5 Prue­ba al­go dis­tin­to

El Economista (México) - Turismo - - De Placer -

No hay na­da más fa­mi­liar que la co­ci­na, des­de las re­ce­tas que van sien­do he­re­da­das de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, has­ta los re­cuer­dos de las cé­le­bres co­mi­lo­nas que se ela­bo­ran en ca­sa, en ca­da im­por­tan­te ce­le­bra­ción, eso cuan­do no se sa­le en la bus­que­da de una ex­clu­si­va me­sa en un sa­tu­ra­do res­tau­ran­te.

De ahí que la idea de un ta­ller de gas­tro­no­mía en el que pue­dan in­ter­ac­tuar pa­dres e hi­jos re­sul­ta una opor­tu­ni­dad ideal pa­ra que el je­fe de fa­mi­lia re­cuer­de sus pri­me­ras in­cur­sio­nes, de pe­que­ño, a es­te ca­si mu­seo del ho­gar, don­de la prin­ci­pal re­gla, qui­zá por se­gu­ri­dad o por el ego ele­va­do de las co­ci­ne­ras, era no to­car.

Aho­ra sí se va­le en­su­ciar­se, pro­bar, ma­no­sear y ser to­do lo dis­rup­ti­vos que se pue­da con la tra­di­cio­nal for­ma de co­ci­nar. Pa­ra ello se cuen­ta con gran can­ti­dad de uten­si­lios y la ase­so­ría de un ex­pe­ri­men­ta­do pro­fe­sio­nal co­mo el chef An­drés Tri­llo.

Eso sí, la idea es ha­cer co­mi­da de ver­dad, na­da más pre­ten­cio­so que de­li­cio­so, por ejem­plo, una bue­na piz­za que los par­ti­ci­pan­tes se po­drán lle­var pa­ra de­gus­tar­la en fa­mi­lia, en la co­mo­di­dad de su ho­gar.

Fo­tos: sans brû­lér

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.