Acuer­do an­ti­chino

¿USMCA es el re­sul­tan­te del TPP+TLCAN?

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Cat­he­ri­ne Ram­pell y Se­le­na Ross

Des­pués de pa­sar un año y me­dio enojan­do a nues­tros ami­gos, cas­ti­gan­do a nues­tros agri­cul­to­res y fa­bri­can­tes con aran­ce­les, mu­chos de ellos de­vas­ta­do­res, y frac­tu­ran­do la alian­za que con tan­to es­fuer­zo ha­bía­mos cons­trui­do pa­ra ais­lar y pre­sio­nar a Chi­na, fi­nal­men­te ob­tu­vi­mos un nue­vo acuer­do co­mer­cial.

Sin em­bar­go, lo acor­da­do por los tres paí­ses se pa­re­ce mu­cho a dos acuer­dos: el TLCAN y el TPP.

El do­min­go por la no­che lle­gó la no­ti­cia de que Ca­na­dá acep­tó los tér­mi­nos del Acuer­do de Li­bre Co­mer­cio de Nor­tea­mé­ri­ca re­ne­go­cia­do. No só­lo re­ne­go­cia­do: ¡re­nom­bra­do! El que al­gu­na vez fue el TLCAN, fá­cil­men­te pro­nun­cia­ble, aho­ra se le lla­ma­rá Acuer­do entre Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co y Ca­na­dá, o USMCA.

¿Cuál fue la ra­zón por la que se le cam­bió el nom­bre? Se sa­be que Do­nald Trump ama los cam­bios en los nom­bres de las mar­cas. Al­go más, USMCA tie­ne la vir­tud de po­ner a Es­ta­dos Uni­dos en pri­mer lu­gar. Cu­rio­sa­men­te, el texto del acuer­do re­cién pu­bli­ca­do, men­cio­na de ma­ne­ra reite­ra­ti­va la pa­la­bra TLCAN 2018 (NAFTA 2018, por su si­gla en in­glés). Es pro­ba­ble que a al­guien se le ha­ya ol­vi­da­do cam­biar­lo por USMCA.

So­bre los úl­ti­mos ele­men­tos acor­da­dos entre Ca­na­dá y Es­ta­dos Uni­dos (y que tam­bién afec­ta­rán a Mé­xi­co) des­ta­can dos. El USMCA abre de ma­ne­ra par­cial el mer­ca­do de le­che en Ca­na­dá a los agri­cul­to­res es­ta­dou­ni­den­ses y otor­ga a las com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas es­ta­dou­ni­den­ses dos años más de “pro­tec­ción de mer­ca­do” fren­te a la com­pe­ten­cia de ge­né­ri­cos ca­na­dien­ses. Los aran­ce­les es­ta­dou­ni­den­ses so­bre el ace­ro y el alu­mi­nio si­guen vi­gen­tes.

Pe­ro al acep­tar los tér­mi­nos del nue­vo acuer­do, Ca­na­dá evi­tó los es­ce­na­rios apo­ca­líp­ti­cos que ha­bían es­ta­do ro­dean­do al país du­ran­te me­ses, en par­ti­cu­lar la ame­na­za de Trump de apli­car aran­ce­les pu­ni­ti­vos a las im­por­ta­cio­nes de au­to­mó­vi­les que ha­brían pro­vo­ca­do im­por­tan­tes con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas. Ca­na­dá tam­bién pre­sio­nó con éxi­to pa­ra man­te­ner in­tac­to un pro­ce­so es­pe­cial de disputas, lla­ma­do Capítulo 19.

EL FAN­TAS­MA DE OBA­MA

A pe­sar de la afir­ma­ción de Trump de que lo pac­ta­do por los tres paí­ses “se tra­ta de un acuer­do com­ple­ta­men­te nue­vo”, el pre­si­den­te ca­si siem­pre man­tu­vo in­tac­to el TLCAN.

Ade­más, al­gu­nos de los cam­bios más sig­ni­fi­ca­ti­vos, re­la­cio­na­dos con te­mas co­mo las nor­mas la­bo­ra­les, las pro­tec­cio­nes am­bien­ta­les y el co­mer­cio elec­tró­ni­co, pa­re­cen pro­ve­nir de otro acuer­do co­mer­cial que Trump ha de­mo­ni­za­do: la Aso­cia­ción Trans­pa­cí­fi­ca (TPP).

El pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma ne­go­ció el TPP, un pac­to entre 12 paí­ses, in­clui­dos Ca­na­dá y Mé­xi­co, co­mo par­te de su pro­pia pro­me­sa de “re­ne­go­ciar el TLCAN”. El TPP tam­bién for­mó par­te de una es­tra­te­gia de Oba­ma pa­ra evi­tar que Chi­na es­cri­ba la ru­ta de na­ve­ga­ción so­bre el co­mer­cio.

Chi­na fue ex­clui­da de­li­be­ra­da­men­te del pac­to, y en el mis­mo se

ci­men­tó una coa­li­ción de paí­ses que ha­bían si­do he­ri­dos por el mal com­por­ta­mien­to de Chi­na. Tra­ba­jan­do jun­tos, es­tas víc­ti­mas del co­mer­cio es­pe­ra­ban pre­sio­nar a Chi­na pa­ra que se re­for­ma­ra.

