus­te o no, un im­pac­to en có­mo se lle­ven a ca­bo las ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res. Y va a ser es­te co­man­do el que de­ter­mi­ne la vic­to­ria... o la de­rro­ta”, con­clu­yó Mi­lley.

Fo­to: shut­ters­tock

Un gru­po de sol­da­dos vue­la un dro­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.