El char­me uru­gua­yo

Un pue­blo de pes­ca­do­res guar­da sus re­des pa­ra irrum­pir en la es­ce­na del lu­jo glo­bal

El Economista (México) - Turismo - - De Placer -

Es un anun­cio de ma­de­ra el que des­cu­bre la per­so­na­li­dad del po­bla­do uru­gua­yo. “Aquí só­lo co­rre el viento”. Lo que si­gue es aden­trar­se en las ca­lles tran­qui­las de Jo­sé Ig­na­cio pa­ra pal­par de cer­ca esa at­mós­fe­ra bohe­mia que se­du­ce a los via­je­ros más ex­clu­si­vos por­que, sin du­da, es­te cen­tro de pla­ya bri­lla con fuer­za en el ra­dar del tu­ris­mo pre­mium mun­dial.

El viento flu­ye a tra­vés de los es­pa­cios abier­tos y atra­vie­sa los tem­plos de hos­pi­ta­li­dad en­rai­za­dos en el des­tino. A cuen­ta­go­tas se va des­bor­dan­do el char­me uru­gua­yo en­tre al­ber­cas in­fi­ni­tas, sa­las te­cha­das por es­tre­llas y mi­ra­do­res que guían la vis­ta ha­cia un mis­mo ob­je­ti­vo: el fa­ro que pro­ta­go­ni­za las pos­ta­les del pin­to­res­co po­bla­do y que par­te las aguas del Atlán­ti­co en dos pla­yas, la Man­sa y la Bra­va.

La ci­ma del fa­ro des­ve­la los al­can­ces geo­grá­fi­cos del pue­blo de pes­ca­do­res por­que to­do es vi­si­ble en las al­tu­ras, in­clu­so las pro­pie­da­des más ale­ja­das de la cos­ta y los bar­cos que cen­te­llean al fi­nal del ho­ri­zon­te. Aquí, los tu­ris­tas pue­den su­bir a la to­rre to­dos los días pa­ra dis­fru­tar los pai­sa­jes y no so­bra de­cir que la do­sis de fa­ti­ga tie­ne su jus­ta re­com­pen­sa, prin­ci­pal­men­te, cuan­do cae la tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.