Exor­ci­zan­do al lu­lis­mo

Bol­so­na­ro es­tá por ex­tin­guir el fe­nó­meno po­lí­ti­co bra­si­le­ño.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Luis Sche­no­ni y Scott Main­wa­rin

El ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro, ex ca­pi­tán de la re­ser­va del Ejército con gui­ños au­to­ri­ta­rios, re­cha­za al­gu­nas de las re­glas del jue­go de­mo­crá­ti­co y ame­na­za con so­ca­var los de­re­chos de los ciu­da­da­nos bra­si­le­ños.

Un vir­tual triun­fo de Bol­so­na­ro, quien lle­ga a la se­gun­da vuel­ta co­mo fa­vo­ri­to en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Bra­sil del do­min­go, pue­de co­rroer a la de­mo­cra­cia más gran­de de Amé­ri­ca La­ti­na.

Bra­sil no es el úni­co país la­ti­noa­me­ri­cano su­mer­gi­do en una cri­sis po­lí­ti­ca: la de­mo­cra­cia se ha de­rrum­ba­do en Ni­ca­ra­gua; Ve­ne­zue­la su­fre el yu­go de una dic­ta­du­ra, y Bo­li­via y Hon­du­ras tie­nen gra­ves pro­ble­mas.

En El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la, Hon­du­ras y Mé­xi­co, al igual que en Bra­sil, or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les go­bier­nan los seg­men­tos más po­bres de mu­chas de sus ciu­da­des, en de­tri­men­to de sus de­mo­cra­cias.

Da­tos del pro­yec­to Variedades de la De­mo­cra­cia, jun­to con va­rias otras fuen­tes , mues­tran que es­te sis­te­ma de go­bierno es más dé­bil de lo que lo ha si­do du­ran­te dé­ca­das. La sa­tis­fac­ción con la de­mo­cra­cia dis­mi­nu­ye, se­gún el Pro­yec­to de Opi­nión Pú­bli­ca de Amé­ri­ca La­ti­na (LAPOP) y el La­ti­no­ba­ró­me­tro .

Uno po­dría es­pe­rar que Was­hing­ton tra­ba­ja­ría pa­ra apun­ta­lar las de­mo­cra­cias en el con­ti­nen­te. Sin em­bar­go, co­mo su­gie­ren imá­ge­nes de los par­ti­da­rios de Bol­so­na­ro on­dean­do ban­de­ras es­ta­dou­ni­den­ses, la na­ción nor­te­ame­ri­ca­na no ha ayu­da­do a es­te desa­rro­llo. En un ar­tícu­lo re­cien­te pu­bli­ca­do por el think thank De­mo­cra­ti­za­ción, apa­re­ce un ba­lan­ce de có­mo las po­lí­ti­cas de Was­hing­ton afec­ta­ron las tran­si­cio­nes au­to­ri­ta­rias y de­rrum­bes de­mo­crá­ti­cos en Amé­ri­ca La­ti­na des­de 1945 has­ta el 2010.

EU YA NO APO­YA LAS DE­MO­CRA­CIAS

La pro­mo­ción ac­tual de la de­mo­cra­cia prác­ti­ca­men­te ha si­do aban­do­na­da por la ad­mi­nis­tra­ción de Trump. El año pa­sa­do, el De­par­ta­men­to de Es­ta­do con­si­de­ró eli­mi­nar la pro­mo­ción de la de­mo­cra­cia de su de­cla­ra­ción de mi­sión de go­bierno. Es­te año, la Ofi­ci­na de Ad­mi­nis­tra­ción y Pre­su­pues­to in­ten­tó re­cor­tar los fon­dos pa­ra la Fun­da­ción Na­cio­nal pa­ra la De­mo­cra­cia, con­si­de­ra­da, con­jun­ta­men­te con USAID y el De­par­ta­men­to de Es­ta­do, una de las tres or­ga­ni­za­cio­nes clave que pro­mue­ven la de­mo­cra­cia.

