El se­xo co­mo obs­tácu­lo

Ka­va­naugh, al fi­lo del pre­ci­pi­cio.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Dea­na Paul

Po­co des­pués de que el nom­bre de Ch­ris­ti­ne Bla­sey Ford fue­ra re­ve­la­do co­mo la au­to­ra de una car­ta en la que acu­sa a Brett M. Ka­va­naugh, no­mi­na­do por el Tri­bu­nal Su­pre­mo, de ha­ber­la in­ten­ta­do vio­lar ha­ce dé­ca­das, las reac­cio­nes co­rrie­ron en dos sen­ti­dos: al­gu­nos ar­gu­men­tan que ella de­be ser es­cu­cha­da mien­tras otros cues­tio­nan su me­mo­ria.

En me­dio de una ola de es­pe­cu­la­cio­nes, The Washington Post pu­bli­có de ma­ne­ra ex­clu­si­va la fil­tra­ción de la car­ta en la que se iden­ti­fi­ca a Ford. Ka­va­naugh emi­tió un co­mu­ni­ca­do el do­min­go ne­gan­do las acu­sa­cio­nes, pe­ro des­pués de la aca­lo­ra­da reac­ción de los po­lí­ti­cos y el pú­bli­co, el lu­nes Ka­va­naugh ac­ce­dió a un in­te­rro­ga­to­rio por par­te del co­mi­té Ju­di­cial del Se­na­do a ce­le­brar­se la pró­xi­ma se­ma­na.

LA HIS­TO­RIA

A prin­ci­pios de es­te ve­rano, Ch­ris­ti­ne Bla­sey Ford en­vió una car­ta a una le­gis­la­do­ra de­mó­cra­ta, ale­gan­do que Brett M. Ka­va­naugh, no­mi­na­do por Do­nald Trump pa­ra ocu­par un si­llón en el Tri­bu­nal Su­pre­mo, la in­ten­tó vio­lar ha­ce más de tres dé­ca­das, cuan­do am­bos eran es­tu­dian­tes de se­cun­da­ria en los su­bur­bios de Mary­land.

Ford en­tre­gó la car­ta a la se­na­do­ra Dian­ne Feins­tein ba­jo la ad­ver­ten­cia de que no la hi­cie­ra pú­bli­ca. Una vez que The Washington Post re­ve­ló su nom­bre, Ch­ris­ti­ne Bla­sey Ford de­ci­dió sa­lir an­te los me­dios pa­ra so­li­ci­tar de­cla­rar lo su­ce­di­do.

Ase­gu­ra que Brett Ka­va­naugh, jun­to a un ami­go de él, es­tan­do ebrios, la in­ten­ta­ron vio­lar. Ka­va­naugh la in­mo­vi­li­zó en la ca­ma de un cuar­to de la ca­sa a la que ha­bían asis­ti­do a una fies­ta. Le in­ten­tó qui­tar la ro­pa pe­ro en el mo­men­to en que el ami­go del hoy abo­ga­do sal­tó a la ca­ma, los tres ca­ye­ron y ella lo­gró res­guar­dar­se en un ba­ño. Ch­ris­ti­ne Bla­sey ase­gu­ra que por un mo­men­to pen­só que mo­ri­ría.

IM­PAC­TO PO­LÍ­TI­CO

El es­cán­da­lo es­ta­lla a po­cas se­ma­nas de las elec­cio­nes in­ter­me­dias, si­tua­ción que com­pro­me­te a los re­pu­bli­ca­nos, en es­pe­cial a los más con­ser­va­do­res, que po­drían des­ca­rri­lar el ca­mino que pa­re­cía plano ha­cia la Cor­te Su­pre­ma por par­te de Ka­va­naugh.

LO QUE DI­CEN LOS EX­PER­TOS

No hay jui­cio pe­nal, pe­ro Ka­va­naugh to­da­vía tie­ne la pre­sun­ción de inocen­cia, di­jo Dou­glas Wig­dor, ex­fis­cal que ac­tual­men­te re­pre­sen­ta a víc­ti­mas de aco­so se­xual y vio­la­cio­nes en con­tra de hom­bres de al­to per­fil.