Una de las pri­me­ras de­ci­sio­nes que to­mó Trump a su lle­ga­da a la Ca­sa Blan­ca fue re­ti­rar­se del TPP. Po­co des­pués se­lec­cio­nó pe­leas co­mer­cia­les in­ne­ce­sa­rias con paí­ses per­te­ne­cien­tes al TPP con los que pre­via­men­te Es­ta­dos Uni­dos ha­bía tra­ta­do de desa­rro­llar una cau­sa co­mún.

LA SU­MA DE DOS ACUER­DOS

Aho­ra Trump pa­re­ce ha­ber­se da­do cuen­ta de su error. El acuer­do USMCA es, en su ma­yo­ría, só­lo una mez­cla de dos acuer­dos co­mer­cia­les que él ri­di­cu­li­zó co­mo los peo­res acuer­dos co­mer­cia­les ja­más pac­ta­dos, co­mo se­ña­la la pro­fe­so­ra de la Es­cue­la de Ne­go­cios de Dart­mouth Tuck, Emily Blan­chard.

Por ejem­plo, el acuer­do que rem­pla­za­rá al TLCAN in­clu­ye “pro­tec­cio­nes con­tra la apro­pia­ción in­de­bi­da de se­cre­tos co­mer­cia­les, in­clu­so por par­te de em­pre­sas es­ta­ta­les”, uno de los prin­ci­pa­les pe­ca­dos co­mer­cia­les de Chi­na. Del mis­mo mo­do, tam­bién hay un len­gua­je di­se­ña­do pa­ra des­in­cen­ti­var a los sig­na­ta­rios del TLCAN 2.0 de ha­cer acuer­dos de li­bre co­mer­cio con paí­ses “no de mer­ca­do”, que se en­tien­de am­plia­men­te co­mo Chi­na.

En otras pa­la­bras, Trump ha ge­ne­ra­do una fuer­te destrucción en su re­co­rri­do co­mer­cial, to­do pa­ra vol­ver­nos a ubi­car prác­ti­ca­men­te en el vie­jo TLCAN y en el nue­vo TPP.

Por ejem­plo, las nue­vas re­glas de pro­duc­tos lác­teos ne­go­cia­das entre Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá ha­cen eco de lo que Ca­na­dá ya ha­bía ofre­ci­do ba­jo la Aso­cia­ción Trans­pa­cí­fi­ca, di­jo Pie­rre Mar­tin, po­li­tó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Mon­treal.

Al­gu­nas de las des­truc­cio­nes son las ta­ri­fas de ace­ro y alu­mi­nio, y las me­di­das de re­pre­sa­lia que, a pe­sar del anun­cio del do­min­go, con­ti­núan vi­gen­tes, aun­que pue­den ser re­ver­si­bles. Pe­ro el da­ño a nues­tra repu­tación co­mo so­cio co­mer­cial con­fia­ble y alia­do pue­de ser irre­pa­ra­ble.

LA APOR­TA­CIÓN DE TRUMP NO ES RE­VO­LU­CIO­NA­RIA

El pre­si­den­te Trump de­fi­nió al nue­vo acuer­do co­mer­cial co­mo “el ma­yor acuer­do co­mer­cial en la his­to­ria de los Es­ta­dos Uni­dos”, uno que de­vol­ve­rá los em­pleos per­di­dos, des­alen­ta­rá la fu­tu­ra sub­con­tra­ta­ción de tra­ba­jo de fá­bri­ca y “en­via­rá efec­ti­vo y tra­ba­jos a la Es­ta­dos Uni­dos”.

Pe­ro mu­chos eco­no­mis­tas y ex­per­tos en co­mer­cio di­cen que el pro­nós­ti­co del pre­si­den­te pue­de re­sul­tar de­ma­sia­do op­ti­mis­ta.

“És­te no es un tra­to re­vo­lu­cio­na­rio. Es una mo­di­fi­ca­ción de un acuer­do que ya es­tá vi­gen­te”, di­jo Eric Wi­no­grad, eco­no­mis­ta se­nior de Allian­ceBerns­tein, una fir­ma de in­ver­sión. “El im­pac­to eco­nó­mi­co to­tal se­rá muy pe­que­ño. No es­pe­ro que im­pul­se la eco­no­mía de Es­ta­dos Uni­dos”.

El cli­ma de in­cer­ti­dum­bre pu­do ha­ber fre­na­do in­ver­sio­nes, por lo que el nue­vo acuer­do qui­zás po­dría agre­gar una dé­ci­ma de pun­to por­cen­tual a la ta­sa de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se en el 2019 , di­jo Chris Rup­key, prin­ci­pal eco­no­mis­ta fi­nan­cie­ro de MUFG Union Bank.

fo­to: reuters

El Re­pre­sen­tan­te de Co­mer­cio de EU, Ro­bert Light­hi­zer aplau­de a Trump du­ran­te el anun­cio del Acuer­do, el pa­sa­do lunes.

Fo­to: ap

Jus­tin Tru­deau y Chrys­tia Free­land, el pa­sa­do lunes en Ot­ta­wa du­ran­te el anun­cio so­bre el nue­vo acuer­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.