Mu­chos gol­pes de Es­ta­do la­ti­noa­me­ri­ca­nos, in­clu­so aque­llos que Was­hing­ton de­nun­ció, ocu­rrie­ron por­que Es­ta­dos Uni­dos no ma­ni­fes­tó de for­ma enér­gi­ca su apo­yo a la de­mo­cra­cia. El pre­si­den­te Do­nald Trump elo­gia a los dic­ta­do­res y pa­re­ce su­ge­rir que su país res­pal­da­rá so­lu­cio­nes no elec­to­ra­les a las cri­sis cons­ti­tu­cio­na­les.

EU ES­TÁ IG­NO­RAN­DO A LAS INS­TI­TU­CIO­NES MUL­TI­LA­TE­RA­LES

En el pa­sa­do, las re­des y or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les han ayu­da­do a di­fun­dir la de­mo­cra­cia. Des­de prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1990, la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) se aso­ció con Es­ta­dos Uni­dos pa­ra con­tra­rres­tar los frau­des elec­to­ra­les y los gol­pes de Es­ta­do, en par­ti­cu­lar me­dian­te la Re­so­lu­ción 1080 (1991) y la Car­ta De­mo­crá­ti­ca In­te­ra­me­ri­ca­na (2001). Sin em­bar­go, Was­hing­ton no res­pal­dó a la OEA y re­co­no­ció al go­bierno de Hon­du­ras en las elec­cio­nes del 2017, pe­se a que la OEA de­nun­ció un frau­de en las elec­cio­nes. Es­te año, Trump se con­vir­tió en el pri­mer pre­si­den­te en no asis­tir a la Cumbre de las Amé­ri­cas, lo que su­gie­re una fal­ta de in­te­rés en la zo­na. Más allá del sis­te­ma in­te­ra­me­ri­cano, el re­ti­ro de Es­ta­dos Uni­dos del Con­se­jo de De­re­chos Hu­ma­nos de la ONU su­gie­re una fal­ta de com­pro­mi­so con el mul­ti­la­te­ra­lis­mo.

OTROS DESAFÍOS

La se­gun­da vuel­ta en Bra­sil la dispu­tarán Bol­so­na­ro y el pro­gre­sis­ta Fer­nan­do Had­dad, quie­nes pro­po­nen dos mo­de­los an­ta­gó­ni­cos pa­ra re­cu­pe­rar una eco­no­mía que cre­ce a mar­cha len­ta.

El Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) de Bra­sil subió en 2017 en 1 % des­pués de dos años de pro­fun­da re­ce­sión y, se­gún las pre­vi­sio­nes de los ana­lis­tas, ce­rra­rá el 2018 con un au­men­to de 1.35%, me­nos de la mi­tad de lo pre­vis­to ha­ce ape­nas un año.

A las de­bi­li­ta­das pre­vi­sio­nes de cre­ci­mien­to se su­man unas cuen­tas pú­bli­cas car­co­mi­das por malas ges­tio­nes y por la co­rrup­ción, una ele­va­da deu­da pú­bli­ca (77.3% del PIB) y un des­em­pleo que gol­pea a las puer­tas de 12.7 mi­llo­nes de bra­si­le­ños (6.07%).

Los da­tos re­fle­jan la si­tua­ción de un gi­gan­te que avan­za con pies de ba­rro en ma­te­ria eco­nó­mi­ca, en me­dio de una cre­cien­te de­sigual­dad y un au­men­to del nú­me­ro de po­bres, que subió de 17.1 mi­llo­nes en el 2014 a 23.3 mi­llo­nes en el 2018.

Bra­sil de­jó atrás su “épo­ca do­ra­da”, en la que dis­fru­tó de una eco­no­mía bo­yan­te ba­jo el go­bierno del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res del ex­pre­si­den­te Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va, hoy en la cár­cel por la co­rrup­ción que se desató mien­tras

es­tu­vo en el po­der.

Pe­ro la si­tua­ción se tor­ció en el se­gun­do man­da­to de la ex­pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff y Bra­sil se su­mer­gió en la peor re­ce­sión eco­nó­mi­ca de su his­to­ria (2015-2016), coin­ci­dien­do con una gra­ve cri­sis po­lí­ti­ca que des­en­ca­de­nó su des­ti­tu­ción.

