ES­CON­DI­TE MA­YA

Un día en La­gu­na Cha­be­la, Quin­ta­na Roo, re­ve­la al­gu­nos mis­te­rios de la sel­va

El Economista (México) - Turismo - - Portada - Al­ber­to Ro­me­ro/En­via­do al­ber­to.ro­me­ro@ele­co­no­mis­ta.mx

LÁZARO CÁRDENAS, Quin­ta­na Roo. La ca­ba­ña de do­ña Au­re­lia tie­ne dos puer­tas que siem­pre per­ma­ne­cen abier­tas, una de ellas, en di­rec­ción a don­de sa­le el sol; la otra, ha­cia don­de se me­te. “Antes de cons­truir­la, un cha­mán nos aler­tó so­bre si era un buen lu­gar pa­ra vi­vir. No fue­ra a ser que un mal ai­re, de esos que via­jan tan­to de día co­mo de no­che, pa­sa­ra por aquí”, re­la­ta al lle­gar a La­gu­na Cha­be­la, co­mu­ni­dad Ma­ya ubi­ca­da cer­ca de la zo­na ar­queo­ló­gi­ca de Co­bá, en Quin­ta­na Roo.

Den­tro de la cho­za, aje­na a la con­ver­sa­ción de su sue­gra, una mu­jer va y vie­ne tren­zan­do unos hi­los de ny­lon que ha­brán de con­ver­tir­se en una ha­ma­ca. Cer­ca de ella, un ca­cho­rro pal­pa con su cuer­po la fres­cu­ra del pi­so en­tre pé­ta­los de flam­bo­yán, vol­tean­do ca­da tan­to al es­cu­char pa­sos que ame­na­zan, tal vez, con in­te­rrum­pir su des­can­so.

Do­ña Au­re­lia con­ti­núa la char­la mi­ran­do a su nue­ra: “Cuan­do sa­bes pre­pa­rar tu ha­ma­ca, cons­truir tu ca­sa, ca­zar ani­ma­les, coser tu ro­pa a mano, ha­cer el ga­lli­ne­ro de tus po­llos y sem­brar tus plan­tas, es por­que ya tie­nes cier­ta edad, eres gen­te adul­ta y es­tás lis­to pa­ra ca­sar­te”. A un par de me­tros de dis­tan­cia, su nue­ra, quien si­gue an­dan­do en­tre hi­los de ny­lon, de­tie­ne el pa­so pa­ra es­bo­zar una son­ri­sa y mos­trar un vien­tre que de­la­ta ocho me­ses de em­ba­ra­zo.

No tar­dan en lle­gar los her­ma­nos Elías, Leo­nar­do y Efraín Cahum, pa­ra guiar el re­co­rri­do a tra­vés de la sel­va. Des­pués de pe­dir per­mi­so a los es­pí­ri­tus de la na­tu­ra­le­za, cuen­tan que en su co­mu­ni­dad ha­bi­tan só­lo 11 per­so­nas de­di­ca­das a la agri­cul­tu­ra y la api­cul­tu­ra. La más pe­que­ña de los ha­bi­tan­tes de esa co­mu­ni­dad, sin em­bar­go, só­lo se de­di­ca a son­reír: es Me­la­nie, de tres años de edad, quien a par­tir de es­te mo­men­to co­mien­za a ex­plo­rar con el gru­po esa co­mu­ni­dad que co­no­ce de pies a ca­be­za.

se­cre­tos de her­bo­la­ria, ha­ma­cas y abe­jas

El hu­mo que ema­na de un ho­yo en la tie­rra obli­ga a ha­cer un al­to ines­pe­ra­do. Ahí, un hom­bre de­po­si­ta con su­mo cui­da­do de­ce­nas de tamales de achio­te en­vuel­tos en ho­ja de plá­tano. La pro­me­sa de pro­bar el man­jar en coc­ción an­te­ce­de el ini­cio de una ca­mi­na­ta a tra­vés de un sen­de­ro de hor­ta­li­zas que, ase­gu­ran los guías, ali­vian des­de un do­lor de

ca­be­za has­ta la pi­ca­du­ra de in­sec­tos, do­lo­res de es­tó­ma­go, in­som­nio e in­clu­so el can­san­cio ex­tre­mo.

