Fox News; se­sio­nes de te­ra­pia

Los me­dios de la de­re­cha al­ter­na­ti­va cau­ti­van a te­rro­ris­tas.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Max Boot

DES­PUÉS DE que ocu­rre un ata­que te­rro­ris­ta por par­te de un mi­li­tan­te is­la­mis­ta con ras­gos de lo­bo so­li­ta­rio, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pre­gun­tan de ma­ne­ra in­va­ria­ble: ¿qué lo ins­pi­ró a ma­tar? Por lo ge­ne­ral, la res­pues­ta se en­cuen­tra al re­vi­sar la pro­pa­gan­da mi­li­tan­te que, co­mo hue­llas, de­ja el te­rro­ris­ta en sus re­des so­cia­les, co­rreos elec­tró­ni­cos o en su pro­pia ca­sa.

Ne­ce­si­ta­mos ha­cer la mis­ma pre­gun­ta so­bre el te­rro­ris­mo pro­ve­nien­te de la de­re­cha. ¿Qué ins­pi­ró a Ce­sar Sa­yoc a en­viar, muy pro­ba­ble­men­te, bom­bas pos­ta­les a pro­mi­nen­tes fi­gu­ras li­be­ra­les? ¿Qué ins­pi­ró a Ro­bert Bo­wers a dis­pa­rar a 11 personas en una si­na­go­ga de Pit­ts­burgh? ¿Qué ins­pi­ró a Gre­gory Bush a ma­tar su­pues­ta­men­te a dos afro­ame­ri­ca­nos en Jef­fer­son­town, Ken­tucky, des­pués de no po­der in­gre­sar a una igle­sia pre­do­mi­nan­te­men­te ne­gra?

For­mu­lar es­tas pre­gun­tas de nin­gu­na ma­ne­ra res­ta res­pon­sa­bi­li­dad a los per­pe­tra­do­res. Sin em­bar­go, los te­rro­ris­tas no ac­túan des­de el va­cío. En­ton­ces, ¿quién ha crea­do el en­torno en el que el te­rro­ris­mo de de­re­cha se ha vuel­to mu­cho más co­mún y, des­de el 11 de sep­tiem­bre, mu­cho más le­tal (el is­la­mis­ta), en Es­ta­dos Uni­dos?

El pre­si­den­te Trump de­fien­de el “na­cio­na­lis­mo”, de­nun­cia a glo­ba­li­fí­li­cos co­mo lo es el fi­nan­cie­ro ju­dío Geor­ge So­ros, ca­li­fi­ca a los in­mi­gran­tes co­mo “ser­pien­tes” y “ani­ma­les”, agre­de a una caravana de re­fu­gia­dos y de­fi­ne a los su­pre­ma­cis­tas blan­cos co­mo “bue­nas personas”. Do­nald Trump tie­ne una par­te sus­tan­cial de cul­pa.

Al­gu­nos de sus se­gui­do­res re­pu­bli­ca­nos son aún más ex­tre­mis­tas. El re­pre­sen­tan­te Matt Gaetz in­vi­tó al Dis­cur­so del Es­ta­do de la Unión a un ne­ga­cio­nis­ta del Ho­lo­caus­to y tam­bién ha cul­pa­do a So­ros por fi­nan­ciar la caravana de in­mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos.

El re­pre­sen­tan­te Ste­ve King dio una en­tre­vis­ta a un si­tio web aus­tria­co de ex­tre­ma de­re­cha en el que res­pal­dó una te­sis de la su­pre­ma­cía blan­ca, en la que las na­cio­nes blan­cas es­tán co­me­tien­do un “sui­ci­dio cul­tu­ral en cá­ma­ra len­ta” al per­mi­tir que los in­mi­gran­tes de co­lor in­va­dir sus paí­ses.

LA UNIÓN ESPECULADORA

Lí­de­res del Par­ti­do Re­pu­bli­cano se es­tán unien­do pa­ra for­ta­le­cer sus ideas. El lí­der de la ma­yo­ría de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, Ke­vin McCarthy, pu­bli­có y lue­go bo­rró un tuit en el que acu­sa­ba de com­prar la elec­ción a So­ros, Mi­chael Bloom­berg y Tom Ste­yer (So­ros y Bloom­berg son ju­díos, al igual lo fue el pa­dre de Ste­yer).

El se­na­dor Char­les E. Grass­ley, pre­si­den­te del Co­mi­té Ju­di­cial del Se­na­do, cul­pó a So­ros por fi­nan­ciar las pro­tes­tas con­tra el en­ton­ces can­di­da­to a la Cor­te Su­pre­ma Brett M. Ka­va­naugh.

¿De dón­de han sa­ca­do es­tos po­lí­ti­cos es­tas ideas no­ci­vas? Des­de una máquina in­dus­trial de me­dios de co­mu­ni­ca­ción de de­re­cha con­for­ma­da por Fox News, Breit­bart, In­fo­wars, News­max, el Daily Ca­ller, Ga­te­way Pun­dit, en­tre mu­chos otros.

Fue Ma­ria Bar­ti­ro­mo, de Fox Bu­si­ness Net­work, quien le pre-

gun­tó a Grass­ley si So­ros es­ta­ba de­trás de las pro­tes­tas de Ka­va­naugh y, lue­go de que Grass­ley res­pal­da­ra el cues­tio­na­mien­to, Trump dio por bue­na la afir­ma­ción del se­na­dor.