“La ra­zón por la que te­ne­mos le­yes de pres­crip­ción se de­be a que es di­fí­cil de­fen­der­se cuan­do al­guien ha­ce una acu­sa­ción en con­tra su­ya so­bre un ac­to que ocu­rrió ha­ce años. Es di­fí­cil te­ner tes­ti­gos o aná­li­sis ti­po fo­ren­se”, di­jo.

Pa­ra Lin­da Fairs­tein, ex­je­fa de la Ofi­ci­na de De­li­tos Se­xua­les de la Ofi­ci­na del Fis­cal del Dis­tri­to de Man­hat­tan, es com­ple­ta­men­te nor­mal que Ford “no re­cuer­de” va­rios de­ta­lles, co­mo por ejem­plo, la fe­cha y la ubi­ca­ción de la ca­sa en don­de se lle­vó la fies­ta en 1982.

“Cuan­do ella tes­ti­fi­que, es­pe­ra­ría que ella men­cio­ne ‘no me acuer­do’ en mu­chas oca­sio­nes”, di­jo Fairs­tein, por dos ra­zo­nes: el pa­so del tiem­po y el trau­ma.

“Vi­vió esa ex­pe­rien­cia de una for­ma tan vio­len­ta que sin­tió que su vi­da es­ta­ba en pe­li­gro; pue­de ha­ber 220 co­sas que ella no re­cuer­de por el trau­ma que vi­vió”, co­men­ta.

Ford des­cri­be en la car­ta que Ka­va­naugh la in­mo­vi­li­zó y la to­có de ma­ne­ra tor­pe du­ran­te una fies­ta de la es­cue­la pre­pa­ra­to­ria cuan­do Ford, de 15 años, era una es­tu­dian­te de se­gun­do año y Ka­va­naugh, de 17, un es­tu­dian­te de pe­núl­ti­mo año. Aho­ra, de 51 años, Ford, una psi­có­lo­ga, le di­jo a The Post. “Pen­sé que po­dría ma­tar­me de ma­ne­ra inad­ver­ti­da”.

Se­gún la psi­có­lo­ga An­ne Mel­tzer, pue­de ser di­fí­cil re­cor­dar los de­ta­lles pe­ri­fé­ri­cos de una agre­sión su­fri­da ha­ce años, pe­ro eso no de­be res­tar ve­ra­ci­dad a la víc­ti­ma, so­bre to­do “si pue­de ex­pli­car con cla­ri­dad los de­ta­lles cen­tra­les de lo que su­ce­dió”, di­jo a The Post.

Mel­tzer, que no ha re­vi­sa­do los de­ta­lles de es­te ca­so, ha tes­ti­fi­ca­do co­mo tes­ti­go ex­per­ta cien­tos de ve­ces en ca­sos de abu­so se­xual in­fan­til.

Fairs­tein ase­gu­ra que la agre­sión se­xual ra­ra vez ocu­rre con tes­ti­gos pre­sen­tes. Sin em­bar­go, Ford po­ne a dos per­so­nas en la ha­bi­ta­ción: Ka­va­naugh y su com­pa­ñe­ro de cla­se, Mark Jud­ge, a quien lla­mó “un tes­ti­go esen­cial”.

Jud­ge, quien ac­tual­men­te es ci­neas­ta y es­cri­tor, pu­bli­có Per­di­do: His­to­rias de un Gen-X bo­rra­cho. En su li­bro na­rra his­to­rias per­so­na­les que son si­mi­la­res a la que des­cri­be Ford.

“Ford men­cio­nó de­ta­lles, co­mo la fies­ta en la alberca, la es­tre­cha es­ca­le­ra, que la ca­sa es­ta­ba en el con­da­do de Mont­go­mery. Hay su­fi­cien­tes he­chos pa­ra que al­guien re­cuer­de que fue a esa fies­ta y a esa ca­sa “, di­jo Fairs­tein.

Ve­re­mos lo que ocu­rre la pró­xi­ma se­ma­na con la tes­ti­fi­ca­ción de Ka­va­naugh.

Fo­to: ap

Brett Ka­va­naugh, jun­to a su fa­mi­lia y al pre­si­den­te Trump, el pa­sa­do 18 de ju­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.