Elon Musk es­tá en la Lu­na; sus pro­me­sas se caen

In­clu­so con los me­jo­res es­fuer­zos de la em­pre­sa es­pa­cial de Elon Musk, no es se­gu­ro que el cohe­te, que él ima­gi­na po­dría sal­var a la hu­ma­ni­dad de la ex­tin­ción, vo­la­rá

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Christian Da­ven­port

No es­tá cla­ro cuán­to cos­ta­ría desa­rro­llar el cohe­te, de dón­de pro­ven­dría ese di­ne­ro, ni cuán­do vo­la­ría exac­ta­men­te. Pe­ro Elon Musk in­ten­ta es­cri­bir el pró­xi­mo ca­pí­tu­lo en su bús­que­da pa­ra abrir es­pa­cio a las ma­sas al anun­ciar al pri­mer tu­ris­ta que pa­ga a su com­pa­ñía, SpaceX, pa­ra vo­lar a la Lu­na.

Ha­blan­do en la se­de de SpaceX en las afue­ras de Los Án­ge­les, pre­sen­tó a Yu­sa­ku Mae­za­wa, un em­pre­sa­rio mul­ti­mi­llo­na­rio ja­po­nés que fun­dó la mar­ca de mo­da Zo­zo.

Musk no di­jo cuán­to cos­ta­ría el via­je, pe­ro sí di­jo que el di­se­ño del Big Fal­con Roc­ket (BFR), de ca­si 400 pies de al­tu­ra, ha­bía evo­lu­cio­na­do re­cien­te­men­te, y que los pri­me­ros vue­los a la ór­bi­ta lle­ga­rían en dos o tres años.

Tam­bién ha di­cho que quie­re que el BFR ten­ga ca­pa­ci­dad pa­ra unas 100 per­so­nas. El vo­lu­men de su área pre­su­ri­za­da in­te­rior se­ría com­pa­ra­ble a la de un Air­bus A380, al­go que nun­ca se ha he­cho.

Sin em­bar­go, en la con­fe­ren­cia de pren­sa, Musk se­ña­ló que se­ría un via­je pe­li­gro­so que po­dría ter­mi­nar en fra­ca­so.

“Es pe­li­gro­so, pa­ra ser cla­ro”, di­jo. “Es­to no es un pa­seo por el par­que. Cuan­do es­tás lle­van­do las co­sas al lí­mi­te, no es al­go se­gu­ro (…) Exis­te la po­si­bi­li­dad de que al­go sal­ga mal.”

Así que lo úni­co se­gu­ro es que na­da es­tá ga­ran­ti­za­do. Es­pe­cial­men­te en un mo­men­to en que Musk en­fren­ta pre­sio­nes y crí­ti­cas por su “com­por­ta­mien­to errá­ti­co”.

El fun­da­dor de SpaceX arre­me­tió con­tra los ana­lis­tas du­ran­te una lla­ma­da de ga­nan­cias pa­ra Tes­la, su com­pa­ñía de au­tos eléc­tri­cos, por ha­cer “pre­gun­tas abu­rri­das y ab­sur­das”. “Ha acu­sa­do, sin prue­bas, a uno de los bu­cea­do­res de cue­vas que par­ti­ci­pó en el res­ca­te de un equi­po de fut­bol ju­ve­nil tai­lan­dés de ser un pe­dó­fi­lo. (El lu­nes pa­sa­do, el bu­cea­dor lo de­man­dó por di­fa­ma­ción). Lue­go pro­me­tió pri­va­ti­zar Tes­la “a 420 dó­la­res por ac­ción”, só­lo pa­ra re­ver­tir­se po­co des­pués. Y a prin­ci­pios de es­te mes, un vi­deo de Musk fu­man­do ma­ri­gua­na y be­bien­do whisky en un po­pu­lar pod­cast cir­cu­ló en las re­des so­cia­les.

Aho­ra, el show de Elon Musk re­gre­só a la gran se­de de SpaceX a las afue­ras de Los Án­ge­les, don­de la com­pa­ñía, ya sea in­ten­cio­nal­men­te o no, pro­por­cio­nó una dis­trac­ción en ho­ra­rio de má­xi­ma au­dien­cia a los pro­ble­mas que ro­dea­ban a su fa­mo­so di­rec­tor eje­cu­ti­vo al pro­por­cio­nar de­ta­lles so­bre su tan es­pe­ra­do lan­za­mien­to lu­nar.

PRI­MER TU­RIS­TA ES­PA­CIAL

La se­ma­na pa­sa­da, SpaceX pu­bli­có en Twit­ter que “ha fir­ma­do el pri­mer pa­sa­je­ro pri­va­do del mun­do pa­ra vo­lar al­re­de­dor de la lu­na a bor­do de nues­tro Big Fal­con Roc­ket —un pa­so im­por­tan­te pa­ra per­mi­tir el ac­ce­so a la gen­te co­mún que sue­ña con via­jar al es­pa­cio”.

Pe­ro por aho­ra, la com­pa­ñía si­gue sin lle­var a un hu­mano al es-

pa­cio. El BFR, co­mo se co­no­ce el cohe­te que SpaceX vo­la­ría a la Lu­na, es­tá en desa­rro­llo. SpaceX, que tie­ne un con­tra­to con la NASA pa­ra lle­var a sus as­tro­nau­tas a la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal, anun­ció re­cien­te­men­te que tu­vo que re­tra­sar ese pri­mer vue­lo has­ta abril.