El po­der lo asu­mió en­ton­ces su vi­ce­pre­si­den­te, Mi­chel Te­mer, quien lle­vó ade­lan­te un pa­que­te de me­di­das de austeridad pa­ra arre­glar las mal­tre­chas cuen­tas pú­bli­cas.

Bol­so­na­ro, guia­do por su con­se­je­ro eco­nó­mi­co, Pau­lo Gue­des, ha pro­me­ti­do que si lle­ga al po­der pon­drá en mar­cha una agen­da li­be­ral, con pe­so en las re­for­mas y pri­va­ti­za­cio­nes, mien­tras que Had­dad ga­ran­ti­za ajustes fis­ca­les más mo­de­ra­dos, sin com­pro­me­ter a las cla­ses más des­fa­vo­re­ci­das.

La agen­da li­be­ral del ul­tra­de­re­chis­ta le ha ser­vi­do pa­ra ga­nar­se el apo­yo de los in­ver­so­res, que en los úl­ti­mos años han ex­pre­sa­do su ani­mad­ver­sión al PT y han ce­le­bra­do la ven­ta­ja del ca­pi­tán de la re­ser­va del Ejército, un nos­tál­gi­co de la dic­ta­du­ra mi­li­tar po­lé­mi­co por un his­to­rial de de­cla­ra­cio­nes ma­chis­tas, ra­cis­tas y ho­mó­fo­bas. Su dis­cur­so tran­si­ta en­tre la ra­bia y los pre­jui­cios.

Pe­ro Bol­so­na­ro, quien se­gún los úl­ti­mos son­deos ven­ce­rá las elec­cio­nes del do­min­go con cer­ca de 60% de vo­tos, tam­bién se ha com­pro­me­ti­do a man­te­ner algunos pro­gra­mas so­cia­les y ase­gu­ra que am­plia­rá el pro­gra­ma Bol­sa Fa­mi­lia, im­pul­sa­do por Lu­la y que ofre­ce un sub­si­dio de has­ta 195 reales (52 dó­la­res) pa­ra fa­mi­lias con ba­jos in­gre­sos.

En su pro­gra­ma elec­to­ral, Bol­so­na­ro ha in­sis­ti­do que el des­equi­li­brio fis­cal ge­ne­ra in­fla­ción y que el de­ba­te so­bre las pri­va­ti­za­cio­nes tie­ne co­mo ob­je­ti­vo me­jo­rar la dis­tri­bu­ción de ren­ta en el país.

Su ri­val en las ur­nas, Fer­nan­do Had­dad, ha re­for­za­do por su par­te el se­llo so­cial que es­tu­vo pre­sen­te du­ran­te la ges­tión de Lu­la y que le va­lió el apo­yo de los más po­bres, es­pe­cial­men­te en la re­gión no­res­te del país.

Ade­más del Bol­sa Fa­mi­lia, el ex­mi­nis­tro de Edu­ca­ción de­fien­de una re­for­ma tri­bu­ta­ria y ban­ca­ria, la exen­ción del im­pues­to de ren­ta pa­ra aque­llos que ga­nen me­nos de 4,770 reales men­sua­les (1,272 dó­la­res) y un au­men­to de la car­ga tri­bu­ta­ria pa­ra los más ri­cos.

Bol­so­na­ro dio con una fór­mu­la atrac­ti­va en un país atri­bu­la­do: ofre­cer so­lu­cio­nes sim­ples pa­ra pro­ble­mas com­ple­jos.

Bol­so­na­ro es un sín­to­ma del des­con­ten­to so­cial que vi­ve Bra­sil, no una so­lu­ción.

¿Had­dad po­drá dar la sor­pre­sa?

fo­to: reuters

Jair Bol­so­na­ro en un even­to de cam­pa­ña en Río de Janeiro, en agos­to pa­sa­do.

fo­to: ap

El can­di­da­to el pa­sa­do 5 de sep­tiem­bre en un mi­tin en Bra­si­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.