Ca­ra­va­na mi­gran­te ac­ti­va GPS ha­cia EU

Mé­xi­co ad­vier­te que no de­ja­rá en­trar a ex­tran­je­ros sin vi­sa, mien­tras au­men­ta la vi­gi­lan­cia en la fron­te­ra en­tre Gua­te­ma­la y Hon­du­ras

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Honduras - Jos­hua Partlow

EL LU­NES, UNA CA­RA­VA­NA de mi­gran­tes hon­du­re­ños con des­tino a Es­ta­dos Uni­dos cru­zó la fron­te­ra sur de Gua­te­ma­la y fue rá­pi­da­men­te re­pren­di­da por el pre­si­den­te Do­nald Trump, quien ame­na­zó con re­ti­rar “de in­me­dia­to” los fon­dos de ayu­da que su país pro­por­cio­na a Hon­du­ras si la ca­ra­va­na no se de­tie­ne an­tes de lle­gar a te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se.

Los más de 1,000 mi­gran­tes hon­du­re­ños es­pe­ra­ban con­ti­nuar su ru­ta pe­se al pe­li­gro que con­lle­va su odi­sea, mien­tras en su país, el te­ma ha si­do po­li­ti­za­do por al­gu­nos sec­to­res. (És­tas lí­neas fue­ron re­dac­ta­das el mar­tes por la no­che, por lo que no in­clu­ye lo su­ce­di­do en las úl­ti­mas 72 ho­ras.)

En la ca­ra­va­na que per­noc­tó la no­che del lu­nes en Es­qui­pu­las, ciu­dad que en su prin­ci­pal igle­sia se en­cuen­tra una fi­gu­ra del Cris­to Ne­gro, sím­bo­lo de la fe gua­te­mal­te­ca y cen­troa­me­ri­ca­na, van mu­chos ni­ños y mu­je­res, in­clu­so al­gu­nos adul­tos con im­pe­di­men­tos fí­si­cos.

La ca­ra­va­na sa­lió el sá­ba­do pa­sa­do de San Pe­dro Su­la, nor­te de Hon­du­ras, país don­de la in­se­gu­ri­dad y la fal­ta de em­pleos ha obli­ga­do a mi­les de per­so­nas a ir­se a Es­ta­dos Uni­dos des­de ha­ce va­rias dé­ca­das.

Al­gu­nos via­jan pa­ra re­en­con­trar­se con fa­mi­lia­res que par­tie­ron con an­te­rio­ri­dad arries­gan­do su in­te­gri­dad fren­te a tra­fi­can­tes co­no­ci­dos co­mo co­yo­tes, a los que pa­gan enor­mes can­ti­da­des de dó­la­res cu­ya can­ti­dad os­ci­la en­tre 4,000 y 6,000, o más.

MÉ­XI­CO FI­JA CON­DI­CIO­NES

En el pa­sa­do, son mu­chos los que han fa­lle­ci­do en te­rri­to­rio de Mé­xi­co al caer de la Bes­tia o al ser víc­ti­mas de ban­das cri­mi­na­les.

Tam­bién son mu­chos los fa­lle­ci­dos en Es­ta­dos Uni­dos y más de 50,000 los que son de­por­ta­dos ca­da año des­de ese país y Mé­xi­co, he­chos que no des­in­cen­ti­van a mi­les que anual­men­te se juegan la vi­da en su afán de lle­gar a la na­ción del dó­lar.

Al tras­cen­der que la ca­ra­va­na de in­mi­gran­tes sa­lía en ru­ta ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, el go­bierno de Mé­xi­co re­cor­dó que los in­mi­gran­tes que quie­ran en­trar a ese país de­ben ha­cer­lo cum­plien­do la le­gis­la­ción vi­gen­te y ha­cer los trá­mi­tes que co­rres­pon­den en los con­su­la­dos.

La Se­cre­ta­ría de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res y la de Go­ber­na­ción so­li­ci­ta­ron en un co­mu­ni­ca­do a “los ex­tran­je­ros que pre­ten­den in­gre­sar en Mé­xi­co”, en alu­sión tá­ci­ta a los hon­du­re­ños, que re­vi­sen los re­qui­si­tos pre­vis­tos en el ar­tícu­lo 37 de la Ley de Mi­gra­ción.

Es­ta­dos Uni­dos, por su par­te, in­di­có que la ca­ra­va­na de los in­mi­gran­tes hon­du­re­ños en ca­mino a ese país, va “con fal­sas pro­me­sas” que les han he­cho per­so­nas que bus­can ex­plo­tar­los.