El Wall Street Jour­nal, a su vez, pu­bli­có un ar­tícu­lo de opi­nión que res­pal­da­ba es­ta ca­lum­nia.

LA OCUPACIÓN DE LA SE­CRE­TA­RÍA DE ES­TA­DO

La se­ma­na pa­sa­da, el pre­sen­ta­dor de Fox Bu­si­ness, Lou Dobbs, en­tre­vis­tó a Ch­ris Fa­rrell de Ju­di­cial Watch, quien afir­mó que la caravana cen­troa­me­ri­ca­na es­ta­ba di­ri­gi­da por el “De­par­ta­men­to de Es­ta­do ocu­pa­do por So­ros”, ha­cien­do eco de la pro­pa­gan­da neo­na­zi so­bre un “go­bierno ocu­pa­do por los sio­nis­tas”.

Fox News no só­lo es­tá di­fa­man­do a un im­por­tan­te do­nan­te ju­dío por cau­sas li­be­ra­les. Tam­bién es­tá de­mo­ni­zan­do, li­te­ral­men­te, a to­dos los de­mó­cra­tas. La con­duc­to­ra Jea­ni­ne Pi­rro se re­fie­re a ellos co­mo “ra­tas de­mo­nía­cas”.

Es­te ru­gir sin fin de teo­rías de cons­pi­ra­ción irra­cio­na­les y de con­te­ni­dos exa­ge­ra­dos pue­de lle­var al ex­tre­mo a con­ser­va­do­res mo­de­ra­dos, y lo peor, pue­de con­du­cir a aque­llos que ya eran ines­ta­bles ha­cia la vio­len­cia.

El dia­rio The New York Ti­mes informa que, has­ta el 2016, la pá­gi­na de Fa­ce­book de Ce­sar Sa­yoc es­ta­ba lle­na de “co­mi­das de­ca­den­tes, en­tre­na­mien­tos en el gim­na­sio, mu­je­res con po­ca ro­pa y jue­gos de­por­ti­vos (...) Pe­ro a par­tir de ese año, la pre­sen­cia de Sa­yoc en las re­des so­cia­les to­mó un tono más os­cu­ro y más par­ti­dis­ta”.

Fue en­ton­ces cuan­do co­men­zó a pu­bli­car “his­to­rias de In­fo­wars, Worl­dNe­tDaily, Breit­bart y otros sitios web de la de­re­cha”, que “mos­tra­ban una fas­ci­na­ción de los is­la­mis­tas por el te­rro­ris­mo, la in­mi­gra­ción ile­gal y las teo­rías de cons­pi­ra­ción an­ti-Clin­ton”.

Na­tu­ral­men­te, cuan­do Sa­yoc en­vió las bom­bas pos­ta­les a los crí­ti­cos de Trump, los me­dios de la de­re­cha afir­ma­ron que de­bía ser una ope­ra­ción de “ban­de­ra fal­sa”. Al­go así co­mo un ac­to te­rro­ris­ta co­me­ti­do por al­guien que se dis­fra­za­ba pa­ra en­ga­ñar a la na­ción.

Exis­te par­ti­dis­mo en am­bos la­dos del es­pec­tro po­lí­ti­co, pe­ro nin­gún ca­nal de iz­quier­da pro­pa­ga el ex­tre­mis­mo de ma­ne­ra tan am­plia y tan exi­to­sa co­mo lo ha­cen los me­dios con­ser­va­do­res.

Un es­tu­dio de Net­work Pro­pa­gan­da rea­li­za­do por tres in­ves­ti­ga­do­res de Har­vard se­ña­la que los li­be­ra­les, en ge­ne­ral, se in­for­man de me­dios co­mo The Was­hing­ton Post, The New York Ti­mes, NPR y CNN que, in­de­pen­dien­te­men­te de cual­quier ses­go po­lí­ti­co que pue­den lle­gar a te­ner, son so­me­ti­dos a lo que se co­no­ce co­mo fact chec­king (re­vi­sión de da­tos).

Los con­ser­va­do­res, por el con­tra­rio, son blan­co de me­dios que pro­pa­gan “teo­rías de ru­mo­res y cons­pi­ra­cio­nes”.

Lo alar­man­te es que es­tos me­dios se­gui­rán ma­ni­pu­lan­do a la so­cie­dad una vez que Trump y los re­pu­bli­ca­nos agi­ta­do­res se va­yan.

Si Mur­doch y sus hi­jos no fre­nan la pro­pa­gan­da ex­tre­mis­ta, los anun­cian­tes de­be­rían aban­do­nar Fox y los in­ver­so­res de­be­rían ha­cer lo pro­pio con la empresa ma­triz News Corp. Sus ac­cio­nes de­be­rían ser tan tó­xi­cas co­mo las de las em­pre­sas que pro­du­cen “dia­man­tes de san­gre”.

Fo­to: the was­hing­ton post

Do­nald Trump du­ran­te una en­tre­vis­ta con el ca­nal Fox News.

Fo­to: ap

Ma­ria Bar­ti­ro­mo sem­bró la idea de que So­ros es­tá de­trás de las pro­tes­tas con­tra el juez Ka­va­naugh.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.