Chi­na se con­vier­te en un Goo­gle es­pía

Los ciu­da­da­nos son vi­gi­la­dos y eva­lua­dos.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Si­mon Den­yer

BA­JO LA cons­tan­te mi­ra­da de mi­les de cá­ma­ras ca­lle­je­ras, los ciu­da­da­nos chi­nos ya em­pie­zan a ser eva­lua­dos se­gún su com­por­ta­mien­to a tra­vés de un po­lé­mi­co sis­te­ma de cré­di­to so­cial, en el que la pun­tua­ción es cla­ve a la ho­ra de ob­te­ner un prés­ta­mo o po­der via­jar.

A cuen­ta­go­tas, las au­to­ri­da­des van re­ve­lan­do las re­glas de es­te sis­te­ma de es­cru­ti­nio ciu­da­dano que al­gu­nas ciu­da­des y em­pre­sas chi­nas ya han em­pe­za­do a apli­car a mo­do de experimento y que se ase­me­ja mu­cho a al­gu­nas reali­da­des in­quie­tan­tes de cien­cia fic­ción.

EN QUÉ AFEC­TA

Por ejem­plo, Pe­kín aca­ba de anun­ciar que pon­drá ma­la no­ta a tra­vés de es­te mé­to­do a aque­llos ciu­da­da­nos que fu­men en lu­ga­res don­de no es­té per­mi­ti­do, sin es­pe­ci­fi­car cuál se­rá el cas­ti­go.

Otra ciu­dad del es­te, Qing­dao, ya va­lo­ra a sus re­si­den­tes a tra­vés de es­te sis­te­ma en el que se pier­den pun­tos si se fal­ta al res­pe­to a ba­rren­de­ros, se ti­ra la ba­su­ra en lu­ga­res inapro­pia­dos o se da­ñan los ár­bo­les ur­ba­nos.

Es­te sis­te­ma por pun­tos de buen ciu­da­dano se en­cuen­tra den­tro de los pla­nes le­gis­la­ti­vos del go­bierno chino, que pre­vé que en­tre en vi­gor en me­nos de tres años, pe­ro del que no ha pro­por­cio­na­do de­ta­lles.

Qui­zás de­bi­do a es­te des­co­no­ci­mien­to, los ciu­da­da­nos chi­nos no han mos­tra­do to­da­vía in­quie­tud por la lle­ga­da de es­te pe­cu­liar sis­te­ma y, de mo­men­to, pa­re­ce es­tar pa­san­do des­aper­ci­bi­do tan­to en la ca­lle co­mo en las re­des so­cia­les.

“Que yo se­pa na­die me es­tá pun­tuan­do. Qui­zás só­lo se en­te­ran las per­so­nas que ha­cen al­go ma­lo y las pe­na­li­zan”, co­men­ta una jo­ven chi­na que re­si­de en Pe­kín y con­fie­sa no sa­ber mu­cho so­bre el sis­te­ma, sal­vo lo po­co pu­bli­ca­do por la pren­sa es­ta­tal.

COM­PA­ÑÍAS PAR­TI­CI­PAN

Sin em­bar­go, ya hay em­pre­sas que apli­can es­te sis­te­ma, co­mo Ant Fi­nan­cial, par­te del gru­po Ali­ba­ba y due­ña de Ali­pay, que pun­túa a sus clien­tes en fun­ción de sus há­bi­tos de con­su­mo o si pa­gan sus fac­tu­ras a tiem­po.

Tam­bién Zi­room, una de las in­mo­bi­lia­rias con más pre­sen­cia en Pe­kín, tie­ne su pro­pio mé­to­do de ca­li­fi­ca­ción y da pun­tos a sus in­qui­li­nos se­gún su com­por­ta­mien­to pa­ra que pue­dan ob­te­ner des­cuen­tos.

