Zoom a los se­cre­tos de Ri­vie­ra Ma­ya

Los sen­de­ros acuá­ti­cos que sur­can es­te ho­tel ofre­cen un acer­ca­mien­to a la flo­ra y fau­na que ha­bi­ta a la ori­lla del Ca­ri­be me­xi­cano

El Economista (México) - Turismo - - Check in - Al­ber­to Ro­me­ro/En­via­do al­ber­to.ro­me­ro@ele­co­no­mis­ta.mx

PLA­YA DEL CAR­MEN, Quin­ta­na Roo. Con el pro­pó­si­to de ob­ser­var la flo­ra y fau­na que ha­bi­ta el ho­tel Fair­mont Ma­ya­ko­ba, un gru­po de tu­ris­tas re­co­rre un canal acuá­ti­co ba­jo el azul in­ten­so del cie­lo de Ri­vie­ra Ma­ya. El avan­ce del bar­co de­ja atrás la vis­ta de un edi­fi­cio con gen­te brin­dan­do en las te­rra­zas cuan­do se aden­tra en un sen­de­ro que al­ter­na to­nos ver­do­sos con cris­ta­li­nos; la bús­que­da por los an­fi­trio­nes más es­pe­cia­les de la pro­pie­dad ha co­men­za­do.

In­mer­sos en al­gún pun­to del bos­que tro­pi­cal que abra­za al ho­tel, el guía y ca­pi­tán de la em­bar­ca­ción an­ti­ci­pa el nom­bre de al­gu­nos ha­bi­tan­tes del eco­sis­te­ma que no tar­da­rán en apa­re­cer: des­de el co­co­dri­lo mo­re­le­tii has­ta la gar­za azul, ade­más de al­gu­nos pa­tos bu­zos que sue­len avan­zar en gru­po y de mo­nos ara­ña en­tre los ár­bo­les; in­clu­so se ob­ser­van al­gu­nas car­pas y ti­la­pias gra­cias a la trans­pa­ren­cia del agua.

Al res­guar­do que ofre­ce la em­bar­ca­ción, ca­da uno de los par­ti­ci­pan­tes del re­co­rri­do va des­cu­brien­do di­fe­ren­tes es­pe­cies ani­ma­les ca­mu­fla­das en el en­torno: pri­me­ro, un pe­que­ño co­co­dri­lo que re­po­sa en unas ro­cas cer­ca­nas al cam­po de golf, y des­pués, en la co­pa de un ár­bol, una an­hin­ga cue­llo de ser­pien­te dan­do de co­mer a una de sus crías en for­ma sin­gu­lar: per­mi­tien­do que és­ta in­tro­duz­ca el pi­co en el su­yo pa­ra pi­co­tear la pre­sa ob­te­ni­da, brin­dan­do, sin du­da, un zoom inol­vi­da­ble a los se­cre­tos que en­cie­rra el reino ani­mal.

De vuelta a la su­per­fi­cie, que­da cla­ro que uno de los gran­des lu­jos que ofre­ce es­ta pro­pie­dad es sin­to­ni­zar la ener­gía de sus hués­pe­des con el vai­vén eterno y ar­mó­ni­co de la na­tu­ra­le­za cir­cun­dan­te. Na­da mal pa­ra ser és­te, ape­nas, el ini­cio de la es­tan­cia en Ri­vie­ra Ma­ya.

aven­tu­ras a la or­den del día

Des­pués de pe­dir un trago sor­pre­sa en el lobby loun­ge, las ma­nos del bar­ten­der pre­pa­ran con ra­pi­dez un cóc­tel ro­sa­do a ba­se de gi­ne­bra y cí­tri­cos: es un Pink Lon­don Dry que

in­me­dia­ta­men­te lla­ma la aten­ción de al­gu­nos cu­rio­sos que se acer­can a la ba­rra en bus­ca de una be­bi­da es­pe­cial, pe­ro prin­ci­pal­men­te, de mo­ji­tos y mar­ga­ri­tas que sue­len ser las be­bi­das más so­li­ci­ta­das.

