Tú­nel al pa­raí­so

Una pla­ya es­con­di­da en me­dio del Pa­cí­fi­co po­ne a prue­ba la pe­ri­cia de sus vi­si­tan­tes

El Economista (México) - Turismo - - De Placer -

Na­die po­dría ima­gi­nar que el im­pac­to de una bom­ba die­ra ori­gen a una ver­sión del edén en me­dio del Pa­cí­fi­co me­xi­cano. En el co­ra­zón de las Is­las Ma­rie­tas, ar­chi­pié­la­go que se ubi­ca en las aguas de la Ri­vie­ra Na­ya­rit, ya­ce una pla­ya que se ha con­ver­ti­do en el se­cre­to a vo­ces que atrae a tu­ris­tas pro­ce­den­tes de to­do el mun­do: es Pla­ya Es­con­di­da.

Sin em­bar­go, lle­gar a la ori­lla de es­ta pla­ya no es ta­rea sen­ci­lla. Los tu­ris­tas de­ben sal­tar al mar y na­dar pa­ra atra­ve­sar un tú­nel de ro­cas en com­pli­ci­dad con la ma­rea. Des­pués, tras arri­bar a tie­rra fir­me, un ai­re de con­quis­ta arro­pa a quie­nes pi­san la pla­ya y com­prue­ban los di­chos es­cu­cha­dos. Es cier­to que en es­ta pla­ya las aguas pier­den su bra­vu­ra, la es­pu­ma ba­ña la are­na y las ro­cas cons­tru­yen una pa­red ocre que lo ro­dea to­do. Aquí re­po­sa la be­lle­za.

En torno a las Ma­rie­tas es po­si­ble ob­ser­var man­ta­rra­yas, del­fi­nes, pul­pos y tor­tu­gas ma­ri­nas. Sin em­bar­go, la ex­pe­rien­cia de na­dar en al­ta mar pa­ra lle­gar a Pla­ya Es­con­di­da es qui­zá lo que más re­cuer­dan los via­je­ros, so­bre to­do des­pués de ha­ber cap­tu­ra­do de­ce­nas de imá­ge­nes den­tro de ese pa­raí­so oval del Pa­cí­fi­co que per­ma­ne­ce tan ajeno al ma­tiz bé­li­co que le die­ra ori­gen en los ini­cios del si­glo XX.

Las Ma­rie­tas son ho­gar del pi­que­ro pa­tia­zul, un ave que cau­ti­va a los via­je­ros al mos­trar el azul in­ten­so de sus pa­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.