El va­lle de los di­no­sau­rios

Las hue­llas pe­tri­fi­ca­das re­ve­lan que es­ta re­gión su­da­me­ri­ca­na fue ha­bi­ta­da por gi­gan­tes

El Economista (México) - Turismo - - De Placer -

Son más de 2,000 las pi­sa­das de di­no­sau­rios con­ta­bi­li­za­das en la su­per­fi­cie del Par­que Na­cio­nal To­ro­to­ro, lu­gar de cul­to pa­ra los mi­les de afi­cio­na­dos a la pa­leon­to­lo­gía y la ar­queo­lo­gía que, más allá de ser ex­per­tos, si­guen con pa­sión el tra­zo que de­ja­ron es­tos gi­gan­tes al nor­te de Po­to­sí, en Bo­li­via.

Al arri­bar al par­que, las hue­llas de los gi­gan­tes des­bor­dan la ima­gi­na­ción de los tu­ris­tas mien­tras se ex­tien­den a tra­vés de 160 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. En­tre ca­ver­nas, pin­tu­ras ru­pes­tres, un ce­men­te­rio de tor­tu­gas y ca­ño­nes, los via­je­ros se tras­la­dan al pe­rio­do Cre­tá­ci­co Su­pe­rior —que tu­vo lu­gar de­ce­nas de mi­llo­nes de años atrás—, sin de­jar de pi­sar sue­lo bo­li­viano.

Cues­ta creer que en es­ta fran­ja te­rri­to­rial se con­du­cían rep­ti­les im­po­nen­tes, en­tre ellos el ti­ra­no­sau­rio y el bron­to­sau­rio. Sin em­bar­go, son mu­chos los ves­ti­gios que dan cuen­ta de la ri­que­za na­tu­ral de es­ta re­gión su­da­me­ri­ca­na que una vez fue tie­rra de gi­gan­tes y que hoy cuen­ta su his­to­ria a los ros­tros sor­pren­di­dos que si­guen el tra­zo de las hue­llas pe­tri­fi­ca­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.