El mi­to so­bre la quie­bra de Leh­man Brot­hers

El au­tor ana­li­za la fal­sa creen­cia de se­ña­lar a Alan Greens­pan co­mo culpable de la cri­sis fi­nan­cie­ra del 2008

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Se­bas­tian Ma­llaby

Es­ta se­ma­na se cum­ple el dé­ci­mo aniver­sa­rio de la caí­da de Leh­man Brot­hers que de­to­nó la cri­sis fi­nan­cie­ra que to­dos co­no­ce­mos. Ha­bién­do­me su­mer­gi­do, co­mo lo ha­cen los es­pe­leó­lo­gos en las mi­nas, en la vi­da de uno de los pro­ta­go­nis­tas, ten­go mi pro­pia pers­pec­ti­va. Ha­ce dos años, cuan­do es­cri­bí la bio­gra­fía so­bre el ex­pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral Alan Greens­pan, me preo­cu­pa­ba que la com­pren­sión so­bre la cri­sis fue­ra erró­nea. Aho­ra, cuan­do mi­ra­mos ha­cia atrás, des­pués de una dé­ca­da com­ple­ta, re­sul­ta pe­li­gro­so des­co­no­cer las raí­ces que la ori­gi­nó.

Mu­chos pen­sa­ron que la cul­pa la tu­vie­ron los in­ge­nuos que creen en la efi­ca­cia de la au­to­su­per­vi­sión de los mer­ca­dos y, por lo tan­to, fue­ron ellos los que nos lle­va­ron al pre­ci­pi­cio.

Greens­pan fue pin­ta­do co­mo el su­mo sa­cer­do­te de es­te en­ga­ño lais­sez-fai­re-cuen­to de ha­das. Greens­pan ma­ti­zó fren­te al Con­gre­so su “de­fec­to”: to­dos los sis­te­mas de creen­cias, ya sean a fa­vor del go­bierno o a fa­vor de los mer­ca­dos, son im­per­fec­tos.

A me­di­da que se des­acre­di­ta­ba la fe en los mer­ca­dos, la ima­gi­na­ción po­pu­lar di­ri­gía sus dar­dos ha­cia la eco­no­mía del com­por­ta­mien­to, el es­tu­dio de có­mo los fi­nan­cie­ros o, de he­cho, los con­su­mi­do­res co­mu­nes no son ni efi­cien­tes ni ne­ce­sa­ria­men­te ra­cio­na­les en la bús­que­da de sus pro­pios in­tere­ses.

El com­por­ta­mien­to hu­mano es un cam­po ma­ra­vi­llo­so, pe­ro sus ideas ha­bían si­do en­ten­di­das por eco­no­mis­tas al me­nos des­de la dé­ca­da de 1980, un cuar­to de si­glo an­tes de la quie­bra de Leh­man.

Con­tra­ria­men­te al mi­to, Greens­pan nun­ca cre­yó que los mer­ca­dos fue­ran efi­cien­tes. En su juventud, es­cri­bió de ma­ne­ra lú­ci­da so­bre las bur­bu­jas y los cracks fi­nan­cie­ros, y con­si­de­ró las in­efi­cien­cias del mer­ca­do tan ob­vias que in­ten­tó ex­plo­tar­las me­dian­te el con­su­mo co­ti­diano.

Con fre­cuen­cia Greens­pan re­cor­dó a sus co­le­gas que los pe­rio­dos de pros­pe­ri­dad po­drían ser per­fo­ra­dos por la “exu­be­ran­cia irra­cio­nal ” de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros.

La lec­ción im­por­tan­te de la cri­sis de Leh­man no es que los mer­ca­dos fa­llan, eso se sa­bía con an­te­rio­ri­dad. La lec­ción es que la in­ter­ven­ción de la ma­qui­na­ria de un go­bierno in­efi­cien­te y de lob­bies ra­pa­ces pro­vo­ca­ron lo que vi­mos.

In­clu­so hoy en día, el sis­te­ma fi­nan­cie­ro tie­ne múl­ti­ples su­per­vi­so­res que res­pon­den an­te múl­ti­ples co­mi­tés del Con­gre­so. Es­te es­ce­na­rio ge­ne­ra un con­jun­to de opor­tu­ni­da­des pa­ra los le­gis­la­do­res. Al­go más: los sub­si­dios del go­bierno en hi­po­te­cas con­ti­núan.

Fo­to: the was­hing­ton post

Una se­ñal callejera cuel­ga en la ca­lle de la Bol­sa de va­lo­res de Nueva York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.