El prín­ci­pe de­be ter­mi­nar la gue­rra en Ye­men

El ar­tícu­lo fue pu­bli­ca­do el 11 de sep­tiem­bre por el pe­rio­dis­ta ase­si­na­do en el con­su­la­do de Ara­bia Sau­di­ta, en Es­tam­bul, el pa­sa­do 2 de oc­tu­bre

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Opinion - Ja­mal Khas­hog­gi

ARA­BIA SAU­DI­TA de­be en­fren­tar la res­pon­sa­bi­li­dad de los da­ños que ha pro­vo­ca­do en los más de tres años de gue­rra en Ye­men.

El con­flic­to ha agria­do las re­la­cio­nes de Ara­bia Sau­di­ta con la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, ha afec­ta­do la di­ná­mi­ca de la se­gu­ri­dad re­gio­nal y ha da­ña­do la repu­tación del reino en el mun­do is­lá­mi­co.

Ara­bia Sau­di­ta se en­cuen­tra en una po­si­ción úni­ca pa­ra man­te­ner a Irán fue­ra de Ye­men y con­cluir la gue­rra en con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles si cam­bia su pa­pel de pa­tro­ci­na­dor al de pa­ci­fi­ca­dor.

Las con­ver­sa­cio­nes de paz en Gi­ne­bra pa­tro­ci­na­das por la ONU y que es­ta­ban pro­gra­ma­das pa­ra ini­ciar­se el jue­ves pa­sa­do (prin­ci­pios de sep­tiem­bre) prác­ti­ca­men­te co­lap­sa­ron, en par­te por­que los re­bel­des hu­tíes que con­tro­lan la ca­pi­tal (y la ma­yor par­te del oes­te de Ye­men) te­mían que su re­torno se de­tu­vie­ra de­bi­do al con­trol del es­pa­cio aéreo por par­te de Ara­bia Sau­di­ta.

La in­cur­sión de Irán en Ye­men de­to­nó la reac­ción de Ara­bia Sau­di­ta, quien de­ter­mi­nó que por cues­tio­nes de se­gu­ri­dad era ne­ce­sa­rio in­gre­sar al país.

Sin em­bar­go, la in­cur­sión de Ara­bia Sau­di­ta no ha ayu­da­do a dis­mi­nuir la in­se­gu­ri­dad, por el con­tra­rio, ha in­cre­men­ta­do el nú­me­ro de víc­ti­mas.

Ca­da mi­sil Pa­triot (he­cho en Es­ta­dos Uni­dos) que dis­pa­ra Ara­bia Sau­di­ta en Ye­men le cues­ta 3 mi­llo­nes de dó­la­res. Se sa­be que ha pe­di­do prés­ta­mos en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les de por lo me­nos 11,000 mi­llo­nes de dó­la­res.

Por lo que to­ca a cos­tos po­lí­ti­cos que ge­ne­ra, la can­ti­dad de muer­tos no pue­de ser es­ti­ma­da.

Po­si­bles fa­llas en los sis­te­mas de in­te­li­gen­cia pro­vo­ca­ron la muer­te de 29 ni­ños en agos­to pa­sa­do, con­fun­dien­do un ca­mión es­co­lar con uno que transportaba hu­tíes.

El se­cre­ta­rio de De­fen­sa Jim Mat­tis de­cla­ró re­cien­te­men­te: “Res­pal­da­mos el de­re­cho de nues­tros so­cios de Ara­bia Sau­di­ta a la au­to­de­fen­sa”. Los me­dios sau­díes pu­bli­ca­ron la de­cla­ra­ción de Mat­tis y lo ci­ta­ron con gran en­tu­sias­mo, pe­ro omi­tie­ron se­lec­ti­va­men­te la par­te que de­cla­ró que el apo­yo es­ta­dou­ni­den­se no era “in­con­di­cio­nal”, ya que ins­tó a las au­to­ri­da­des sau­díes a “ha­cer to­do lo hu­ma­na­men­te po­si­ble pa­ra evi­tar cual­quier pér­di­da inocen­te de vi­das”.

Al­gu­nas vo­ces di­cen que Ara­bia Sau­di­ta es­tá ha­cien­do en Ye­men lo que el pre­si­den­te si­rio, Bas­har al As­sad, los ru­sos e ira­níes es­tán ha­cien­do en Si­ria. Cla­ro, sin el uso de ar­mas quí­mi­cas.

El prín­ci­pe he­re­de­ro de­be po­ner fin a la vio­len­cia y res­tau­rar la dig­ni­dad en el lu­gar don­de na­ció el is­lam.

Fo­to: twp

Ni­ños ye­me­níes par­ti­ci­pan en un fu­ne­ral ma­si­vo en Ya­da, Saa­da, en Ye­men el pa­sa­do 13 de agos­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.