Su plan pa­ra vo­lar tu­ris­tas al­re­de­dor de la Lu­na tam­bién se ha re­tra­sa­do. Si to­do hu­bie­ra ido se­gún lo pro­gra­ma­do, SpaceX aho­ra se es­ta­ría pre­pa­ran­do pa­ra su pri­mer vue­lo lu­nar, cum­plien­do su pro­me­sa a prin­ci­pios del año pa­sa­do de lan­zar un par de tu­ris­tas “más rá­pi­do y más le­jos en el sis­te­ma so­lar que cual­quier otro an­tes de ellos”.

Yu­sa­ku Mae­za­wa, fun­da­dor y CEO de Zo­zo, di­jo que es­pe­ra­ba que su via­je fue­ra en el 2023. Pe­ro Musk di­jo que “de­fi­ni­ti­va­men­te no es­ta­mos se­gu­ros”. La fe­cha del 2023 po­dría ser po­si­ble, di­jo, si to­do mar­cha­ba bien.

MÁS INCOGNITAS QUE RES­PUES­TAS

El cos­to del cohe­te tam­bién fue des­co­no­ci­do. “De­fi­ni­ti­va­men­te es di­fí­cil de­cir cuál es el cos­to de desa­rro­llo”, di­jo Musk. Al prin­ci­pio con­si­de­ró que se­ría “apro­xi­ma­da­men­te de “5,000 mi­llo­nes” de dó­la­res, pe­ro lue­go di­jo que esa ci­fra era una “su­po­si­ción”.

Tam­po­co es­ta­ba cla­ro de dón­de pro­ven­dría el di­ne­ro pa­ra pa­gar esa can­ti­dad. “Fi­nan­ciar BFR es de­fi­ni­ti­va­men­te una pre­gun­ta cla­ve”, ad­mi­tió Musk. “Te­ne­mos que bus­car to­dos los me­dios po­si­bles de fi­nan­cia­ción”.

Fi­nal­men­te, el cohe­te que sal­ga de la pla­ta­for­ma de lan­za­mien­to no tie­ne ga­ran­tía de que va­ya a te­ner éxi­to. “Hay in­cer­ti­dum­bres. És­te es un cohe­te ri­dí­cu­la­men­te gran­de, tie­ne tan­ta tec­no­lo­gía avan­za­da. No es 100% un he­cho que con­si­ga­mos que vue­le”, di­jo Musk. “Creo que es bas­tan­te pro­ba­ble, pe­ro no es se­gu­ro”.

Los re­ve­ses y las demoras, sin em­bar­go, no di­sua­den a Musk ni a su im­pla­ca­ble com­pa­ñía, que ha cre­ci­do a 7,000 em­plea­dos. SpaceX ha lo­gra­do ha­za­ñas que na­die creía po­si­ble, des­de el pri­mer lan­za­mien­to exi­to­so a la ór­bi­ta ha­ce una dé­ca­da has­ta prin­ci­pios de es­te año, cuan­do el vue­lo inau­gu­ral de su cohe­te Fal­con Heavy pu­so un Tes­la Roads­ter en un via­je ha­cia Mar­te.

Si bien Tes­la ha es­ta­do pla­ga­da de pro­ble­mas de pro­duc­ción, SpaceX, que tam­bién es­tá di­ri­gi­da por el pre­si­den­te y di­rec­tor de ope­ra­cio­nes Gwyn­ne Shot­well, ha si­do mu­cho más es­ta­ble, pro­du­cien­do 34 lan­za­mien­tos de cohe­tes con éxi­to en los úl­ti­mos 20 me­ses. Ha per­tur­ba­do el mer­ca­do de lan­za­mien­to, ga­nan­do no só­lo mi­les de mi­llo­nes en con­tra­tos de la NASA, sino tam­bién con­tra­tos del Pen­tá­gono. Tam­bién tie­ne una acu­mu­la­ción ma­si­va de con­tra­tos de lan­za­mien­to co­mer­cial.

La vi­sión de Musk de un fu­tu­ro in­ter­pla­ne­ta­rio pue­de es­tar en al­gún lu­gar en­tre los sue­ños y el en­ga­ño, pe­ro al me­nos ha ayu­da­do a ins­pi­rar a una nue­va ge­ne­ra­ción de en­tu­sias­tas, co­mo lo hi­zo la era Apo­lo en la dé­ca­da de 1960.

Por su par­te, ha ad­mi­ti­do que gran par­te de lo que es­pe­ra lo­grar en el es­pa­cio es as­pi­ra­cio­nal. El ob­je­ti­vo, di­jo du­ran­te un anun­cio so­bre có­mo co­lo­ni­zar Mar­te ha­ce dos años, fue “ha­cer que Mar­te pa­rez­ca po­si­ble”. Ha­cer que pa­rez­ca que es al­go que po­de­mos ha­cer en nues­tras vi­das. Que pue­des ir”.

Fo­to: reuters

Ima­gen del pro­to­ti­po de la na­ve que cons­ta­rá de 31 mo­to­res ca­pa­ces de ha­cer­la sa­lir de la ór­bi­ta te­rres­tre.

Fo­to: reuters

Elon Musk con­se­je­ro de­le­ga­do y fun­da­dor de Tes­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.