Un río de co­lo­res

Las cin­co to­na­li­da­des de Ca­ño Cris­ta­les se de­ben a una plan­ta acuá­ti­ca

El Economista (México) - Turismo - - De Placer -

En el co­ra­zón del Par­que Na­cio­nal Na­tu­ral Sie­rra de la Ma­ca­re­na, ya­ce Ca­ño Cris­ta­les, un río cu­yas aguas, se­gún la épo­ca del año y la ho­ra del día, se ti­ñe de co­lo­res, for­man­do, má­gi­ca­men­te, un aba­ni­co acuá­ti­co de cin­co to­na­li­da­des.

Ese sin­gu­lar pai­sa­je se da jus­to cuan­do el cau­dal del río dis­mi­nu­ye, per­mi­tien­do que los ra­yos de sol pin­ten de co­lo­res las plan­tas acuá­ti­cas ma­ca­re­nias, dan­do un efec­to óp­ti­co in­des­crip­ti­ble.

Ca­mi­nar por la ori­lla del río per­mi­te ad­mi­rar di­fe­ren­tes si­tios que for­man po­zas, tú­ne­les sub­te­rrá­neos, va­rias se­ries de cas­ca­das y has­ta si­mu­lan im­po­nen­tes ta­pe­tes flo­ra­les.

En­tre las pa­ra­das obli­ga­das des­ta­ca Los Ochos, una zo­na con va­rios tú­ne­les y po­zas na­tu­ra­les que per­mi­te ad­mi­rar tan­to sus to­na­li­da­des como su pro­fun­di­dad. Tam­bién so­bre­sa­len la Cas­ca­da de la Vir­gen, un con­jun­to de caí­das de agua; las Ta­blas de Moi­sés, que per­mi­ten ad­mi­rar el río y la exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción del par­que na­cio­nal, y La Es­ca­le­ra, una se­rie de cas­ca­das que van cam­bian­do de co­lor se­gún su al­tu­ra.

Aun­que el par­que, de 630,000 hec­tá­reas, res­guar­da mu­chos otros atrac­ti­vos y es de su­ma im­por­tan­cia bio­ló­gi­ca y geo­ló­gi­ca, Ca­ño Cris­ta­les con­ti­núa sien­do el prin­ci­pal si­tio de in­te­rés de los vi­si­tan­tes, pues es con­si­de­ra­do el río más be­llo del mun­do.

To­me en cuen­ta que Ca­ño Cris­ta­les só­lo es­tá abier­to de ju­nio a di­ciem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.