Wei­wei des­plie­ga su ar­se­nal de ar­te

El po­lé­mi­co ar­tis­ta, per­se­gui­do en Chi­na, su país, pre­sen­ta 70 piezas; la ma­yor mues­tra de su ca­rre­ra

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Da­vid Wei­gel

EL AR­TIS­TA y ac­ti­vis­ta chino Ai Wei­wei lle­va has­ta São Pau­lo, Bra­sil su ma­yor ex­po­si­ción in­di­vi­dual, e in­cor­po­ra en ella, por pri­me­ra vez, tra­ba­jos rea­li­za­dos con ar­te­sa­nos bra­si­le­ños pa­ra abrir un nue­vo ca­pí­tu­lo de su obra: la in­fluen­cia la­ti­noa­me­ri­ca­na.

La mues­tra Raíz, que es­ta­rá abier­ta al pú­bli­co has­ta el pró­xi­mo 20 de enero en el Par­que de Ibi­ra­pue­ra, pre­ten­de “re­ve­lar las raí­ces per­di­das de cul­tu­ras fuer­te­men­te ame­na­za­das”.

Con tra­ba­jos en ce­rá­mi­ca, ma­de­ra, pa­pel y hie­rro, el crea­dor chino na­rra a tra­vés de sus obras, pa­sa­jes trá­gi­cos de su bio­gra­fía, co­mo su de­ten­ción en el 2011 tras ser acu­sa­do de eva­sión fis­cal.

Re­co­no­ci­do mun­dial­men­te por su lu­cha con­tra la re­pre­sión y la vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos, y su in­te­rés por asun­tos po­lí­ti­cos y so­cia­les co­mo la cri­sis mun­dial de los re­fu­gia­dos, Wei­wei usa ele­men­tos tra­di­cio­na­les chi­nos, co­mo la pin­tu­ra en por­ce­la­na, pa­ra re­pre­sen­tar es­tas cues­tio­nes.

Una bal­sa in­fla­ble con mu­ñe­cos que re­pre­sen­tan a re­fu­gia­dos, es una de las piezas más im­pac­tan­tes de la ex­po­si­ción. Lle­va el nom­bre de “Odi­sea”, en re­fe­ren­cia al desafío que su­po­nen las tra­ve­sías por el mar y la bús­que­da de abri­go.

Cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia, es­po­sas y ba­rras de hie­rro tam­bién evo­can la lu­cha de Ai Wei­wei con­tra el Es­ta­do chino tras el te­rre­mo­to de Si­chuan, en el 2008, y sus de­nun­cias exi­gien­do trans­pa­ren­cia al go­bierno so­bre las muer­tes de es­tu­dian­tes.

Pa­ra re­pre­sen­tar esa tra­ge­dia, Wei­wei mon­tó una ins­ta­la­ción de 164 to­ne­la­das de hie­rro res­ca­ta­do de los es­com­bros del te­rre­mo­to tras in­ves­ti­gar y des­cu­brir que 5,000 ni­ños mu­rie­ron en el si­nies­tro.

La obra “Straight” es una de las más im­po­nen­tes en­tre el to­tal de 70 y fue par­cial­men­te ex­hi­bi­da al pú­bli­co por pri­me­ra vez en la Bie­nal de Ar­te de Ve­ne­cia, en el 2013, pe­ro só­lo aho­ra po­drá ser con­tem­pla­da en su ple­ni­tud.

“Se­mi­lla de gi­ra­sol” es otra crea­ción ca­li­fi­ca­da por Dan­tas co­mo “im­per­di­ble”. Tie­ne 357 me­tros cua­dra­dos y con­sis­te en mi­llo­nes de se­mi­llas con­fec­cio­na­das en por­ce­la­na y pin­ta­das a mano por 1,600 ar­te­sa­nas du­ran­te dos años pa­ra re­pre­sen­tar su preo­cu­pa­ción por los de­re­chos hu­ma­nos.

El ar­tis­ta tam­bién se po­si­cio­nó co­mo un aman­te de Bra­sil y, en es­te sen­ti­do, se reunió con ar­te­sa­nos de la ciu­dad de Jua­zei­ro do Nor­te, en el es­ta­do de Cea­rá, si­tua­do en la em­po­bre­ci­da re­gión nor­des­te del país, pa­ra pro­du­cir 24 piezas iné­di­tas.

La ex­po­si­ción tu­vo un cos­to de pro­duc­ción de 10 mi­llo­nes de reales (2.7 mi­llo­nes de dó­la­res).

A dis­fru­tar­la.

fo­to: ap

Ai Wei­wei du­ran­te los Na­tio­nal Art Awards, en Nue­va York, el pa­sa­do 22 de oc­tu­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.