En tiem­po real, Kler

Uno de ca­da 10 po­la­cos ya vio la pe­lí­cu­la de Smar­zows­ki.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - An­ne Ap­ple­baum

A VE­CES, el ar­te (li­bros, obras de tea­tro, pe­lí­cu­las, can­cio­nes) pue­den cam­biar una cul­tu­ra. Pe­ro a ve­ces, re­pre­sen­tan la for­ma en la que una cul­tu­ra ha cam­bia­do.

Ha­ce 40 años, en oc­tu­bre de 1978, el car­de­nal Ka­rol Wojty­la fue nom­bra­do pa­pa Juan Pablo II, efec­to que re­mo­vió olas del ac­ti­vis­mo ca­tó­li­co y se­cu­lar en Po­lo­nia y que ayu­da­ron fi­nal­men­te a de­rri­bar un ré­gi­men to­ta­li­ta­rio.

Pe­ro hoy es oc­tu­bre del 2018. Un nú­me­ro ré­cord de po­la­cos acu­den en ma­sa pa­ra ver una pe­lí­cu­la muy do­lo­ro­sa, ya que con­de­na a la Igle­sia ca­tó­li­ca de su país de ser co­rrup­ta e hi­pó­cri­ta.

La pe­lí­cu­la se lla­ma Kler, un tér­mino des­pec­ti­vo pa­ra el cle­ro, y cuen­ta la his­to­ria de tres sa­cer­do­tes y un obis­po. En el trans­cur­so de dos ho­ras y me­dia, ve­mos a uno de ellos con su no­via, a otro con el ni­ño que ha agre­di­do y otro más con­tro­lan­do gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro en efec­ti­vo. Be­ben, ju­ran y ro­ban. Por lo que to­ca a el obis­po, in­ten­ta en­cu­brir un es­cán­da­lo de pe­dofi­lia.

“MI FE NO ME DE­JA­RÍA”

Du­ran­te la his­to­ria, el pú­bli­co po­drá en­con­trar algunos mo­men­tos de luz: cuan­do la no­via de uno de los sa­cer­do­tes le di­ce que es­tá em­ba­ra­za­da, él le pre­gun­ta por qué no se pro­te­gió. “Mi fe no me de­ja­ría”, res­pon­de ella.

Sin em­bar­go, la ma­yor par­te de la pe­lí­cu­la es muy os­cu­ra. Los sa­cer­do­tes no son só­lo pe­ca­do­res, tam­bién re­cuer­dan epi­so­dios don­de gen­te pe­có en con­tra de ellos.

Ellos mis­mos tam­bién han si­do agre­di­dos o mal­tra­ta­dos en or­fa­na­tos; es­tán so­los y enoja­dos. Uno de ellos aban­do­na el sa­cer­do­cio. Otro es par­te de un com­plot pa­ra ser en­via­do al Va­ti­cano.

En su pri­mer fin de se­ma­na, Kler rom­pió ré­cord de ta­qui­lla en la his­to­ria del ci­ne po­la­co; al tér­mino de la ter­ce­ra se­ma­na, más de 3.5 mi­llo­nes de per­so­nas, 10% del país, la ha­bía vis­to.

En el ci­ne de la pe­que­ña ciu­dad don­de la vi, uno de los tí­pi­cos lu­ga­res don­de la Igle­sia es­tá des­ti­na­da a ser fuer­te, la pe­lí­cu­la ago­tó to­das sus fun­cio­nes du­ran­te sus pri­me­ros días de exhibición. Algunos ci­nes de­ci­die­ron no ex­hi­bir­la.

Kler no pu­do ha­ber­se he­cho ha­ce 40 años, en el mo­men­to del ini­cio del pa­pa­do de Juan Pablo II. Ha­ce 13 años, en el mo­men­to de su muer­te, tam­po­co creo que se hu­bie­ra po­di­do ha­ber rea­li­za­do.

Du­ran­te la ma­yor par­te del si­glo XX y de lo que va del XXI, la Igle­sia tu­vo un es­ta­tus ex­cep­cio­nal en Po­lo­nia, pre­ci­sa­men­te por­que se la con­si­de­ra­ba apo­lí­ti­ca, una es­pe­cie de fuer­za neu­tral pa­ra ge­ne­rar el bien de to­da la na­ción.

MO­NO­PO­LIO IN­TE­LEC­TUAL

Du­ran­te la era co­mu­nis­ta, la Igle­sia fue la vi­gía de un con­jun­to al­ter­na­ti­vo de va­lo­res en Po­lo­nia, el úni­co lu­gar don­de era po­si­ble rom­per el mo­no­po­lio in­te­lec­tual del es­ta­do y don­de se po­dían con­tar las ver­da­des so­bre la his­to­ria.

En la dé­ca­da de 1980, ins­pi­ra­das en Juan Pablo II, las igle­sias se con­vir­tie­ron li­te­ral­men­te en lu­ga­res don­de to­dos, re­li­gio­sos o lai­cos, po­dían re­unir­se; ex­po­si­cio­nes de ar­te se lle­va­ron a ca­bo en las igle­sias; reunio­nes po­lí­ti­cas, tam­bién; pe­rió­di­cos y re­vis­tas, ile­ga­les, se dis­tri­buían en las igle­sias.

En la Po­lo­nia del 2018, la Igle­sia ya no se con­si­de­ra neu­tral. Aho­ra es una fuen­te im­por­tan­te de di­vi­sión en una de las so­cie­da­des más po­la­ri­za­das de Eu­ro­pa.

Los lí­de­res de la Igle­sia han op­ta­do por apo­yar al par­ti­do go­ber­nan­te de ex­tre­ma de­re­cha, in­clu­so, en el mo­men­to en que vio­ló a la Cons­ti­tu­ción, ge­ne­ran­do pro­ble­mas con el Po­der Ju­di­cial y te­nien­do in­je­ren­cia en la te­le­vi­sión pú­bli­ca.

Los tiem­pos cam­bian; Ir­lan­da, una vez pro­fun­da­men­te ca­tó­li­ca, ya no lo es. Las ins­ti­tu­cio­nes co­me­ten erro­res. Kler es evi­den­cia de que la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca alen­ta­da por la Igle­sia ca­tó­li­ca po­la­ca ha crea­do su pro­pia reac­ción y la Igle­sia pue­de ser una de las ins­ti­tu­cio­nes más da­ña­das co­mo re­sul­ta­do.

Al tér­mino de la ter­ce­ra se­ma­na (de exhibición), más de 3.5 mi­llo­nes de per­so­nas, 10% del país, la ha­bía vis­to”.

An­ne Ap­ple­baum

Fotos: reuters

La actriz Joan­na Ku­lig en Kler, di­ri­gi­da por Woj­ciech Smar­zows­ki.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.