La bús­que­da de ex­pe­rien­cias gas­tro­nó­mi­cas con­du­ce al res­tau­ran­te es­tre­lla del ho­tel: El Puer­to, que ba­jo la mi­ra del chef Ri­chard San­do­val, su­mer­ge a los co­men­sa­les en una aven­tu­ra que fu­sio­na sa­bo­res asiá­ti­cos y me­xi­ca­nos. Bas­ta pro­bar el wrap de ca­ma­rón pa­ra com­pro­bar­lo, así co­mo las re­ce­ta de ba­ca­lao y de una arra­che­ra que prác­ti­ca­men­te se de­rri­te en los la­bios.

Si­guien­do las re­co­men­da­cio­nes del lu­gar, con­vie­ne po­ner los pla­tos al cen­tro pa­ra com­par­tir bo­ca­dos e im­pre­sio­nes, ce­le­bran­do una ve­la­da in­ti­mis­ta an­tes de des­can­sar.

Las ha­bi­ta­cio­nes arro­pan la es­tan­cia con una es­pe­cie de con­fort su­pre­mo que in­clu­ye vis­tas a los sen­de­ros ma­ri­nos que atra­vie­san la pro­pie­dad. El ba­ño, ti­po spa, al­ter­na una re­ga­de­ra con efec­to de llu­via y una ti­na con vis­ta al ra­ma­je más al­to de los ár­bo­les cer­ca­nos. Y no obs­tan­te su en­can­to, aquí la pro­ta­go­nis­ta no es otra que la ca­ma: bas­ta pa­sar una noche en una de las ca­mas del Fair­mont Ma­ya­ko­ba pa­ra des­per­tar des­can­sa­do, 100% re­pues­to y lis­to pa­ra ini­ciar la bús­que­da de nue­vas aven­tu­ras.

Una de es­tas nue­vas aven­tu­ras con­du­ce, de nue­va cuen­ta, a los ca­na­les que sur­can la pro­pie­dad, pe­ro es­ta vez a bor­do de un ka­yak. La promesa de al­ter­nar un po­co de ejer­ci­cio con la con­tem­pla­ción más cer­ca­na de ese uni­ver­so eco­ló­gi­co, ya co­no­ci­do, lu­ce irre­sis­ti­ble y aho­ra el gru­po de viajeros se re­par­te en em­bar­ca­cio­nes pa­ra co­men­zar a an­dar.

Tras una ho­ra de re­co­rrer los sen­de­ros de man­gle y vi­da, des­cu­brien- do a más ha­bi­tan­tes del eco­sis­te­ma y com­pro­ban­do de cer­ca la trans­pa­ren­cia de esas aguas, el ape­ti­to guía a una nue­va pa­ra­da, es­ta vez, a la ori­lla del mar: es en el res­tau­ran­te Bri­sas, si­tio ideal pa­ra dis­fru­tar una cer­ve­za ar­te­sa­nal que per­mi­ta pos­ter­gar, só­lo por un mo­men­to, el inevi­ta­ble en­cuen­tro con el Ca­ri­be.

Des­pués, en bus­ca de nue­vas vis­tas y sa­bo­res, el res­tau­ran­te La La­gu­na con­du­ci­rá a una nue­va con­tem­pla­ción, es­ta vez del man­gle, pe­ro tam­bién de sus ca­na­les, a los que se an­to­ja vol­ver una y otra vez, cer­ca de una al­ber­ca in­fi­ni­ta ex­clu­si­va pa­ra adul­tos que ha­brá de con­ver­tir­se en des­tino.

Así trans­cu­rre la es­tan­cia en una pro­pie­dad que emer­ge del bos­que tro­pi­cal pa­ra con­sen­tir a quie­nes bus­can al­go más que una ex­pe­rien­cia de lu­jo y bie­nes­tar, brin­dan­do la opor­tu­ni­dad de ac­ce­der a un ver­da­de­ro en­cuen­tro con la na­tu­ra­le­za.

EL PA­SEO en ka­yak es una de las ac­ti­vi­da­des es­tre­lla en la pro­pie­dad.

Fo­tos: fair­mont

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.