AR­TE CU­LI­NA­RIO CARBONIZADO

El Economista (México) - Turismo - - Turismo recomienda -

EN EL PO­BLA­DO de Ar­ling­ton, Mas­sa­chu­setts, se en­cuen­tra es­te sin­gu­lar mu­seo, don­de sus obras de ar­te son pas­te­les, cho­co­la­tes, pan, sal­chi­chas y al­gu­nos cí­tri­cos que­ma­dos.

Y es que a la ar­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se De­bo­rah Hen­so­nCo­nant, fun­da­do­ra y cu­ra­do­ra del re­cin­to, se le ocu­rrió crear es­te es­pa­cio des­pués de que una noche de co­ci­na su crea­ción cu­li­na­ria se le quemó. Ella cuen­ta que la co­mi­da, con esas ca­pas car­bo­ni­za­das, ad­qui­rió una tex­tu­ra muy sin­gu­lar, y pen­só que era una idea ori­gi­nal ha­cer un pe­que­ño tri­bu­to a esos alimentos. Así, en 1980 sur­gió su pri­me­ra ex­po­si­ción: Free stan­ding hot ap­ple cide.

Es un mu­seo pri­va­do, por lo que es ne­ce­sa­rio ha­cer re­ser­va­ción pa­ra po­der in­gre­sar, pe­ro la ven­ta­ja es que es De­bo­rah quien rea­li­za los tours guia­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.