¿Pue­de Amé­ri­ca La­ti­na ac­tuar en Ve­ne­zue­la?

El em­ba­ja­dor de Co­lom­bia en Was­hing­ton plan­tea la ne­ce­si­dad de que EU se in­vo­lu­cre en la solución de la cri­sis

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Jack­son Diehl

Mien­tras cien­tos de mi­les de ve­ne­zo­la­nos de­ses­pe­ra­dos hu­yen de su país, en mu­chos ca­sos a pie, sus ve­ci­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos en­fren­tan an­te una prue­ba crí­ti­ca: ¿po­drán res­pon­der con efi­ca­cia an­te una cri­sis que ame­na­za a su pro­pia estabilidad sin el li­de­raz­go de los Es­ta­dos Uni­dos?

“La res­pues­ta es que no po­de­mos”, co­men­ta el em­ba­ja­dor de Co­lom­bia en Was­hing­ton, Fran­cis­co San­tos. “Es tris­te de­cir­lo, pe­ro no po­de­mos”.

Ba­jo el desas­tro­so ma­ne­jo del ré­gi­men so­cia­lis­ta au­to­ri­ta­rio, la pro­duc­ción eco­nó­mi­ca de Ve­ne­zue­la se ha re­du­ci­do a la mi­tad en tan só­lo cin­co años.

Un im­pre­sio­nan­te 60% de la po­bla­ción ase­gu­ra que ha per­di­do pe­so de­bi­do a la fal­ta de ali­men­tos. Unos 2 mi­llo­nes de per­so­nas, entre una po­bla­ción de 31 mi­llo­nes, ya han aban­do­na­do el país, y ca­da día lo con­ti­núan ha­cien­do 15,000 per­so­nas. El em­ba­ja­dor San­tos vi­si­tó re­cien­te­men­te la re­dac­ción del pe­rió­di­co The Was­hing­ton Post, y ase­gu­ra que 5,000 de las 15,000 per­so­nas que aban­do­nan Ve­ne­zue­la ca­da día lo ha­cen a su país, Co­lom­bia.

“Es­to po­dría ge­ne­rar una cri­sis de pro­por­cio­nes sin pre­ce­den­tes en Co­lom­bia, y no só­lo de Co­lom­bia. Pue­de ser una fuer­za des­es­ta­bi­li­za­do­ra en to­da Amé­ri­ca La­ti­na”.

En­ton­ces, ¿qué pue­de ha­cer­se? Fran­cis­co San­tos cree que una solución re­que­ri­ría de una re­ver­sión del re­ti­ro es­ta­dou­ni­den­se del li­de­raz­go re­gio­nal. “Yo di­ría que (los es­ta­dou­ni­den­ses) ten­drían que li­de­rar al gru­po de na­cio­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nas que se en­cuen­tran preo­cu­pa­das por la si­tua­ción ve­ne­zo­la­na”.

PRE­PA­RAR EL GOL­PE A TRA­VÉS DE UNA IN­TER­VEN­CIÓN HU­MA­NI­TA­RIA

¿Eso sig­ni­fi­ca una in­ter­ven­ción mi­li­tar di­ri­gi­da por los Es­ta­dos Uni­dos? San­tos res­pon­de co­mo lo ha he­cho el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos, Luis Al­ma­gro: “To­das las op­cio­nes de­ben ser con­si­de­ra­das”.

En la prác­ti­ca, una in­va­sión a Ve­ne­zue­la por par­te de los Es­ta­dos Uni­dos po­la­ri­za­ría a Amé­ri­ca La­ti­na, e in­clu­so si hu­bie­ra po­ca re­sis­ten­cia ar­ma­da, se­ría di­fí­cil en­con­trar o cons­truir un go­bierno al­ter­na­ti­vo.

Pe­ro al­gu­nos en la re­gión es­tán em­pe­zan­do a pen­sar en un es­ce­na­rio al­ter­na­ti­vo, aun­que só­lo en el ori­gen: una in­ter­ven­ción hu­ma­ni­ta­ria mul­ti­la­te­ral, al que le se­gui­ría un gol­pe con­tra Ma­du­ro, o qui­zás una re­be­lión de­ses­pe­ra­da de par­te de la po­bla­ción pri­va­da de ali­men­tos, me­di­ci­nas, agua y po­der.

Al pa­re­cer, Es­ta­dos Uni­dos no es­tá más pre­pa­ra­do pa­ra ese es­ce­na­rio. El em­ba­ja­dor San­tos tie­ne ra­zón: es ho­ra de em­pe­zar a tra­ba­jar en ello.

Fo­to: twp

In­mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos, el 27 de sep­tiem­bre, en la fe­ria de tra­ba­jo en Me­de­llín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.