CLI­MA DE CON­FIAN­ZA

Aun­que al­gu­nos chi­nos ven con bue­nos ojos es­tas re­com­pen­sas por ser bue­nos ciu­da­da­nos, el in­ves­ti­ga­dor de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal pa­ra Chi­na Pa­trick Poon aler­ta de que es­te sis­te­ma no es más que una “prác­ti­ca de con­trol so­cial a gran es­ca­la que le­gi­ti­ma la cla­si­fi­ca­ción je­rár­qui­ca de los ciu­da­da­nos”.

“Só­lo au­men­ta­rá la ten­sión so­cial. De­fi­ni­ti­va­men­te no es bueno pa­ra avan­zar ha­cia la igual­dad”, ase­gu­ra.

Las au­to­ri­da­des de­fien­den es­te sis­te­ma ase­gu­ran­do que quie­ren pro­mo­ver la “cul­tu­ra de la ho­nes­ti­dad” en to­dos los ám­bi­tos (la­bo­ral, edu­ca­ti­vo, lu­ga­res pú­bli­cos, et­cé­te­ra) pa­ra lo­grar una so­cie­dad “ar­mo­nio­sa”.

Los ex­per­tos chi­nos a los que dan voz los me­dios es­ta­ta­les tam­bién apo­yan es­ta ini­cia­ti­va por­que, se­gún cri­ti­can, el ba­jo cos­te de ser “des­ho­nes­to” fo­men­ta el mal com­por­ta­mien­to.

Un ejem­plo, ase­gu­ran, es el ca­so re­cien­te —que se con­vir­tió en vi­deo vi­ral— en el que un pa­sa­je­ro de un tren de al­ta ve­lo­ci­dad ocu­pó el asien­to de otra per­so­na y se ne­gó a levantarse an­te la in­dig­na­ción del res­to de pa­sa­je­ros, un in­ci­den­te por el que só­lo se le san­cio­nó con no po­der via­jar du­ran­te un pe­rio­do de tiem­po.

El go­bierno chino ya ha crea­do una pla­ta­for­ma di­gi­tal en la que ofre­ce tec­no­lo­gía avan­za­da de re­co­pi­la­ción de da­tos pa­ra ani­mar a em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes a que par­ti­ci­pen en es­te sis­te­ma.

Aun­que pue­da pa­re­cer di­fí­cil po­ner­lo en mar­cha en el país más po­bla­do del mun­do, lo cier­to es que uno ya se sien­te ob­ser­va­do en Chi­na, don­de só­lo ha­ce fal­ta le­van­tar la vis­ta al ca­mi­nar por la ca­lle pa­ra ver que va­rias cá­ma­ras —mu­chas de ellas con re­co­no­ci­mien­to fa­cial— te es­tán gra­ban­do.

Re­sul­ta im­po­si­ble no en­con­trar si­mi­li­tu­des en­tre la reali­dad que se vi­ve en Chi­na y el om­ni­pre­sen­te y vi­gi­lan­te Big Brot­her de Geor­ge Or­well en 1984 o la cien­cia fic­ción que se re­tra­ta en la se­rie de Net­flix Black Mi­rror.

En uno de los ca­pí­tu­los de la po­pu­lar se­rie, su pro­ta­go­nis­ta vi­ve ob­se­sio­na­da con lo­grar cin­co es­tre­llas en un sis­te­ma de pun­tua­ción so­cial pa­ra com­prar un apar­ta­men­to de lu­jo.

Pe­ro su vi­da se com­pli­ca tras de­rra­mar un po­co de ca­fé a una tran­seún­te y en­trar en una es­pi­ral de ca­li­fi­ca­cio­nes ne­ga­ti­vas que la abo­can a la des­gra­cia so­cial. “¿Reali­dad o fic­ción?”, se pre­gun­tan mu­chos hoy en Chi­na.

Fo­to: the was­hing­ton post

Una cá­ma­ra se re­fle­ja en una ven­ta­na en la en­tra­da de la sa­la de ex­hi­bi­ción Meg­vii en Pe­kín.

Fo­to: the was­hing­ton post

Una di­se­ña­do­ra pre­pa­ra ma­te­rial de mar­ke­ting pa­ra un pro­duc­to de re­co­no­ci­mien­to fa­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.