El cir­co de Se­re­na

El par­ti­do De­mó­cra­tas Sue­cos lo­gró 18% de los vo­tos el pa­sa­do do­min­go. Su dis­cur­so po­la­ri­zó a la so­cie­dad

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Rick Noack

La fi­nal del US Open tu­vo al­gu­nas es­ce­nas re­pro­ba­bles de la te­nis­ta es­ta­dou­ni­den­se.

Es­to­col­mo. Un par­ti­do de ori­gen neo­na­zi ob­tu­vo sus mejores re­sul­ta­dos elec­to­ra­les el do­min­go pa­sa­do en Sue­cia (18% de los vo­tos). La re­ce­ta que uti­li­zó se re­pi­te en va­rias par­tes de Eu­ro­pa: un par­ti­do de ex­tre­ma de­re­cha apro­ve­cha los mie­dos de una ma­yo­ría blan­ca en un país que ha vis­to cre­cer en los úl­ti­mos años la lle­ga­da ma­si­va de re­fu­gia­dos.

A tra­vés de dis­cur­sos fal­sos con la cla­ra in­ten­ción de po­la­ri­zar a la so­cie­dad, la pre­gun­ta que se ha­ce to­do sueco es: ¿de qué ma­ne­ra la ex­tre­ma de­re­cha pu­do ha­ber lle­ga­do aquí?

La pre­gun­ta tie­ne va­rias res­pues­tas. En el 2015, Sue­cia re­ci­bió el ma­yor nú­me­ro de re­fu­gia­dos per cá­pi­ta que cual­quier otro país eu­ro­peo. Otros su­gie­ren que las pro­me­sas eco­nó­mi­cas de sus po­lí­ti­cos in­cen­ti­va­ron a los vo­tan­tes de la ex­tre­ma de­re­cha a sa­lir a vo­tar.

Pe­ro la me­jor for­ma de en­ten­der la ma­ne­ra en que la ex­tre­ma de­re­cha lo­gró do­mi­nar el dis­cur­so pú­bli­co du­ran­te las elec­cio­nes en Sue­cia, es abor­dar el me­tro des­de el cen­tro de la ciu­dad de Es­to­col­mo has­ta el su­bur­bio de Husby. El tiem­po del tra­yec­to no su­pera los 15 mi­nu­tos pe­ro la im­pre­sión de que se es­tá via­jan­do 50 años atrás es evi­den­te.

“Se su­po­nía que ese lu­gar se­ría el me­jor lu­gar de la Tie­rra pa­ra vi­vir”, di­jo Mag­nus Duv­nas, di­rec­tor de la prin­ci­pal es­cue­la pri­ma­ria de Husby, apun­tan­do ha­cia un com­ple­jo de vi­vien­das gris fue­ra de su ventana de su ofi­ci­na du­ran­te una en­tre­vis­ta rea­li­za­da la se­ma­na pa­sa­da. “Cuan­do esas ca­sas se cons­tru­ye­ron en la dé­ca­da de 1970, mu­cha gen­te que­ría mu­dar­se aquí”.

¿UNA NA­CIÓN DEN­TRO DE SUE­CIA?

Me­dio si­glo des­pués, las men­cio­na­das áreas ha­bi­ta­cio­na­les son re­cha­za­das por los blan­cos. El dis­tri­to fue no­ti­cia mun­dial en el 2013, cuan­do una se­rie de ac­tos de vio­len­cia sor­pren­dió a Sue­cia.

De los más de 10,000 re­si­den­tes de Husby, ca­si 90% son ex­tran­je­ros o hi­jos de in­mi­gran­tes.

Pa­ra la ex­tre­ma de­re­cha, Husby y su­bur­bios si­mi­la­res se han con­ver­ti­do en un gri­to de gue­rra. Du­ran­te sus ac­tos de cam­pa­ña, los ul­tras re­tra­ta­ron las áreas co­mo si fue­ran re­gio­nes de otros paí­ses don­de ha­bi­tan per­so­na­jes que no es­tán dis­pues­tos a asi­mi­lar la cul­tu­ra sue­ca y que, ade­más, vi­ven de ma­ne­ra mi­se­ra­ble y con ele­va­das ta­sas de cri­mi­na­li­dad.

Pe­ro la ver­dad es mu­cho más com­ple­ja. Du­ran­te me­dio si­glo, el mer­ca­do fuer­te­men­te re­gu­la­do de vi­vien­da en Sue­cia ha em­pu­ja­do a los in­mi­gran­tes re­cién lle­ga­dos ha­cia ba­rrios ca­da vez más se­gre­ga­dos.

