La fór­mu­la Trump

Jair Bol­so­na­ro arra­só la pri­me­ra vuel­ta elec­to­ral bra­si­le­ña a tra­vés de tác­ti­cas si­mi­la­res a las del es­ta­dou­ni­den­se.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Sa­rah Di­lo­ren­zo y Pe­ter Pren­ga­man

São Pau­lo. AL­GU­NOS ME­SES an­tes del triun­fo de Jair Bol­so­na­ro en la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Bra­sil, mu­chos ana­lis­tas afir­ma­ban que el can­di­da­to ul­tra­de­re­chis­ta era una es­pe­cie de Trump “tro­pi­cal”.

Bol­so­na­ro, quien com­pe­ti­rá en la se­gun­da vuel­ta del 28 de oc­tu­bre fren­te a Fernando Had­dad, se pre­sen­tó a sí mis­mo co­mo al­guien que des­man­te­la­rá el sis­te­ma po­lí­ti­co dis­fun­cio­nal y bus­ca­rá re­ubi­car a la par­te de la so­cie­dad que se en­cuen­tra ex­tra­via­da por los múl­ti­ples cam­bios ge­ne­ra­cio­na­les y so­cia­les.

Trump y Bol­so­na­ro han co­rri­do por ca­rri­les di­fe­ren­tes du­ran­te mu­chos años; sin em­bar­go, en el mo­men­to que de­ci­die­ron dar un sal­to ha­cia la Pre­si­den­cia, co­men­za­ron a pre­sen­tar si­mi­li­tu­des en sus res­pec­ti­vas cam­pa­ñas; an­tes, Trump era un hom­bre de ne­go­cios mul­ti­mi­llo­na­rio y Bol­so­na­ro un con­gre­sis­ta de ba­jo per­fil. A con­ti­nua­ción, pre­sen­to sus ac­tua­les se­me­jan­zas:

DESLENGUADOS

Es pro­ba­ble que el ras­go que dio ori­gen a com­pa­rar a Bol­so­na­ro con Trump sea el que nin­guno de los dos mi­de sus pa­la­bras. Du­ran­te las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses del 2016, Trump se con­si­de­ra­ba a sí mis­mo co­mo el úni­co que se atre­vía a de­cir lo que los otros só­lo pen­sa­ban.

Bol­so­na­ro com­par­te la mis­ma au­sen­cia de fil­tro men­tal. Al­gu­nos de sus co­men­ta­rios que lo han me­ti­do en pro­ble­mas re­fle­jan pos­tu­ras ideo­ló­gi­cas de lar­ga da­ta co­mo, por ejem­plo, sus re­pe­ti­dos elo­gios a la dic­ta­du­ra mi­li­tar bra­si­le­ña ocu­rri­da en­tre 1964 y 1985.

Otro ti­po de co­men­ta­rios son aque­llos en los que am­bos es­ca­pan de lo “po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to”. Bol­so­na­ro di­jo en una oca­sión que al ha­ber te­ni­do una hi­ja des­pués de cua­tro hi­jos va­ro­nes, fue un mo­men­to de “de­bi­li­dad”. Al­go si­mi­lar di­jo Trump cuan­do di­bu­jó una for­ta­le­za en su ima­gen a prue­ba de ba­las al de­cir que ni dis­pa­ran­do en Man­hat­tan per­de­ría po­pu­la­ri­dad. “Am­bos lí­de­res dis­fru­tan pro­du­cir es­cán­da­los y de­to­nar shocks en la opi­nión pú­bli­ca”, co­men­tó Pau­lo So­te­ro, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Bra­sil del Wilson Cen­ter.

LOS ME­DIOS CO­MO BLAN­CO DE ATA­QUES

Bol­so­na­ro y sus tres hi­jos ma­yo­res, que tam­bién son po­lí­ti­cos, han cri­ti­ca­do a los prin­ci­pa­les me­dios de co­mu­ni­ca­ción de Bra­sil, acu­sán­do­los de to­do: des­de men­tir abier­ta­men­te so­bre el can­di­da­to, has­ta ig­no­rar su as­cen­so en las en­cues­tas y el apo­yo que le brin­dan otros po­lí­ti­cos. Al igual que Trump, acu­san a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de apun­ta­lar a la éli­te tra­di­cio­nal del país y de tra­tar de des­ca­rri­lar su cam­pa­ña.

Jair Bol­so­na­ro tui­teó re­cien­te­men­te que, ante tal es­ce­na­rio, los me­dios “¡real­men­te creen que la po­bla­ción es cie­ga y es­tú­pi­da!”.

LAS RE­DES, UN TRAM­PO­LÍN

Pa­ra los can­di­da­tos que no con­fían en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, las re­des so­cia­les re­pre­sen­tan la sa­li­da per­fec­ta. Bol­so­na­ro, co­mo Trump, ha he­cho un uso in­ten­si­vo de Twit­ter y Fa­ce­book pa­ra ha­blar di­rec­ta­men­te con los vo­tan­tes.

Es­to co­bró es­pe­cial im­por­tan­cia des­pués de que el can­di­da­to fue­ra apu­ña­la­do, el 6 de sep­tiem­bre, y re­clui­do en el hos­pi­tal du­ran­te más de 20 días. La se­ma­na pa­sa­da, in­clu­so des­pués de ha­ber si­do da­do de al­ta del hos­pi­tal, Bol­so­na­ro no acu­dió al de­ba­te te­le­vi­si­vo más im­por­tan­te de la cam­pa­ña, emi­ti­do por la red Glo­bo, ba­jo pre­tex­to de que los mé­di­cos no le acon­se­ja­ban ha­cer­lo.

