Mu­ra­ka­mi vuel­ve con La muer­te del co­men­da­dor

El pri­mer to­mo es un rom­pe­ca­be­zas en el que el es­cri­tor ja­po­nés po­ne to­das las pie­zas bo­ca arri­ba. En la se­gun­da par­te lle­ga­rán los desen­la­ces

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Char­les Finch

TRAS CIN­CO años sin pu­bli­car una no­ve­la, Ha­ru­ki Mu­ra­ka­mi re­gre­sa con La muer­te del co­men­da­dor (Li­bro I), una his­to­ria en torno a la soledad, el amor y el ar­te. Ba­jo es­te en­torno, un pres­ti­gio­so re­tra­tis­ta, tras una de sus rup­tu­ras, de­ci­de re­ti­rar­se un tiem­po al nor­te de Ja­pón pa­ra acla­rar sus ideas.

Al igual que hi­zo con 1Q84 , el es­cri­tor ja­po­nés más leí­do del mun­do, que ha vis­to có­mo es­ta nue­va no­ve­la ha si­do cen­su­ra­da en Chi­na por na­rrar es­ce­nas se­xua­les de­ma­sia­do ex­plí­ci­tas, di­vi­de su obra en dos par­tes.

La frag­men­ta­ción en to­mos y el gus­to por las no­ve­las lar­gas son ras­gos ca­rac­te­rís­ti­cos de Mu­ra­ka­mi (Kio­to, 1949), un au­tor ob­se­sio­na­do por te­mas in­he­ren­tes al ser hu­mano co­mo el do­lor, la soledad, el has­tío o la de­s­es­pe­ran­za, siem­pre evo­ca­dos en una co­ti­dia­ni­dad que se de­ba­te en­tre el sue­ño y la reali­dad.

La no­ve­la co­mien­za “en lo alto de una mon­ta­ña jun­to a un es­tre­cho va­lle”, ubi­ca­do al nor­te de Ja­pón don­de rei­na la cal­ma y la bru­ma. En ese si­tio el pro­ta­go­nis­ta de­ci­de re­fu­giar­se tras des­cu­brir la in­fi­de­li­dad de su mu­jer, re­ti­ra­do así de la bu­lli­cio­sa ciu­dad y aho­ra ais­la­do en una an­ti­gua ca­sa de un pin­tor fa­mo­so.

La vi­da pa­sa en­te él en­tre li­bros y mú­si­ca; pa­seos y re­fle­xio­nes, ale­ja­do del tra­ba­jo de re­tra­tis­ta y con un re­du­ci­do con­tac­to con la so­cie­dad, que con­sis­te en al­gu­nas cla­ses de pin­tu­ra pa­ra prin­ci­pian­tes que ofre­ce se­ma­nal­men­te en un ta­ller y tam­bién al­gu­nas aven­tu­ras se­xua­les con mu­je­res ca­sa­das que vi­ven en la zo­na.

MIS­TE­RIOS A DES­CI­FRAR

Pe­ro co­mo siem­pre ocu­rre con Mu­ra­ka­mi, el mis­te­rio lle­ga más pron­to que tar­de y la su­ges­tión se con­vier­te en enig­ma cuan­do el pro­ta­go­nis­ta es­cu­cha unos so­ni­dos ex­tra­ños pro­ce­den­tes del des­ván de la ca­sa que lo in­vi­tan a un cua­dro ocul­to. En él en­cuen­tra una pin­tu­ra que re­pre­sen­ta una es­ce­na de “Don Gio­van­ni” de Mo­zart, con la téc­ni­ca de la pin­tu­ra tra­di­cio­nal ja­po­ne­sa, obra que con­vul­sio­na­rá su vi­da.

Aho­ra bien, los su­ce­sos vi­ta­les que ex­pe­ri­men­ta el re­tra­tis­ta no se re­du­cen só­lo al cua­dro, sino tam­bién a otros des­cu­bri­mien­tos en torno a un ex­tra­ño ve­cino que le ofre­ce una can­ti­dad obs­ce­na por un re­tra­to o a una me­lo­día ob­se­si­va que lle­va al pro­ta­go­nis­ta has­ta un tem­ple­te sin­toís­ta per­di­do en­tre el fo­lla­je.

To­dos los enig­mas de La muer­te del co­men­da­dor, que con­for­man un la­be­rin­to pla­ga­do de se­ña­les in­des­ci­fra­bles a tra­vés de lo co­ti­diano, ten­drán su desen­la­ce en el to­mo ll.

fo­to: es­pe­cial

Por­ta­da del nue­vo li­bro de Ha­ru­ki Mu­ra­ka­mi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.