El pac­to de Ban­non con Sa­ta­nás

Errol Mo­rris pre­sen­ta Ame­ri­can Dharma, un do­cu­men­tal so­bre Ste­ve Ban­non

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Sonia Rao

Lle­ga al Fes­ti­val de Ve­ne­cia un do­cu­men­tal so­bre el ideó­lo­go de Trump.

Un día des­pués de que The New Yor­ker can­ce­la­ra la par­ti­ci­pa­ción de Ste­ve Ban­non en su fes­ti­val, el otro­ra po­de­ro­so ase­sor de Do­nald Trump de­ja­ba hue­lla en otro fes­ti­val, el de ci­ne de Ve­ne­cia.

El mar­tes se lle­vó a ca­bo el estreno mun­dial de Ame­ri­can Dharma, el re­cien­te do­cu­men­tal rea­li­za­do por el acla­ma­do Errol Mo­rris so­bre el per­so­na­je que hi­zo (o ha­ce a tra­vés de su le­ga­do) fun­cio­nar a la Ca­sa Blan­ca.

In­dig­na­dos, Judd Apa­tow, Jim Ca­rrey y John Mu­la­ney ama­ga­ron con re­ti­rar­se del fes­ti­val or­ga­ni­za­do por The New Yor­ker si Ban­non acu­día. Los tres có­mi­cos pen­sa­ron que “el pú­bli­co ya ha­bía es­cu­cha­do lo su­fi­cien­te so­bre su per­so­na, una des­ca­ra­da ideo­lo­gía su­pre­ma­cis­ta blan­ca y su par­ti­cu­lar po­pu­lis­mo”.

En efec­to, el en­fa­do en­tre los que van a asis­tir al fes­ti­val de la pres­ti­gio­sa re­vis­ta pro­vo­có que el edi­tor de la re­vis­ta The New Yor­ker, Da­vid Rem­nick, le re­ti­ra­ra la in­vi­ta­ción a Ban­non, quien a su vez, le di­jo al New York Ti­mes que Rem­nick “de­mos­tró que era irre­fle­xi­vo cuan­do se en­fren­tó a la tur­ba au­llan­do”.

Mi es­po­sa me di­jo: Ban­non es un po­co co­mo Lu­ci­fer en (la pe­lí­cu­la) Pa­ra­di­se Lost”.

Errol Mo­rris, do­cu­men­ta­lis­ta.

¿QUÉ HAY DEN­TRO

DE LA CA­BE­ZA DE BAN­NON?

La ma­yor par­te del do­cu­men­tal de Mo­rris se ba­sa en una en­tre­vis­ta de apro­xi­ma­da­men­te 16 ho­ras con Ban­non. Si us­ted no co­no­cie­ra a Ban­non y se sen­ta­ra en el ci­ne a ver el do­cu­men­tal, “pro­ba­ble­men­te le pa­rez­ca una fi­gu­ra fas­ci­nan­te, cau­ti­va­do­ra y, en oca­sio­nes, has­ta en­can­ta­do­ra”, es­cri­bió Owen Glei­ber­man de la re­vis­ta Va­riety.

Glei­ber­man se­ña­ló que la pe­lí­cu­la de Mo­rris “ofre­ce des­te­llos de las fe­cho­rías de Ban­non, co­mo son, por ejem­plo, los ti­tu­la­res ra­cial­men­te in­cen­dia­rios del si­tio web Breit­bart News” que di­ri­gió Ban­non an­tes de unir­se a la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Trump.

“¿Ste­ve Ban­non es real­men­te quien di­ce ser? Es cier­to que las ideas que co­no­ce­mos de él cla­ra­men­te for­man par­te de él; sin em­bar­go, al ver Ame­ri­can Dharma, es di­fí­cil es­ca­par del jue­go que plan­tea Errol Mo­rris”, co­men­ta Glei­ber­man.

Ban­non “no es un fu­rio­so tra­ga­fue­gos”, más bien es­tá “ju­gan­do el pa­pel de un oso de pe­lu­che”, re­ma­ta el crí­ti­co de la re­vis­ta Va­riety.

Du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa en Ve­ne­cia, de acuer­do con la pu­bli­ca­ción Holly­wood Re­por­ter, Mo­rris afir­mó que Ame­ri­can Dharma se ha en­fren­ta­do a la “pren­sa hos­til” y agra­de­ció al fes­ti­val por ex­hi­bir su obra. Se ne­gó a co­men­tar si su obra le ter­mi­na ayu­dan­do a Ban­non.

Tam­bién re­ve­ló que cuan­do en­tre­vis­tó a Ban­non lo com­pa­ró con Sa­ta­nás, y tras su res­pues­ta lle­gó la sor­pre­sa. El exes­tra­te­ga de Trump “abra­zó la idea”.

La idea de la com­pa­ra­ción se la otor­gó la es­po­sa de Mo­rris.

“Mi es­po­sa me di­jo: ‘Ban­non es un po­co co­mo Lu­ci­fer en Pa­ra­di­se Lost, y así se lo di­je a él.

“¡Ese per­so­na­je de Lu­ci­fer, tam­bién co­no­ci­do co­mo Sa­ta­nás, me re­cuer­da a ti!’. Creo que eso sir­ve pa­ra apren­der al­go, por­que él acep­tó la idea”.

El ga­na­dor del Os­car al me­jor do­cu­men­tal en el 2003 (The fog of war: ele­ven les­sons from the li­fe of Ro­bert S. McNa­ma­ra) se pre­gun­ta: “¿Cuán­tos per­so­na­jes han abra­za­do la idea de que po­drían ser Sa­ta­nás? No pue­do pen­sar en nin­guno, ex­cep­to en uno: Ste­ve Ban­non. A él le en­can­tó la idea”.

Uno de los pe­rio­dis­tas que asis­tió a la con­fe­ren­cia de pren­sa sol­tó una pre­gun­ta que, qui­zá, el pro­pio The New Yor­ker pu­do ha­ber re­ci­bi­do en las úl­ti­mas se­ma­nas so­bre la pre­sen­cia de Ban­non en su fes­ti­val: “¿Es­tá us­ted aver­gon­za­do por ha­ber­le da­do voz a Ban­non?”. Mo­rris le res­pon­dió: “Si tra­tas de de­cir­me que es­to es ma­lo o que es des­truc­ti­vo, de­bes te­ner mie­do, y tam­bién de­bes es­tar asus­ta­do por­que no apren­de­rás na­da por­que no quie­res apren­der al­go”.

The Was­hing­ton Post pu­do com­pro­bar que Ban­non no asis­tió al Fes­ti­val de Ve­nen­cia pa­ra ver el lan­za­mien­to del do­cu­men­tal.

Fo­to: twp

Ban­non en la pla­za Na­vo­na, en Ro­ma. Aba­jo, Mo­rris, jun­to al si­llón re­ser­va­do pa­ra el exasesor de Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.