De pron­to, la vi­sión de una escalera que na­ce de la sel­va y se ele­va por en­ci­ma de los ár­bo­les arran­ca sus­pi­ros. “La hi­ci­mos no­so­tros tres —na­rra Efraín Cahum— con ma­de­ra de ha’aa­bin, de esa con la que ha­cen los mue­lles, y tar­da­mos cua­tro me­ses. To­dos los días sa­lía­mos a bus­car la ma­de­ra a 3 ki­ló­me­tros de aquí, y al re­gre­sar, tra­ba­já­ba­mos des­de las 8 de la ma­ña­na y has­ta las 6 de la tar­de, más o me­nos”. La cons­truc­ción se sien­te fir­me en el as­cen­so y con­du­ce a un mi­ra­dor que re­mi­te a la sa­ba­na africana en ple­na sel­va ma­ya.

Lo que si­gue es ele­gir al­gu­na de las tres ha­ma­cas —mo­ra­da, azul o ama­ri­lla— pa­ra me­cer­se al rit­mo del vien­to. Y el tiem­po se congela a pe­sar de la hu­me­dad im­pe­ran­te in­vi­tan­do a com­pro­bar, en un vis­ta­zo al re­loj, que el mo­men­to de re­gre­sar a ni­vel del sue­lo es in­mi­nen­te.

La si­guien­te pa­ra­da es en un lu­gar em­ble­má­ti­co de La­gu­na Cha­be­la: el cria­de­ro de abe­jas me­li­po­nas, de cu­ya miel, a cuen­ta­go­tas, pro­vie­ne la ma­yor par­te de los in­gre­sos de la co­mu­ni­dad. Aquí, Efraín cuen­ta que es­tas abe­jas no pi­can, se con­si­de­ran sa­gra­das y su miel es me­di­ci­nal, auxiliar en el tra­ta­mien­to del as­ma y de al­gu­nas in­fec­cio­nes en los ojos.

“En es­tas col­me­nas tam­bién se pue­de ob­ser­var, ca­da tan­to, el sa­cri­fi­cio de al­gu­nos de sus ha­bi­tan­tes. Pa­sa cuan­do son ata­ca­das por las hor­mi­gas y cua­tro abe­jas ta­pan el ori­fi­cio de en­tra­da pa­ra ser co­mi­das por los in­va­so­res, dan­do tiem­po a que el res­to de la col­me­na se­lle el ac­ce­so con ce­ra y cor­te­zas, pro­te­gien­do al res­to”, cuen­ta Efraín.

Un bre­ve si­len­cio se apo­de­ra de los pre­sen­tes cuan­do ima­gi­nan el sa­cri­fi­cio de esos guar­dias ala­dos. Pe­ro el si­len­cio es in­te­rrum­pi­do al po­co tiem­po por Me­la­nie avi­san­do que los tamales es­tán lis­tos, y lle­ga el mo­men­to de com­par­tir la me­sa, des­ho­jar los tamales y brin­dar en jí­ca­ras con agua de li­món con men­ta.

La pro­me­sa de re­gre­sar pa­ra pa­sar una no­che en esa al­dea don­de se vi­ve sin luz eléc­tri­ca, se to­ma agua de un ce­no­te y se ca­mi­nan ki­ló­me­tros antes de lle­gar a cual­quier par­te, se es­cu­cha en la ma­yo­ría de sus vi­si­tan­tes. La vida en La­gu­na Cha­be­la, mien­tras tan­to, si­gue per­ma­ne­cien­do en ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.