Sin em­bar­go, y de ma­ne­ra si­mul­tá­nea al de­ba­te, Bol­so­na­ro reali­zó se­sio­nes de Fa­ce­book Li­ve con alia­dos po­lí­ti­cos e hi­zo en­tre­vis­tas con ca­na­les de te­le­vi­sión afi­nes a su cam­pa­ña. No es ne­ce­sa­rio de­cir que el ra­ting del de­ba­te no fue co­mo se es­pe­ra­ba ba­jo el es­ce­na­rio en el que Bol­so­na­ro sí asis­tie­ra.

“La idea de que us­ted no acu­da al de­ba­te por mo­ti­vos de sa­lud, pe­ro lue­go ten­ga tres en­tre­vis­tas de 10 mi­nu­tos con re­des de te­le­vi­sión ami­ga­bles es una es­tra­te­gia trum­pea­na”, di­jo Matt­hew Tay­lor, pro­fe­sor aso­cia­do de po­lí- ti­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na en la Ame­ri­can Uni­ver­sity.

PO­SI­BI­LI­DAD DE FRAU­DE

An­tes de que se lle­va­ra a ca­bo la pri­me­ra vuel­ta, Bol­so­na­ro le­van­tó el es­pec­tro del frau­de elec­to­ral al de­cir abier­ta­men­te a un ca­nal de te­le­vi­sión que te­mía por un ro­bo en su con­tra, y por tan­to, só­lo re­co­no­ce­ría su triun­fo. Lo de­cía ba­jo el con­tex­to de las plazas lle­nas en las que se pre­sen­tó.

Unos días más tar­de, re­cha­zó

esos co­men­ta­rios y di­jo que acep­ta­ría los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes. La mis­ma no­che del do­min­go, al co­no­cer su vic­to­ria, di­jo en un vi­deo a tra­vés de Fa­ce­book que hu­bie­ra ga­na­do con más de 50% de los vo­tos si no se hu­bie­ran pre­sen­ta­do “pro­ble­mas” con las ur­nas elec­tró­ni­cas.

¿Les sue­na fa­mi­liar? Trump tra­zó un ca­mino muy si­mi­lar.

“Bol­so­na­ro esen­cial­men­te di­ce: ‘La equi­dad sig­ni­fi­ca que yo ga­ne. Cual­quier otra co­sa es frau­de’, di­jo Ja­son Stan­ley, au­tor del li­bro: Có­mo fun­cio­na el fas­cis­mo: La po­lí­ti­ca de no­so­tros y de ellos.

OTROS HA­BLAN POR MÍ

Al igual que en la cam­pa­ña de Trump, en la que sus hi­jos Do­nald Trump Jr e Ivan­ka es­tu­vie­ron muy ac­ti­vos du­ran­te la cam­pa­ña, al­gu­nos de los fa­mi­lia­res de Bol­so­na­ro hi­cie­ron al­go si­mi­lar, en par­ti­cu­lar, pro­mo­ver sus ideas, ne­gar in­for­mes de pren­sa crí­ti­cos y ha­cer afir­ma­cio­nes un tan­to ex­tra­va­gan­tes.

Por ejem­plo: el do­min­go, mien­tras los bra­si­le­ños acu­dían a las ur­nas, uno de los hi­jos del can­di­da­to bra­si­le­ño, Fla­vio Bol­so­na­ro, quien se pos­tu­la pa­ra ocu­par un es­ca­ño en el Se­na­do, com­par­tió un vi­deo en Twit­ter en el que apa­ren­te­men­te se ob­ser­va una má­qui­na de vo­ta­ción que ha­bía si­do ma­ni­pu­la­da.

En cues­tión de ho­ras, el Tribunal elec­to­ral del país anun­ció que se tra­ta­ba de un in­for­me fal­so. Sin em­bar­go, pa­ra en­ton­ces, se­gu­ra­men­te ya lo ha­bían vis­to mi­llo­nes de per­so­nas en Twit­ter y en WhatsApp. “La téc­ni­ca es usar per­so­nas que ha­blan por ti, pe­ro no por ti”, di­jo Tay­lor. “Trump o Bol­so­na­ro siem­pre pueden de­cir: ‘Nun­ca he di­cho ni di­ría eso’”.

Por lo pron­to, más allá de sus si­mi­li­tu­des, el vi­ro de Bra­sil se en­cua­dra den­tro de una ten­den­cia mun­dial, en la que tan­to en Eu­ro­pa co­mo en Es­ta­dos Uni­dos el elec­to­ra­do le da la es­pal­da al es­ta­blish­ment y ter­mi­na vo­tan­do a me­nu­do por can­di­da­tos po­pu­la­res de ex­tre­ma de­re­cha que ven con ma­los ojos a cier­tas mi­no­rías y pro­me­ten res­tau­rar los “va­lo­res tra­di­cio­na­les”.

El rum­bo que to­me Bra­sil tan­to en lo po­lí­ti­co co­mo en lo eco­nó­mi­co se­gu­ra­men­te se ha­rá sen­tir en las na­cio­nes ve­ci­nas. Y po­dría te­ner un im­pac­to de­ci­si­vo en re­la­ción con el co­lap­so social y eco­nó­mi­co de Ve­ne­zue­la.

Ve­re­mos.

FO­TOS: THE WAS­HING­TON POST

Jair Bol­so­na­ro jun­to a su hi­jo Fla­vio, quien ju­gó un rol im­por­tan­te du­ran­te la cam­pa­ña.

Sim­pa­ti­zan­tes de Bol­so­na­ro, emo­cio­na­dos al co­no­cer su triun­fo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.