El oxí­mo­ron que vi­gi­la la red

El edi­tor de la pá­gi­na edi­to­rial del dia­rio The Was­hing­ton Post ana­li­za la for­ma en que el to­ta­li­ta­ris­mo de mer­ca­do es úni­co en la his­to­ria

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Fred Hiatt

CHI­NA PO­DRÍA es­tar cer­ca de lo­grar al­go “nun­ca an­tes vis­to en nin­gún mo­men­to de la his­to­ria”, di­jo el afa­ma­do eco­no­mis­ta Ni­cho­las Ebers­tadt la se­ma­na pa­sa­da: “To­ta­li­ta­ris­mo de mer­ca­do”.

Nin­gún país ha lo­gra­do una evo­lu­ción em­pre­sa­rial vi­bran­te ba­jo un en­torno don­de no hay li­ber­ta­des.

Un dic­ta­dor co­mo Mao Ze­dong pu­do arras­trar a su país de la po­bre­za cam­pe­si­na a la in­dus­tria­li­za­ción. Sin em­bar­go, los in­ver­so­res ne­ce­si­tan un Es­ta­do de De­re­cho pre­vi­si­ble.

La fór­mu­la es sen­ci­lla: los ca­pi­ta­lis­tas de­pen­den de flu­jos li­bres de in­for­ma­ción y, al mis­mo tiem­po, la in­no­va­ción sur­ge de las es­cue­las que fo­men­tan la crea­ti­vi­dad y el de­ba­te. Al­go más, el éxi­to se vin­cu­la con la li­ber­tad.

Así ha si­do siem­pre. La ex­cep­ción es Sin­ga­pur, pe­ro es una pe­que­ña ciu­dad-Es­ta­do que, a me­di­da que cre­cía, era po­lí­ti­ca­men­te más li­bre de lo que Chi­na es hoy.

¿Chi­na pue­de desafiar es­ta re­gla? Ésa fue una pre­gun­ta sub­ya­cen­te du­ran­te un fo­ro de Hoo­ver Ins­ti­tu­tion con­vo­ca­do por el ex­se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Geor­ge Shultz, don­de ha­bló Ebers­tadt, aca­dé­mi­co del Ame­ri­can En­ter­pri­se Ins­ti­tu­te.

Si la res­pues­ta es afir­ma­ti­va, una de las ra­zo­nes que ha­rá po­si­ble ese fe­nó­meno se lla­ma In­ter­net.

Más de 730 mi­llo­nes de chi­nos es­tán en lí­nea y no exi­gen pri­va­ci­dad pa­ra sus da­tos. Así, el go­bierno chino co­no­ce mu­cho más so­bre sus ci­ber­nau­tas, que cual­quier otra dic­ta­du­ra a lo lar­go de la his­to­ria: dón­de se en­cuen­tran en ca­da mo­men­to, con quié­nes se co­mu­ni­can, qué les gus­ta y qué pien­san.

Chi­na pla­nea usar esa in­for­ma­ción pa­ra cla­si­fi­car a to­dos de acuer­do con su uti­li­dad so­cial; los re­com­pen­sa­rá y cas­ti­ga­rá de acuer­do con sus pa­rá­me­tros.

Co­mo se­ña­ló du­ran­te el fo­ro en el cam­pus de la Uni­ver­si­dad de Stand­ford, Ma­ria Rep­ni­ko­va, de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Geor­gia, el Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Chi­na no uti­li­za la tec­no­lo­gía só­lo pa­ra el con­trol. En un sis­te­ma que ella lla­ma “au­to­ri­ta­ris­mo res­pon­sa­ble”; el par­ti­do em­plea a mi­les de per­so­nas pa­ra me­dir, ho­ra por ho­ra, las sa­tis­fac­cio­nes y el des­con­ten­to de la gen­te.

En Chi­na exis­ten fun­cio­na­rios que crean pá­gi­nas pa­ra que la gen­te se desaho­gue, aun­que no se to­le­ran las que­jas so­bre los lí­de­res na­cio­na­les o con­tra el pro­pio par­ti­do.

No hay mu­cho que po­da­mos ha­cer pa­ra de­ter­mi­nar el éxi­to o el fra­ca­so del to­ta­li­ta­ris­mo de mer­ca­do den­tro de Chi­na. Pe­ro ellos ob­ser­van la ma­ne­ra en que nues­tra de­mo­cra­cia pa­re­ce in­ca­paz de arre­glar: la in­mi­gra­ción, cons­truir la in­fraes­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria o in­ver­tir en los ti­pos ade­cua­dos de ca­pa­ci­ta­ción y edu­ca­ción.

Fo­to: the was­hing­ton post

Vi­si­tan­tes en la Con­fe­ren­cia Glo­bal de In­ter­net Mó­vil, en Bei­jing en el 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.