Las enig­má­ti­cas Lí­neas de Nas­ca

Es­tas imá­ge­nes zoo­mor­fas, geo­mé­tri­cas y fi­to­mor­fas, en el de­sier­to, se ad­mi­ran ín­te­gra­men­te des­de el ai­re

El Economista (México) - Turismo - - De Placer -

Son mu­chas las teo­rías que han sur­gi­do en torno a es­tos gra­ba­dos, des­de la que su­gie­re pis­tas de ate­rri­za­je de ex­tra­te­rres­tres has­ta la que in­di­ca que son un mo­nu­men­tal ca­len­da­rio as­tro­nó­mi­co cu­yas fi­gu­ras mar­ca­ban los dis­tin­tos pe­rio­dos o fa­ses so­la­res.

Lo cier­to es que es­tos im­pre­sio­nan­tes di­bu­jos de ma­mí­fe­ros, in­sec­tos y dio­ses en el de­sier­to de Nas­ca son uno de los ves­ti­gios más im­po­nen­tes que de­jó una cul­tu­ra for­ja­da 300 años an­tes de la era cris­tia­na, que hoy es uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos de Pe­rú.

Pa­ra ad­mi­rar sus tra­za­dos, al­gu­nos de ca­si 500 me­tros de lon­gi­tud, es ne­ce­sa­rio ha­cer­lo en una avio­ne­ta a más de 1,500 pies de al­tu­ra. Des­de ahí se ob­ser­van esos sur­cos que for­man imá­ge­nes zoo­mor­fas, geo­mé­tri­cas y fi­to­mor­fas.

Si bien han si­do es­tu­dia­das des­de 1901, fue en 1936 cuan­do Paul Ko­sok las dio a co­no­cer y des­de en­ton­ces han sur­gi­do un sin­fín de in­te­rro­gan­tes.

Se cree que es­tos geo­gli­fos fue­ron he­chos por la cul­tu­ra nas­ca, pe­ro aún no se co­no­ce la fe­cha exac­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.