Si bien es cier­to que el país en­ca­be­za re­gu­lar­men­te las cla­si­fi­ca­cio­nes mun­dia­les de edu­ca­ción y bie­nes­tar, los go­bier­nos no han abor­da­do el sur­gi­mien­to de una mi­no­ría ais­la­da y des­po­seí­da. La se­gre­ga­ción ha crea­do una men­ta­li­dad an­ta­gó­ni­ca en la so­cie­dad, con mu­chos sue­cos blan­cos cul­pan­do a los mi­gran­tes por su fra­ca­so en la in­te­gra­ción y los mi-

gran­tes cul­pan­do a los blan­cos de su re­cha­zo.

TA­LEN­TO IN­FAN­TIL

Cuan­do la doc­to­ra es­ta­dou­ni­den­se Lu­cie Buis­se­reth-Lind­ner, de 51 años, se mu­dó a Es­to­col­mo pa­ra tra­ba­jar co­mo pro­fe­so­ra en una es­cue­la de Husby, se sor­pren­dió por la di­vi­sión ra­cial. “Lo que mu­chos ni­ños ex­pe­ri­men­tan des­de el prin­ci­pio es una men­ta­li­dad de ‘no­so­tros con­tra ellos’”. Te­ne­mos es­tu­dian­tes muy ta­len­to­sos, pe­ro mu­chos se sien­ten mar­gi­na­dos por la so­cie­dad sue­ca”, co­men­ta a The Was­hing­ton Post.

Husby fue par­te de uno de los pro­yec­tos de cons­truc­ción más am­bi­cio­sos de Eu­ro­pa, el Mi­llion Pro­gram. En me­dio de una se­ve­ra cri­sis de vi­vien­da en la dé­ca­da de 1970, el go­bierno sueco le­van­tó ciu­da­des com­ple­ta­men­te nue­vas fue­ra de las me­tró­po­lis pa­ra al­ber­gar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra. ¿Con qué ob­je­ti­vo? Pa­ra crear “bue­nos ciu­da­da­nos de­mo­crá­ti­cos”.

Pe­ro el en­torno fue cam­bian­do al rit­mo de la eco­no­mía. “En al­gu­nos dis­tri­tos, el em­pleo ca­yó re­pen­ti­na­men­te en 50%”, di­jo Ro­ger An­ders­son, pro­fe­sor de geo­gra­fía so­cial y eco­nó­mi­ca en la Uni­ver­si­dad de Upp­sa­la.

A me­di­da que au­men­ta­ron las ta­sas de de­lin­cuen­cia, los re­si­den­tes blan­cos se mu­da­ron de los dis­tri­tos Mi­llion Pro­gram. Cuan­do los in­mi­gran­tes co­men­za­ron a lle­gar al país, a me­nu­do era la úni­ca op­ción dis­po­ni­ble pa­ra ellos. Los dis­tri­tos que una vez fue­ron cons­trui­dos pa­ra se­pa­rar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra aho­ra se­pa­ra­ban a los in­mi­gran­tes re­cién lle­ga­dos del res­to de la so­cie­dad.

“Por su­pues­to, a la lar­ga es­to con­tri­bu­yó al cli­ma de ra­cis­mo y es­tig­ma­ti­za­ción”, di­jo Ire­ne Mo­li­na, in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad de Upp­sa­la.

Pa­ra el 2008, las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les mos­tra­ron que la se­gre­ga­ción ra­cial era ge­ne­ra­li­za­da en to­do el país.

Cuan­do Ha­li­ma, de 15 años, y su ami­go de cla­se de 14 años, Mon­ta­dar, ha­blan so­bre Husby, men­cio­nan que es­tá “muy bien co­nec­ta­do” y ha­blan de los “ex­ce­len­tes res­tau­ran­tes” y con­cier­tos cer­ca­nos.

“Por su­pues­to, hay al­go de vio­len­cia aquí. Pe­ro tie­nes lo mis­mo en el cen­tro de la ciu­dad”, di­ce Ha­li­ma, con un pa­ñue­lo gris so­bre su ca­be­za y aga­rran­do el iPad de su es­cue­la. Sus pa­dres vi­nie­ron de Eri­trea.

“La men­ta­li­dad ra­cis­ta po­dría ter­mi­nar si la gen­te vi­nie­ra aquí”, co­men­ta Ha­li­ma.

La men­ta­li­dad ra­cis­ta po­dría ter­mi­nar si la gen­te vi­nie­ra aquí (Husby, su­bur­bio de Es­to­col­mo)”.

Ha­li­mia, ni­ña de 15 años.

Fo­to: twp

Una mu­jer mi­gran­te ca­mi­na en un tú­nel fe­rro­via­rio en Flen, a 112 km de Es­to­col­mo, el 30 de agos­to. En la ima­gen de­re­cha, un edi­fi­cio en Husby.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.