“Es­ta­mos se­ria­men­te preo­cu­pa­dos por la ca­ra­va­na de mi­gran­tes que viaja al nor­te des­de Hon­du­ras, con fal­sas pro­me­sas de in­gre­sar a Es­ta­dos Uni­dos, he­chas por aque­llos que bus­can ex­plo­tar a sus com­pa­trio­tas”, in­di­có la Em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se en un co­mu­ni­ca­do.

La le­ga­ción di­plo­má­ti­ca no pre­ci­só quié­nes son los que les di­cen

“fal­sas pro­me­sas” a los in­mi­gran­tes, pe­ro en­fa­ti­zó que “Es­ta­dos Uni­dos ha­ce cum­plir vi­go­ro­sa­men­te sus le­yes de in­mi­gra­ción”.

PO­LÉ­MI­CA

El go­bierno de Hon­du­ras, a tra­vés de la Se­cre­ta­ría de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, pi­dió “a los di­ver­sos sec­to­res po­lí­ti­cos” que no uti­li­cen co­mo “ban­de­ra de lu­cha” a los mi­gran­tes de la ca­ra­va­na.

“So­li­ci­ta­mos a los di­ver­sos sec­to­res po­lí­ti­cos del país, no usar a los hon­du­re­ños co­mo ban­de­ra de lu­cha pa­ra sus pro­pios in­tere­ses, ya que de por me­dio es­tá la se­gu­ri­dad y la vi­da de de­ce­nas de hon­du­re­ños que tie­nen un an­he­lo le­gí­ti­mo de que sus con­di­cio­nes de vi­da me­jo­ren”, in­di­có la Can­ci­lle­ría de Te­gu­ci­gal­pa.

Mien­tras los in­mi­gran­tes si­guen en su aven­tu­ra, en Hon­du­ras al­gu­nos sec­to­res acu­san a la opo­si­ción po­lí­ti­ca de pro­mo­ver la ca­ra­va­na, ob­te­nien­do co­mo respuesta que el cul­pa­ble es el go­bierno que pre­si­de Juan Or­lan­do Her­nán­dez, por­que no les ga­ran­ti­za se­gu­ri­dad, ni em­pleo a los hon­du­re­ños.

El ex­pre­si­den­te hon­du­re­ño Ma­nuel Ze­la­ya, coor­di­na­dor del Par­ti­do Li­ber­tad y Re­fun­da­ción (Li­bre), pri­me­ra fuer­za de opo­si­ción en el Par­la­men­to, in­di­có el do­min­go en Twit­ter que Es­ta­dos Uni­dos “es­tá obli­ga­do a dar asi­lo” a los in­mi­gran­tes.

“EU le­gal y mo­ral­men­te es­tá obli­ga­do a dar asi­lo a emi­gran­tes por el es­ta­do de te­rror y muer­te, pro­vo­ca­do por la vio­len­cia mi­li­tar, frau­de, pri­va­ti­za­cio­nes y cri­men or­ga­ni­za­do de la dic­ta­du­ra de JOH (Juan Or­lan­do Her­nán­dez, pre­si­den­te del país) que ellos sos­tie­nen y apo­yan”, se­ña­ló Ze­la­ya.

Se­gún or­ga­nis­mos hu­ma­ni­ta­rios, en­tre 100 y 150 hon­du­re­ños abandonan a dia­rio su país con el fin de lle­gar al “sue­ño ame­ri­cano” en Es­ta­dos Uni­dos, lo que pa­ra mu­chos ha re­sul­ta­do en una tra­ge­dia por­que el úni­co en­cuen­tro que tu­vie­ron fue con la muer­te.

Los más de 1 mi­llón de in­mi­gran­tes hon­du­re­ños que vi­ven en Es­ta­dos Uni­dos, en­tre re­si­den­tes le­ga­les y los que han lle­ga­do sin do­cu­men­tos, pe­se a la du­ra po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de Wa­shing­ton, en­vían re­me­sas fa­mi­lia­res que en el 2017 ron­da­ron en 4,000 mi­llo­nes de dó­la­res.

Ge­ne­ral­men­te, los po­lí­ti­cos hon­du­re­ños só­lo ha­blan de ellos en épo­ca elec­to­ral.

Fo­to: ap

Los or­ga­ni­za­do­res creen que en el tra­yec­to mu­chas más per­so­nas se uni­rán a es­ta ca­mi­na­ta de más de 2,000 ki­ló­me­tros des­de Hon­du­ras a EU.

Fo­to: reuters

En Es­qui­pu­las, Gua­te­ma­la, mi­les de hon­du­re­ños fes­te­jan la pri­me­ra es­ca­la de su odi­sea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.