Mis­te­rios vol­cá­ni­cos

En el Par­que Na­cio­nal Vol­cán Ma­sa­ya es po­si­ble vi­si­tar crá­te­res, tú­ne­les y un mu­seo

El Economista (México) - Turismo - - De Placer -

Cuen­ta la le­yen­da que, en 1529, el es­pa­ñol Francisco de Bo­ba­di­lla lle­gó a Ni­ca­ra­gua pa­ra evan­ge­li­zar a los in­dí­ge­nas y un día, mien­tras ex­plo­ra­ba la zo­na, ob­ser­vó el crá­ter del vol­cán. Al ver las enor­mes lla­ma­ra­das de fue­go pen­só que era la en­tra­da al in­fierno, por lo que or­de­nó in­crus­tar una cruz pa­ra que el de­mo­nio se fue­ra de esas tie­rras.

Hoy esa cruz es uno de los prin­ci­pa­les pun­tos tu­rís­ti­cos del Par­que Na­cio­nal Vol­cán Ma­sa­ya, ya que des­de ahí es po­si­ble ad­mi­rar los tres crá­te­res del vol­cán Nin­di­rí, uno de ellos to­da­vía ac­ti­vo, ade­más de una pa­no­rá­mi­ca de la ciu­dad de Ma­na­gua, el La­go de Ma­na­gua, el ce­rro Mo­mo­tom­bo y Mo­mo­tom­bi­to y, si la nu­bo­si­dad lo per­mi­te, has­ta ver el vol­cán del Co­ma­li­to.

En el par­que, que res­guar­da los vol­ca­nes, Ma­sa­ya y Nin­di­rí, ade­más de cin­co crá­te­res, es po­si­ble rea­li­zar re­co­rri­dos al­re­de­dor de al­gu­nos de los crá­te­res, ca­mi­nar por zo­nas cu­bier­tas por la­va so­li­di­fi­ca­da, vi­si­tar el mu­seo que na­rra la his­to­ria de la re­gión vol­cá­ni­ca ni­ca­ra­güen­se, así como ex­plo­rar tú­ne­les de la­va y co­no­cer más so­bre la flo­ra y fau­na que ha­bi­ta el lu­gar.

Tam­bién hay re­co­rri­dos noc­tur­nos, que ini­cian a las cin­co de la tar­de, que ade­más de in­cluir la vi­si­ta por di­fe­ren­tes pun­tos del par­que per­mi­ten ob­ser­var cuan­do los cho­co­yos, aves en­dé­mi­cas, re­gre­san al vol­cán a des­can­sar.

Pa­ra los tours noc­tur­nos se de­be ha­cer re­ser­va­ción por lo me­nos con un día de an­ti­ci­pa­ción. Los guías pro­por­cio­nan lin­ter­nas, cas­cos y más­ca­ras.

15 de ju­nio del 2015

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.