¿Qué tan re­si­lien­te es la de­mo­cra­cia en EU?

La fi­gu­ra la ter­ce­ra vía, Tony Blair, vi­si­tó la se­de de The Washington Post; la au­to­ra rea­li­za una re­se­ña del en­cuen­tro

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Ruth Mar­cus

¿Son los Es­ta­dos Uni­dos más re­si­lien­tes que las de­mo­cra­cias eu­ro­peas?

Du­ran­te los lar­gos me­ses de la ad­mi­nis­tra­ción Trump, me he afe­rra­do, con una fortaleza ca­da vez me­nor, a la con­vic­ción de que tan­to nues­tro sis­te­ma cons­ti­tu­cio­nal y nues­tras ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas nos pue­den pro­te­ger del peor es­ce­na­rio. Por lo tan­to, me pa­re­ció muy tran­qui­li­za­dor es­cu­char al ex pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co Tony Blair ha­blar so­bre su op­ti­mis­mo res­pec­to a la de­mo­cra­cia es­ta­dou­ni­den­se so­bre la eu­ro­pea.

“Los desafíos en nues­tro la­do del char­co (Gran Bre­ta­ña) son igual de gran­des que los de us­te­des, si no es que ma­yo­res”, di­jo Blair du­ran­te una vi­si­ta a la se­de del pe­rió­di­co

The Washington Post el jue­ves de la se­ma­na pa­sa­da. “Sus ins­ti­tu­cio­nes tie­nen una ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción que lo sa­ca­rá ade­lan­te”.

Es cier­to que de mi par­te le mos­tré cier­to es­cep­ti­cis­mo so­bre el te­ma, por lo que le pe­dí que ma­ti­za­ra más. “Por cier­to, po­dría es­tar com­ple­ta­men­te equi­vo­ca­do, pe­ro sien­to que Es­ta­dos Uni­dos tie­ne su­fi­cien­tes con­tro­les y equi­li­brios den­tro de su sis­te­ma res­pec­to a Eu­ro­pa”, co­men­tó Blair.

“Mi ex­pe­rien­cia de Es­ta­dos Uni­dos es que ge­ne­ral­men­te fun­cio­na a tra­vés de sus pro­ble­mas. Pue­do es­tar com­ple­ta­men­te equi­vo­ca­do”, ¡otra vez!, “pe­ro si nos fi­ja­mos en la si­tua­ción eu­ro­pea, es me­nos cla­ro pa­ra mí que exis­ta el mis­mo ti­po de re­si­lien­cia”.

Blair se­ña­ló que el de­ba­te so­bre in­mi­gra­ción de Es­ta­dos Uni­dos, aun­que ve­ne­no­so, pa­re­ce le­ve en com­pa­ra­ción con la di­vi­sión eu­ro­pea.

Es­cu­char a Blair es co­mo si uno via­ja­ra a la era pre­po­pu­lis­ta, ca­si an­ti­cua­da, cuan­do Blair en Gran Bre­ta­ña y el pre­si­den­te Bill Clin­ton en los Es­ta­dos Uni­dos si­guie­ron el en­fo­que de la ter­ce­ra vía con el ob­je­ti­vo de ce­rrar la bre­cha en­tre la iz­quier­da y la de­re­cha.

Los úl­ti­mos años, he­mos si­do tes­ti­gos del sur­gi­mien­to po­pu­lis­ta en am­bos ex­tre­mos del es­pec­tro po­lí­ti­co y el en­du­re­ci­mien­to de las iden­ti­da­des tri­ba­les, to­do es­to, cla­ro, en am­bos la­dos del Atlán­ti­co.

Así que la au­to­des­crip­ción de Blair co­mo un “glo­ba­li­za­dor des­ver­gon­za­do”, su afir­ma­ción de que “Oc­ci­den­te se tra­ta de va­lo­res y no só­lo de in­tere­ses” y, so­bre to­do, su ar­gu­men­to de que es im­pe­ra­ti­vo “reac­ti­var el cen­tro de la po­lí­ti­ca”, pa­ra mí, de to­dos mo­dos, soy es­cép­ti­ca de sus plan­tea­mien­tos.

En Gran Bre­ta­ña, el Par­ti­do La­bo­ris­ta no es­tá di­ri­gi­do por Third Way Blair sino por el ra­di­cal de Je­remy Corbyn.

En Es­ta­dos Uni­dos, la ideo­lo­gía del Par­ti­do Re­pu­bli­cano de Rea­gan se ha de­te­rio­ra­do con Trump y su ego.

Mo­men­tos di­fí­ci­les.

Fo­to: ap

Tony Blair en Be­verly Hills, Ca­li­for­nia, el pa­sa­do abril.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.